Río Cuarto | Dalmasso | Nora | Rohrer

La revelación de la amiga de la familia que acabó complicando a Macarrón

Esta semana, la testigo Margarita Riega de Dalmasso pateó el tablero cuando narró un encuentro en la casa de Michel Rohrer, entre el dueño de casa, el viudo y Daniel Lacase. Contó que fue a los pocos días del crimen de Nora, y que estaban bebiendo champagne

Martes 22 de marzo | Sale a la luz el acuerdo familiar que impidió que la madre de Nora sea querellante

Uno de los interrogantes que planteaba la presencia del hermano de Nora, Juan Dalmasso, era si recelaba del acusado, su cuñado Marcelo Macarrón, o apoyaba su inocencia.

Quedó demostrado no sólo en sus palabras sino en sus gestos cordiales con Macarrón que no tenía elementos de sospechas contra él.

En su paso por los tribunales, el martes pasado, el testigo sembró dudas sobre el abogado Daniel Lacase, de quien dijo, “la Justicia nunca lo investigó”.

También puso en tela de juicio al empresario de la firma Del Monte, Michel Rohrer y contó al tribunal que el motivo por el que su madre y él decidieron desvincularse del abogado que los representaba -Diego Estevez- fue la reunión que el letrado habría mantenido con El Francés y con su hija, a espaldas de Dalmasso y María Delia Grassi.

Del matrimonio entre su hermana y Macarrón dijo que era normal y que la última vez que los vio juntos notó que entre ambos había un trato cariñoso. Recordó haber visto a Nora sentarse en las faldas de su cuñado, en el cumpleaños de él, una semana antes del crimen en Villa Golf.

El otro interrogante que despertaba el paso de Dalmasso por los tribunales riocuartenses era conocer qué fue lo que los llevó a retirarse como querellantes, a fines de diciembre pasado, cuando ya se avecinaba el inicio del juicio.

Lo que contó el testigo dejó en envidencia un acuerdo familiar que incluyó una consulta a los propios hijos del acusado, antes de decidir “en forma unánime” que lo mejor, para la delicada salud de su madre, era retirarla del proceso.

“Traté de hablar con mamá... En todo esto había un juego de conveniencias que teníamos que evaluar: ¿a quién le convenía esto? ¿a la Justicia? ¿a Macarrón? Le expliqué el desgaste que significaba para ella eso, en los últimos meses o años de su vida. Le conté que lo que podíamos hacer era oficializar la renuncia y desligarnos de este proceso”, dijo.

La ausencia de querellante en este juicio podría resultar decisiva si el fiscal de cámara Julio Rivero no pide condena.

En ese caso, ya no será necesaria la votación de los jurados populares y el traumatólogo riocuartense quedará absuelto.

Miércoles 23 de marzo | La testigo que habló del brindis entre el viudo, Rohrer y Lacase en el San Esteban

El paso de Margarita Riega de Dalmasso por el juicio oral y público que tiene como único acusado a su amigo Marcelo Macarrón, provocó un cimbronazo.

La profesora de historia retirada provocó un tembladeral sobre el final de su testimonio cuando describió un brindis con champagne entre Marcelo Macarrón, Daniel Lacase y Michel Rohrer.

Dijo que eso sucedió en la casa que Rohrer tenía en el country San Esteban y que quien los vio fue su yerno, que es vecino de El Francés.

Agregó que sucedió “a los 4 o 5 días” del crimen de Nora Dalmasso, y que su yerno se mostró sorprendido por la escena.

A raíz del relato de ese episodio que no figura en el voluminoso expediente de la causa, el fiscal de Cámara Julio Rivero pidió que la persona mencionada por Margarita Dalmasso sea citada a declarar el martes próximo cuando se reanude el juicio.

Antes de eso, la testigo se explayó sobre el afecto mutuo que existía entre su matrimonio y el de los Macarrón. Dijo que nunca notó que entre el acusado y Nora Dalmasso existiesen discusiones sobre dinero, y remarcó que no se le pasaba por la cabeza que el viudo pudiera haber hecho algo como lo que se acusa.

Pese a la armonía que describió en la pareja, Riega de Dalmasso dijo que con los años creció su sospecha de que la noche que la mataron Nora pudo haber estado con Michel Rohrer.

Dijo que su amiga le había contado que el próspero empresario le escribía poemas y ella los pasaba a un cuaderno.

En las fiestas, evocó, solía levantarla del suelo “tomándola de las nalgas” y recordó que en una oportunidad le planteó sus sospechas al hijo mayor de Nora y Facundo le dio a entender que tenía las mismas sospechas sobre Rohrer y en una oportunidad lo había visto en el patio de su casa abrazado a su madre, mientras se besaban.

Apenas concluyó su testimonio, los periodistas le preguntaron a Facundo si lo que acababa de contar la testigo era lo que él vio, y éste lo reconoció para sorpresa de todos.

-¿Por qué no lo dijo entonces en su declaración? -Le repreguntaron.

-Porque eso ya estaba en otra declaración que había hecho antes y que fue leída por el tribunal. -Fue la respuesta de Facundo Macarrón.En relación a los bienes del matrimonio, la testigo dijo que para ella los Macarrón no tenían bienes que sustenten una hipótesis como la que planteó el fiscal Luis Pizarro, la del crimen por encargo.

Contó que su esposo le había dicho que Marcelo Macarrón tenía 10 mil dólares en un pool de siembra del que participaba Rohrer, y agregó que por una suma así nadie haría una locura como la que le atribuyen al viudo. El testimonio había robustecido la imagen del acusado, hasta que sobre el final Margarita Dalmasso mencionó el encuentro entre los tres amigos en el San Esteban.

Lo que viene

La reanudación del juicio por el crimen de Nora Dalmasso prevé para el próximo martes la declaración de Guillermo Lenti, quien será consultado sobre el llamativo brindis entre Macarrón, Rohrer y Lacase, en el country San Esteban.

Además, fueron citadas las amigas de Nora, Paula Fite de Ruíz y Rosario Márquez, y Silvia Macarrón.