Río Cuarto |

El paro de docentes universitarios alcanzó un nivel de adhesión del 85 por ciento

Lo indicó la secretaria general de AGD, Florencia Granato. Dijo que es urgente una revisión del último acuerdo salarial, todavía vigente

El paro de los docentes alcanzó ayer una adhesión del 85 por ciento en la Universidad Nacional de Río Cuarto, según informó AGD, el gremio convocante. La medida de fuerza, que se llevó adelante sin asistencia a los lugares de trabajo, fue en reclamo de un reajuste sobre el último acuerdo salarial para compensar la pérdida de poder adquisitivo de los salarios frente a la inflación. La secretaria general del gremio, Florencia Granato, señaló que, de lo contrario, al finalizar el año, el desfasaje será del 23 por ciento.

Granato detalló que el acatamiento empezó en torno al 80 por ciento pero que luego la adhesión a la medida de acción directa repuntó para llegar al 85 por ciento.

“Este paro y estas acciones de visibilización se dan en el marco de un plan de lucha que venimos desarrollando hace un par de meses, que fue teniendo algunos resultados, en tanto el Ministerio de Educación reabrió la paritaria, adelantó cuotas e hizo una propuesta para el resto del año. De todos modos, es insuficiente. Lo venimos diciendo desde antes que se firmara el último acuerdo”, expresó la dirigente sindical.

En la Universidad Nacional de Río Cuarto, la protesta tuvo la forma de un paro sin asistencia a los lugares de trabajo, con actividades paralelas como una panfleteada en la puerta de ingreso y la exteriorización de la problemática en la sesión del Consejo Superior de ayer.

Granato destacó además que la huelga se llevó adelante en unidad con 35 universidades nacionales, que acompañaron con diferentes modalidades de protesta.

“Algunas estamos en Conadu y otras en Conadu Histórica. Creemos que desde esta unidad podremos lograr ser escuchados y tener un diálogo mucho más franco con el Ministerio de Educación, no como se ha dado hasta ahora”, señaló.

El último acuerdo salarial incluyó tres tramos: 7 por ciento en agosto, 5 por ciento en septiembre y 9 en diciembre, con cláusula de revisión en octubre. Los docentes de Conadu plantearon que ese esquema los dejó 8,5 por ciento abajo de la inflación.

“Si el acuerdo se cumpliese como está, llegaríamos a diciembre con una pérdida de poder adquisitivo de más de 23 por ciento en el año. Por eso, es urgente que se adelanten las cuotas, que se reabra la paritaria. Además, solicitamos que se actualicen los haberes jubilatorios por trimestre y que se consideren las condiciones de los docentes en el marco de la virtualización que todavía existe en muchas universidades”, concluyó.