Río Cuarto | documentos | giordano | libros

El Archivo Diocesano, con alta demanda de actas sacramentales

El organismo que funciona en el Seminario tiene documentos desde el año 1747, cuando todavía no funcionaba el Registro Civil. Actualmente recibe no menos de 6 consultas diarias. Cómo hacer para acceder a la información

El Archivo Histórico Diocesano guarda importante documentación sobre los sacramentos de las personas que habitaron y que, en algunos casos, todavía habitan el sur de Córdoba. Hay registros (de nacimientos y defunciones) desde el año 1747 en adelante, por lo que allí se conserva información de 275 años. Desde hace un tiempo a esta parte, por los trámites para acceder a la doble ciudadanía (italiana y española, principalmente) o por cuestiones relacionadas con la genealogía, es elevado el nivel de consulta. En promedio, por día se reciben no menos de seis correos electrónicos pidiendo actas de bautismo, comunión, confirmación, matrimonio o defunción.

En diálogo con Puntal, el director del archivo, el padre Juan Giordano (quien en breve será reemplazado por el sacerdote de Las Acequias Marcelo Franzone), y Liliana Ávalos, encargada de la sala, detallaron el contenido de la dependencia que funciona en el edificio del Seminario y explicaron cómo hay que hacer para acceder a los valiosísimos documentos.

-¿Qué fuente documental alberga el Archivo Diocesano?

Giordano: El Archivo Diocesano tiene dos grandes fondos. Uno es el que pertenecía a lo que hoy es la iglesia Catedral, como sede del Curato de Río Cuarto, con documentos de 1731. También hay datos de las capillas que estaban comprendidas dentro del curato, algunas de las cuales ya no existen. Por otro lado, está el fondo del Obispado de Río Cuarto. A todo eso se le han sumado los libros y documentos más antiguos de las parroquias de la Diócesis. Concretamente, en el archivo está todo lo anterior al año 1960. Hablo, fundamentalmente, de los libros sacramentales, donde están consignados los bautismos, las comuniones, las confirmaciones, los matrimonios y las defunciones. Es mucho el material documental que integra el Archivo Histórico Diocesano. Hay que tener en cuenta que comprende todo el sur de Córdoba. Fue por eso mismo que, en 2011, el entonces obispo Eduardo Eliseo Martín decidió asignarle una sede para resguardar la documentación. Desde ese momento, las parroquias de la ciudad y de la zona empezaron a derivar sus libros.

Para consultar por actas, hay que mandar un correo a archivodiocesanorio4@gmail.com.

-Imagino que deben generar más atención las actas bautismales, ya que la Iglesia, durante mucho tiempo, fue la encargada de registrar los nacimientos…

Giordano: Hay documentos que, además de ser consultados por investigadores, son requeridos por personas que se dedican al estudio de su genealogía o porque necesitan copias de actas para tramitar la doble ciudadanía. El Registro Civil se creó en la década del 80 del siglo XIX por lo que, antes de ese tiempo, todos los registros eran tramitados por la Iglesia. Por lo tanto, son numerosísimas las peticiones de personas de todo el país que están interesadas en los documentos del archivo.

ARCHIVO DIOCESANO 1.jpg
El libro más antiguo con datos de bautismos y defunciones data del año 1747.

El libro más antiguo con datos de bautismos y defunciones data del año 1747.

-¿Ha sido buena la preservación que ha hecho la Iglesia en el sur de Córdoba?

Giordano: La Iglesia ha sido una buena guardiana de los documentos, pero algunos han sido alcanzados por el deterioro del paso del tiempo. Actualmente, la Diócesis de Río Cuarto tiene 52 parroquias, por lo que la documentación ha estado dispersa en distintas sedes. Por eso, en su momento, se decidió definir un lugar único. La centralización tiene que ver con preservar la documentación que requiere cuidados especiales, como el tipo de ambiente en la sala o el acceso de personas de acuerdo a un reglamento determinado.

-De hecho, se han dado algunas restauraciones…

Giordano: Gracias a Dios, hemos podido hacer tareas de restauración y prevención de muchos de los libros más antiguos. Algunos de los trabajos se hicieron con medios propios del Obispado y otros con la ayuda de programas como el de Iberarchivo y el de Fundación Bunge y Born. Con el primero se hicieron tareas de preservación y restauración. Con el segundo, se armó un sistema en el que se cargaron los registros de los documentos. De esta forma, algunos de los fondos documentales están en la página web del Obispado. Se ingresa al sitio y se pone una palabra clave para ver si aparece el documento que necesita. Si se confirma que está disponible, la persona acude presencialmente al archivo y lo consulta en el lugar.

ARCHIVO DIOCESANO 4.jpg
El Archivo Histórico Diocesano tiene su sede en el edificio del SeminarioMayor Jesús Buen Pastor, camino a Las Higueras.

El Archivo Histórico Diocesano tiene su sede en el edificio del SeminarioMayor Jesús Buen Pastor, camino a Las Higueras.

-¿Cómo es el proceso para solicitar la búsqueda de un acta sacramental?

Ávalos: Hemos adoptado la modalidad de que el pedido se haga a través del correo electrónico (archivodiocesanorio4@gmail.com). Eso nos da un orden de entrada de los pedidos y es un buen medio de comunicación para que la gente pueda cumplir con el requisito de acreditar que es descendiente de la persona sobre la que se requieren las actas. Es decir, nosotros no entregamos documentos a quienes no son descendientes. Nosotros respondemos el pedido y les decimos cuáles son los requisitos y si la búsqueda ha sido fructuosa o no. Después, coordinamos la entrega.

-¿Tiene un costo la búsqueda?

Avalos: Sí, se cobra una tasa de búsqueda inicial de $ 300. Después, al momento de entregar el documento, se cobra otra tasa.

-¿Qué demora tienen para responder los correos?

Ávalos: Desde que recibimos el correo y la gente demuestra su descendencia, la respuesta se da dentro del plazo máximo de un mes, aunque en algunos casos es menos. Tiene que ver con lo que demora la búsqueda, la confección del documento y la firma. Los documentos se entregan con la firma del padre Juan Giordano, director del archivo, y con la del padre Juan Lisa, quien es secretario canciller y tiene la firma registrada en la Secretaría de Culto de la Nación. La mayoría de los documentos se utilizan para tramitar la doble ciudadanía, por lo que es necesario cumplir con esos requisitos. También hay que decir que a veces se dan demoras porque los datos que proporciona la gente no son tan exactos. La fecha de nacimiento es un dato más conocido, pero no es tan sencillo saber el día en el que una persona fue bautizada. Lo mismo suele pasar con los matrimonios. Eso implica recorrer varios libros para hallar el documento buscado.

-¿Cuántos pedidos reciben diariamente?

Ávalos: En promedio, recibimos unos 30 pedidos por semana, es decir, unos 6 correos por día.

Giordano: En el Archivo hay trabajo para muchas personas más, si tuviéramos la posibilidad de tenerlas. Está pendiente una tarea de relevamiento de la documentación y posterior clasificación para la confección de índices. Hay muchos libros que no tienen índices, por lo que la tarea de búsqueda es más compleja.

Ávalos: Los documentos históricos de la Iglesia son importantes porque, más allá de que permiten hacer ciertos trámites, reflejan el paso de Cristo por la vida de las personas y las comunidades. Los documentos marcan la historia de fe del pueblo y reflejan cómo era la vida de antes.

Nicolás Cheetham. Redacción Puntal