Arquitectura |

Eligiendo sillón

Es un mueble clave de la casa, especialmente del living o del salón. Su tamaño, diseño y calidad son importantísimos para poder disfrutarlo en familia y que sea acorde al estilo de nuestro hogar. Hoy te contamos algunos tips que debes tener en cuenta a la hora de elegirlo. 

El sillón es sin duda, la pieza estrella del living. Un objeto clave dentro de ese ambiente. Un mueble imprescindible, en el que debemos invertir tiempo y dinero para elegirlo correctamente y que sea de calidad. Sin embargo, en esa elección, debes pensar qué necesitas según el estilo de vida que lleves. Esto quiere decir que hay que valorar cuántas personas lo usan, si hay niños pequeños, si tenés mascotas o las dimensiones disponibles dentro de esa habitación, además de la calidad, la estructura y el diseño.

Tips para elegir el sillón ideal

- El tamaño adecuado. A veces se nos olvida que el tamaño del sillón siempre va a depender del espacio del que disponemos. Tené en cuenta que para que un living sea práctico debemos tener el espacio suficiente para caminar por él sin tener que esquivar obstáculos. Debemos tomar bien las medidas y, en casa, incluso hacer una plantilla con cartón para ver cómo va a quedar. En cuanto a la forma, en un living pequeño, un sillón en forma de L te ayudará a aprovechar el espacio. Recordá medir bien antes de comprarlo.

- Cuántas personas lo van a usar. Muchas veces compramos un sillón enorme y el uso cotidiano es de 2 personas o bien al revés, son 6 integrantes y en el sillón solo caben 4. Lo ideal es que se adapte a nuestros usos reales, es decir que entren en él, todos los integrantes de la familia a la vez. Si no caben, deberás reordenar la distribución de los muebles, quitar la mesa auxiliar, poner un sillón más grande o añadir una butaca.

Lo más importante del sillón que elijas es que, te sientas a gusto en él, que sea cómodo, se adapte a tus necesidades y que combine con el estilo que tengas en esa habitación. Lo más importante del sillón que elijas es que, te sientas a gusto en él, que sea cómodo, se adapte a tus necesidades y que combine con el estilo que tengas en esa habitación.

- Ergonomía. Asegurarnos que tiene las proporciones ideales para nuestro cuerpo es clave. Solemos pasar varias horas sentados en él, así que se debe tener en cuenta aspectos ergonómicos, al igual que lo hacemos con una silla de oficina. Si lo que buscamos es comodidad, la profundidad de asiento recomendable suele ir de los 90 a los 110 centímetros, mientras que la altura del respaldo debe ser entre 60 y 70 centímetros. Sin necesidad de medir, una ayuda fácil es sentarse en el sillón. Si la espalda toca el respaldo, los pies están en el suelo sin dificultad y no sentimos incomodidad en las rodillas, es de nuestra medida.

- Buena estructura. Vamos a encontrar un universo de modelos y precios de sillones, la diferencia está en la calidad de su composición. Para comprobar si un sillón tiene una buena estructura, un truco es levantar una de sus patas delanteras a 15 cm del suelo. Si la otra se levanta a la misma altura, y no queda más baja, significa que el armazón es resistente. Es importante también que las patas formen parte de la estructura del sillón. Porque las que están atornilladas son más inseguras y, al mover el sillón para limpiar, suelen acabar aflojándose.

- Relleno. No elegir ni muy blando ni duro, lo ideal es que la base sea más rígida y los almohadones del respaldo más blandas. Los respaldos deben ser de pluma, de fibra hueca siliconada de alta recuperación o de espuma HR. Se aconseja cambiar los rellenos de espuma cada 5-6 años para recuperar la densidad y no perder confort. Otro factor que determina la resistencia del sofá es que sea transpirable. Y para eso, es básico el tapizado. Cuanto más transpirable sea mayor confort dará.

- Tapicería. en cuanto a la tapicería hay que tener en cuenta dos cuestiones: El diseño y color y la calidad, textura y forma de limpieza de la tela. Para elegirla, hay que tener en cuenta si hay niños en casa, mascotas, si se suele comer en él, si se es friolento o caluroso y otras cuestiones que sean determinantes a la hora de elegir una tapicería de un tipo y calidad u otra. Podrás encontrar una amplia variedad en tapicería de algodón, chenill, piel, pana, terciopelo, entre muchas más.

- Estilo y diseño. El modelo que elijamos será de acuerdo al estilo que tengamos en nuestro espacio. Encontrarás una amplia variedad de colores, estampados, variedad en estilos y formas, lo que te permitirá optar por aquella que mejor se adapte al tipo de decoración que tengas en tu hogar. Lo más importante es que el diseño sea adecuado al gusto de cada uno y combine con el resto del mobiliario del salón y con las tonalidades de éste, así como con su estilo general. Una apuesta segura suelen ser las tonalidades neutras, como la gama de grises o las tonalidades tierra, y los diseños sencillos que combinan con casi todos los estilos. Lo mejor es tratar de elegir un modelo que combine y quede armonioso con el ambiente donde se lo va a ubicar.

POR LIC. JULIETA VARRONI