Policiales | detenidos | Bouwer | muerte

Detenidos por torturas y muerte en Bouwer: el relato de la expareja de la víctima

La exmujer de César Moreno (50) contó que el hombre padecía trastorno bipolar

Nuevamente, la cárcel de Bouwer (en la capital provincial) volvió a ser escena de un escándalo. Ahora, la Justicia de Córdoba dio a conocer que investiga una salvaje golpiza por la perdió la vida un preso en septiembre pasado y por la que el fiscal José Mana ordenó la detención de 8 integrantes del Servicio Penitenciario: el director de un módulo del penal, seis guardiacárceles y un médico.

Todos ellos están imputados como supuestos autores del delito de tortura seguida de muerte, que prevé la pena máxima que es la prisión perpetua. Todo salió a la luz cuando en la jornada del miércoles, se informó que personal del Departamento Homicidios perteneciente, a la Dirección General de Investigaciones Criminales de la Policía de Córdoba, había cumplido con 10 órdenes de allanamiento emitidas por la Fiscalía de Instrucción del Distrito 1 Turno 3 a cargo de José Mana. “Tales procedimientos se realizaron en distintos puntos de la ciudad (de Córdoba) y en el Establecimiento Penitenciario Nº 1 Bouwer. Se concretó la detención de 8 personas que serían miembros de esa fuerza, con el secuestro de elementos relacionados a la causa”, precisaba el reporte policial.

Y agregaba: “Los operativos se llevaron a cabo en el marco de una investigación que se venía realizando hace más de seis meses, por un hecho sucedido entre los días 16 y 18 de septiembre del año 2023 dentro del establecimiento penitenciario, donde se produjo la muerte de un interno. Los detenidos fueron imputados por supuestos autores del delito de tortura seguida de muerte”. Además, buscaban a un noveno implicado en la causa.

Sin antecedentes

En diálogo con el medio cordobés El Doce, el secretario del fiscal, Nicolás Torres, detalló que el hecho tuvo por víctima a César Darío Moreno (50), quien habría sido atado e inmovilizado sobre una camilla del servicio médico por más de 48 horas luego de ser atacado por efectivos del Servicio Penitenciario. Según consta en la causa, no recibió atención sanitaria ni médica adecuada y, a raíz de esto, “su estado de salud empeoró desencadenando su fallecimiento”.

“El día del hecho estaba sin su medicación”, relató la mujer a la prensa.

El mismo medio precisa que Moreno no tenía antecedentes penales y había sido arrestado el 14 de septiembre “por la supuesta comisión de un hecho de baja entidad penal”.

Al parecer, protagonizó un incidente en una panadería ubicada en Nueva Córdoba. Ayer, se conoció en boca de la viuda de la víctima que el hombre padecía trastorno bipolar con episodios de esquizofrenia, que había estado internado y medicado. “Él debía tomar medicación de por vida. Un psiquiatra en algún momento le hizo ver que no era necesaria su medicación y él deja la medicación. El día del hecho estaba sin medicación y entró diciendo que lo perseguía La Cámpora”, detalló con la voz quebrada y mucha impotencia.

En principio, estuvo alojado en el Establecimiento Penitenciario Nº 9 (ex-UCA) y a posterior fue trasladado a Bouwer por falta de espacio, pese a que no le habían dictado la prisión preventiva.

Desde la fiscalía de Mana indicaron a ése medio que cuentan con filmaciones, documental, prueba testimonial, técnico científica, análisis interdisciplinarios por parte de la Dirección General de Policía Judicial y del Instituto de Medicina Forense que “permiten sostener, en esta altura del proceso, la existencia del hecho y la participación de los ahora imputados”. El funcionario judicial aplicó los protocolos de Estambul y Minnesota para la investigación de hechos de tortura y muertes ilícitas en contextos de encierro.