Río Cuarto | desarrollo | Córdoba | Líderes

"Hay que avanzar en desarrollo tecnológico sin descuidar la formación de la persona"

Se trata de la conclusión a la que arribó Pablo Rodríguez Coloantonio, Director General de Educación de la Municipalidad de Córdoba, en su gira institucional en Corea del Sur

El Director General de Educación de la Municipalidad de Córdoba, el licenciado Pablo Rodríguez, llevó a cabo una destacada gira institucional por Corea del Sur, donde participó del Foro Mundial de Líderes de Educación y, a su vez, de un Cogreso sobre Educación de la Mentalidad.

En diálogo con Puntal, el funcionario municipal destacó que el primer mundo ha avanzado y que los temas a discutir han cambiado, ya se han atravesado temáticas como la tecnología y la inteligencia artificial, hoy además de contemplar la educación, la tecnología emergente y sus avances, también son temáticas primordiales educativas la formación artística y humanista.

“Es a destacar que estamos hablando de una superficie que sería la provincia de Córdoba más la mitad, viven 52 millones de habitantes, donde hay un nivel de desarrollo industrial, tecnológico y servicios excelentes. Todos los coreanos tienen un celular de última generación ya que es accesible para ellos, hay un auto de modelos nuevos cada dos personas, ya que cuando el modelo falla o tiene un impacto negativo al medioambiente, se retira completamente y hay facilidad para el recambio”, comentó Rodríguez, haciendo hincapié en que Corea del Sur es una sociedad en la que la tecnología ha generado un buen nivel de vida; no obstante, es de suma importancia precisar que se encuentran en el ranking 57º de las poblaciones más felices, pese a un gran avance científico y tecnológico de la sociedad. Además, en Corea del Sur el índice de suicidios es alto a nivel mundial, y el consumo de alcohol por cantidad de habitantes también lo es.

Por eso, el funcionario municipal señaló: “Es muy bueno tomar contacto con la realidad educativa de un país avanzado, incorporando la robótica, los lenguajes de programación y la inteligencia artificial, como argentinos no estamos tan lejos, un laboratorio de robótica de los que yo pude observar son similares a los que hay en el país, de lo que sí deberíamos tomar nota es en cuanto a ampliar el espectro y mirar otros aspectos de la persona, que es lo que se están cuestionando los países avanzados”.

Por otra parte, precisó que es de suma importancia destacar que más del 90% de la educación en Corea del Sur es pública.

“Hay presencia de un Estado fuerte, no se terciariza algo tan central como la educación, sino que lo toma en primera persona y el Estado define las políticas educativas, acompaña el desarrollo educativo en todos sus niveles y ciclos, los establecimientos son de excelencia y de calidad, eso también debemos cuestionarnos nosotros, el rol del Estado en relación a la educación pública”, dijo Rodríguez, quien apuntó a que, al tener contacto con distintos países desarrollados, se visualiza que hoy por hoy es una definición internacional que los países fuertes tienen una educación pública de calidad, que se inserta en un mundo que funciona.

Frente a esto, marcó: “La primaria se articula con la secundaria, y con la High School, la misma se vincula con el futuro profesional de los jóvenes y hay empleabilidad, por lo que la educación tiene un sentido más claro y así las personas puedan insertarse en el mundo laboral”, y agregó: “No solamente es trasmitir conocimientos, sino que se debe acompañar el proceso de tomas de decisiones de los jóvenes para que puedan aprovechar el tiempo y rendir mejor en estudios superiores y en un Estado fuerte que genere oportunidades”.

Tras su visita a un país que es potencia mundial, Rodríguez señaló que los niños se encuentran en igualdad de condiciones respecto a la alimentación, cada uno de ellos está bien alimentados y llegan al centro educativo con buenos resultados de aprendizaje.

“Nosotros tenemos como política pública la alimentación, pero es un tema que requiere un abordaje más integral, que genere condiciones para que la familia pueda comer en su hogar. Hay niños que comen en las escuelas y es una medida excepcional, ellos deberían alimentarse con las cuatro comidas del día. Nosotros estamos atrasados en ese punto, tenemos que avanzar en una cuestión de abordaje social, integral de un Estado presente que genere mejores condiciones para los niños y los adolescentes”, precisó el funcionario municipal, quien además apuntó que poseemos un excelente capital humano y las iniciativas en cuanto a las propuestas de enseñanza y la formación de las futuras generaciones, sí como país hay que profundizar la enseñanza de la educación digital, la programación y el pensamiento computacional, ya que el mundo en sí va por este rumbo.

Pese a tanto avance tecnológico que es visible en el país oriental, remarcó con suma notoriedad que una de las escuelas más destacadas de Seúl, la capital, tiene como objetivo que todos los estudiantes del nivel secundario lean 100 libros durante todo su trayecto de formación secundaria.

“Esto genera una competencia lectora en cada uno de los jóvenes, lo cual implica un grado de concetración mayor tras los grandes niveles de dispersión que hay a propósito del consumo excesivo de pantallas, lo cual genera un tipo de sujeto que aprende menos”, dijo Rodríguez, y sumó: “Por esto la iniciativa de leer 100 libros genera la lectura como competencia, los jóvenes saben interpretar un texto. Esto me resulto más revolucionario y más avanzado que una clase de programación, ya que tiene que ver con una vuelta, es decir, retirar las pantallas del aula y volver a enforcarse en el sujeto como eje”.

“Nueva comunidad”

Tras el contexto sociopolítico de Corea del Sur hace más de 70 años, desarrollaron un proyecto bajo el nombre de “Nueva comunidad” o “Nueva Aldea”, la misma fue la que impulsó una nueva mentalidad coreana, una nueva forma de conducirse y actuar en la sociedad.

Actualmente consta de tres ejes: en primer lugar, enseñar a las futuras generaciones el pensamiento profundo, este parte de un pensamiento de primer orden (pensamiento impulsivo), el de segundo orden (junto a la mirada del otro y el diálogo) y, por último, el pensamiento profundo (meditado y de evaluación de las consecuencias).

“Este país entiende que forma líderes planetarios”, apuntó el funcionario, quien mencionó que al ser un país con gran índice de consumo, es fundamental remarcar el segundo eje a trabajar en esta nueva mentalidad: el autocontrol frente al deseo.

El mismo debe ser trabajado, ya que si las personas no están formadas en el manejo del deseo, genera en ellas un alto nivel de ansiedad, frustración, depresión, entre otras consecuencias.

Por último, pero no menos importante, el tema de la comunicación, pues es fudamental abarcar en los jóvenes herramientas como la comunicación verbal, el diálogo, evitar el miedo a hablar en público y sumar desafíos comunicacionales.

“La sociedad de consumo generó un tipo de persona aislada, sedentaria y con límites para comunicarse, por esto quieren formar una nueva generación, es de suma notoriedad cómo en las escuelas se aplica en los jóvenes los desafíos de oratoria y, a su vez, relaciones cara a cara, no hay pupitres, hay mesas de trabajo conjunto”, destacó Rodríguez ante su destacada gira institucional en Corea del Sur.

“Una de las claves que me llevo de esta gran visita es que como país debemos tener un Estado fuerte y una visión planetaria, es decir, debemos empezar a relacionarnos con el mundo, abrirnos a una visión global, relacionarnos con otras instituciones educativas, ya que es la manera en la que podemos crecer”, reflexionó el funcionario, quien manifestó un mensaje de esperanza tras cómo salió adelante el país oriental.

Luego de su llegada al país, Rodríguez realizó tres conferencias: a empresarios, a padres y a docentes, en las que comentó el progreso significativo de la ciudad de Córdoba y su educación.

“Desde los docentes, diserté sobre el motivo de la importancia de la educación desde la mentalidad, es importante educar el intelecto y además la mentalidad de los jóvenes”, finalizó el funcionario.