Policiales | droga | estupefacientes | Fuerza Policial Antinarcotráfico

La madre era la cabecilla de la banda familiar desarticulada en barrio Alberdi

En el domicilio de la mujer de 61 años estaba la mayor cantidad de cocaína y dinero secuestrado. También están detenidos sus hijos. La FPA ya había allanado la vivienda de Tucumán y Chacabuco.

La banda familiar que fue desbaratada en barrio Alberdi con el secuestro de más de 12 mil dosis de cocaína y tres millones de pesos era liderada por una mujer de 61 años, quien tenía a sus dos hijos también a cargo en la comercialización de estupefacientes.

Los investigadores se sorprendieron cuando ingresaron al domicilio de la mujer y se toparon con una gran cantidad de envoltorios de clorhidrato de cocaína listos para su venta. También en la casa se encontró la mayor cantidad de dinero incautado en el procedimiento realizado en la tarde-noche del jueves en la puerta de ingreso a barrio Oncativo.

En un predio ubicado en calles Tucumán y Chacabuco se encuentran las tres viviendas que estaban preparadas para la atención de los clientes.

La vivienda de la mujer -ubicada sobre calle Tucumán- ya había sido allanada hace unos meses, aunque en esa ocasión los sabuesos de la Fuerza Policial Antinarcotráfico no habían encontrado estupefacientes.

La investigación siguió su curso, con resultado positivo. En total secuestraron 12.337 dosis de cocaína, 3.312.900 pesos, dos armas de fuego y diferentes elementos probatorios relacionados al fraccionamiento y comercialización de las sustancias.

Por directivas de la prosecretaria de la Fiscalía Móvil de Lucha contra el Narcotráfico, María Virginia Masuet, se dispuso el traslado de la mujer de 61 años, su hija de 30 años y su hijo de 28, acusados de comercialización de estupefacientes y tenencia ilegal de arma de guerra.

El movimiento de clientes era constante en el sector y se investiga si también realizaban la tarea de delivery de la droga en diferentes barrios.

Ahora se espera el resultado de la droga secuestrada para determinar la calidad de la misma.

Desde la FPA indicaron que se trata de uno de los procedimientos más relevantes de los últimos años, por la gran cantidad de droga secuestrada y también de dinero.