Regionales |

Debate por fumigaciones en Berrotarán: el Municipio intensificará los controles

En una audiencia de la que participaron vecinos, autoridades, profesionales y “madres de Ituzaingó” se expuso la preocupación sobre los límites para la aplicación de agrotóxicos. Ratifican la zona de resguardo en 200 metros

En una concurrida reunión realizada el lunes por la noche y tras el reclamo de vecinos, preocupados por las fumigaciones en Berrotarán, el intendente Fredi Decarlini se comprometió a reforzar los controles y a hacer cumplir estrictamente la reglamentación vigente a nivel provincial y la restricción a nivel local que fija como límite los 200 metros para la aplicación de cualquier producto.

En la sala del Concejo Deliberante  se realizó un encuentro del que participaron el intendente, concejales y profesionales agrónomos, quienes evacuaron las dudas de los presentes. También estuvieron referentes de la agrupación “Madres de Ituzaingó”, quienes desde hace años vienen luchando contra la aplicación de agroquímicos en zonas periurbanas y enriquecieron el debate.

“El encuentro superó todas las expectativas. Se trató de un tema de muchísima sensibilidad social, porque en todos los pueblos la gente está preocupada por la salud y el tema de los agroquímicos”, comenzó diciendo el intendente Decarlini a Puntal.

Y ratificó el compromiso de continuar con los controles correspondientes en cada fumigación.

Asimismo, anunció que se va a tomar otra medida concreta, que es hacer una demarcación visible de los 200 metros de restricción con varillas de más de 2 metros de alto, donde los vecinos puedan corroborar la misma. Por su parte, los presentes se comprometieron a realizar las denuncias en caso de observar.

“No quiero que mi pueblo se envenene”, fue una de las categóricas declaraciones que el intendente les transmitió a los vecinos presentes.



La reglamentación vigente



En Berrotarán, además de aplicarse la ley provincial que fija una zona de resguardo de 500 metros para la aplicación de productos de banda verde (no tóxicos),  el Municipio cuenta con una reglamentación propia que data de 2012 y establece que ese límite sea 200 metros. Y es la única del corredor de la autovía donde se dispuso ajustar la legislación a la realidad de la comunidad.

Fue la percepción de olores que  alertó a los vecinos semanas atrás.  Tras autoconvocarse, elevaron una nota al Municipio y al Concejo. En su contenido aclaran que no es su intención generar una polémica, pero sí saber cómo se hacían los controles.

“Realmente creímos oportuno reunirnos y darles a los vecinos todas las explicaciones que necesitaban”, expresó el intendente. Dijo además que pudieron documentar todo lo actuado desde 2012 a la fecha en lo referido a las fumigaciones.

“Invitamos a dos  ingenieros agrónomos de la localidad que atienden campos de la zona para que evacuaran las dudas de los presentes. También se abrió espacio para la exposición de las ‘Madres de Ituzaingó’, que tiene una problemática muy seria. Lo importante es que los escuchamos a todos y consensuamos cómo trabajar”, manifestó.

A su vez, Decarlini agregó: “Esto habla a las claras de que estamos trabajando seriamente y desde hace ya tiempo. Como Municipio tenemos poder de policía y hacemos cumplir la ley. Y reafirmamos nuestro compromiso de seguir trabajando en pos de la salud de los ciudadanos”.

Por su parte, los autoconvocados dijeron estar conformes con el resultado del encuentro.

 Al inicio de la reunión, hubo momentos de tensión, que luego con las explicaciones fueron cediendo y se dio lugar a un debate constructivo. 

Durante la audiencia también hubo habitantes de pueblos cercanos, que destacaron la importancia de este espacio de diálogo que, dijeron, en sus poblaciones no se da.