Río Cuarto | cuerpo | productor | Rural

Dos al banquillo por el crimen del productor rural de Alejo Ledesma

El cuerpo fue encontrado en el pozo de un local comercial que tenía en alquiler. Su inquilino, Miguel Angel Pinque, está acusado de haberlo matado por la espalda. El otro imputado lo habría ayudado a ocultar el cuerpo

A partir de mañana, dos vecinos de Alejo Ledesma empezarán a ser juzgados en los Tribunales locales por el crimen de un productor rural de la localidad situada a 180 kilómetros de Río Cuarto.

Miguel Angel Pinque, de 39 años, y Miguel Alberto Díaz, de 31, deberán responder a dos acusaciones diferentes. El primero, sospechado de haber matado por la espalda al productor rural Humberto Juan Passaglia, de 43 años, se encuentra detenido por el delito de homicidio con alevosía; en tanto que Díaz quedó imputado de encubrimiento agravado, pues el fiscal que lo investigó concluyó que fue la persona que ayudó a Pinque a ocultar el cuerpo del productor rural, la trágica jornada del 4 de julio de 2018.

El juicio se hará con la integración de un jurado popular, en la Cámara Segunda del Crimen a cargo de los vocales Pablo Bianchi, Emilio Andruet y Carlos González Castellanos.

Como viene sucediendo en tiempos de pandemia, ninguno de los acusados estará presente en la sala de juzgamiento sino que ambos seguirán cada uno de los pasos del juicio desde una sala acondicionada con una computadora, dentro del servicio penitenciario.

El hecho por el cual serán llevados a juicio se originó en la mañana del 4 de julio de 2018, alrededor de las 10.

En esa oportunidad, Passaglia se había encontrado con Pinque en un local comercial que estaba en refacción, en la calle Sarmiento 769, de Alejo Ledesma.

Según la reconstrucción del caso que hizo el entonces fiscal de La Carlota, Daniel Vaudagna, el hecho de sangre se habría originado por una discusión relacionada con la propiedad, pues Passaglia le alquilaba el local a Pinque, y éste lo estaba refaccionando para un emprendimiento comercial que planeaba montar junto a su esposa y a su cuñado.

De acuerdo al requerimiento de elevación a juicio que ordenó la fiscalía, Passaglia dejó su vehículo Chevrolet Cruze LTZ, dominio AB 047 DC, en la vereda de enfrente y entró al local donde estaba Pinque. “Por cuestiones del momento aún no determinadas por la instrucción, se habría originado entre ellos una discusión, probablemente relacionada con el alquiler del local comercial y sus refacciones, y cuando Passaglia ya se había dado media vuelta para retirarse del lugar, el imputado Miguel Ángel Pinque desplegó un accionar violento sobre la persona de Passaglia”, señaló el fiscal Vaudagna.

En el lenguaje legal que caracteriza a estos escritos, el fiscal afirmó que Pinque actuó “dolosamente, con intención de darle muerte a Passaglia, y para asegurar su cometido aprovechó el momento en que Passaglia ya le había dado la espalda para así actuar sin riesgo para sí”.

Múltiples heridas en el cráneo

La acusación sostuvo que Pinque golpeó al productor rural varias veces en la cabeza “con un elemento contundente, con punta y borde romo, aún no determinado por la instrucción”. Eso le provocó un severo traumatismo craneal y múltiples heridas que provocaron la muerte de Passaglia.

Desde el mediodía de ese miércoles, sus familiares iniciaron una intensa búsqueda de su paradero y, dos días después, recibieron la peor de las noticias: el cuerpo de Passaglia fue descubierto en el fondo de un pozo ubicado en la misma propiedad donde fue asesinado.

Por eso, hoy también se encuentra acusado Miguel Alberto Díaz, quien habría sido convocado por Pinque para que lo ayudara a deshacerse del cuerpo.

Entre los dos, habrían ocultado el cadáver en el pozo negro de 5 metros de profundidad, ubicado en el patio. Luego, lo taparon con escombros, tierra y restos de la obra en construcción y le colocaron una tapa de madera que, a su vez, taparon con tierra.

Semejante despliegue delictivo no impidió que los investigadores descubrieran el rastro y dieran con el cuerpo de Passaglia, dos días después de que se iniciara la búsqueda de su paradero. Por este grave hecho, Pinque y Díaz tendrán que responder ahora en los Tribunales de Río Cuarto.

Alejandro Fara. Redacción Puntal