Arquitectura | entorno | obra | proyecto

Casa Escondida: la experiencia de habitar y conectar con el entorno

Emplazada en las sierras de Cuesta Blanca, dentro de la reserva hídrica Los Gigantes, la obra es ejemplo de que la preexistencia de lo natural define la esencia de lo artificial incorporado

“Casa Escondida” se ubica en Cuesta Blanca, sobre el paisaje serrano de Córdoba, en un sector integrado a la reserva hídrica Los Gigantes, donde se trabaja arduamente en la conservación del bosque nativo.

Con presencia vegetal autóctona, grandes piedras y topografía significativa, esta obra intenta poner de manifiesto la importancia de reflexionar en las tensiones entre lo natural y lo artificial, el impacto de la vivienda en el paisaje y la grata experiencia de habitar y conectar con el entorno.

Sur ph G Viramonte- 2752 - 04 21-Editar.jpg
Ph: Gonzalo Viramonte

Ph: Gonzalo Viramonte

La arquitecta Julia Ravelo, responsable del proyecto y ejecución de la obra, explica a Puntal ADC que para la ejecución del proyecto se planteó inicialmente zonas que estarán expuestas a las tareas de construcción y desarrollo de una obra y áreas que no podrán ser usadas ni intervenidas. “Se plantearon accesos y senderos porque en general los materiales en obras de este tipo se bajan a pie”, comenta la profesional.

Durante el proceso de la obra se dedicó mucha atención al cuidado de los árboles cercanos a la obra y se tomaron las ramas durante el proceso de construcción de las paredes para luego liberarlas. Además, se realizaron charlas con el personal e incluso hasta se convocó al guarda ambiente para que exponga sobre la importancia de cuidar el entorno. “Se establecieron pautas para definir áreas para fogón, se explicó que no se puede cortar árboles o ramas, y finalmente establecimos sectores para la mezcla o para acopio de materiales”, señala Ravelo.

Sur ph G Viramonte- 2747 - 04 21.jpg
Ph: Gonzalo Viramonte

Ph: Gonzalo Viramonte

- ¿Qué rol adquirió el entorno natural en el proyecto?

- En nuestro trabajo intentamos generar y sostener un diálogo con el entorno, crear y construir un espacio no disociado de lo que está puesto. Por lo anterior, entendemos que el “entorno natural” es quien define la implantación, orientación y es la inspiración en el proyecto para la toma de decisiones formales, funcionales y tecnológicas. De modo tal que en el diálogo entre lo natural y lo artificial (la arquitectura), se mantiene una conversación con las preexistencias del contexto, el singular modo de interacción de lo que construimos en el monte, cómo nos relacionamos con el paisaje, cómo incluimos a la naturaleza en los espacios sosteniendo ciertos valores y criterios que intentamos plasmar en los proyectos. En esta línea de pensamiento, existen decisiones o criterios que tienden a repetirse, por ejemplo, la relación con la naturaleza, la sinceridad material y constructiva, la presencia de la luz natural, el vínculo entre interior y exterior, la configuración más legible de los elementos y el permanente deseo de llegar a la síntesis. Por ello, cuando se nos plantea el encargo, inicialmente se relevaron todas las especies nativas y se mapeó tanto la topografía como las formaciones rocosas, pues de este modo entendemos que se operacionaliza la idea de que la preexistencia en sí define el primer espacio, el natural, que permite el segundo, el artificial.

Sur ph G Viramonte- 2665 - 04 21-Editar.jpg
Ph: Gonzalo Viramonte

Ph: Gonzalo Viramonte

- ¿Cómo se manifiesta la armonía entre obra y contexto?

- La expectativa en este proyecto fue reducir el impacto visual de la edificación posicionándola en el centro del terreno en un claro existente rodeado de árboles. El vehículo queda fuera de la escena, en una pequeña y mínima infraestructura en cercanía a la calle. Es así que solo mediante senderos peatonales preestablecidos podemos acceder a la vivienda. La búsqueda es integrar el entorno natural existente con el artificio de lo construido. Vivir la experiencia de habitar y conectar con el entorno.

Sur ph G Viramonte- 2633 - 04 21.jpg
Ph: Gonzalo Viramonte

Ph: Gonzalo Viramonte

- ¿Cómo se definió la volumetría?

- La volumetría se manifiesta en función del entorno natural, las formaciones rocosas, las especies vegetales, y gira o se quiebra si es necesario. Pero también asume un carácter escenográfico, por ello se plantearon dos volúmenes uno alto y un bajo. El volumen bajo nos anticipa el paisaje que encontraremos una vez que atravesamos la vivienda. Mientras que el volumen alto permite cargar en un sector compacto la mayor cantidad de requerimientos programáticos y es telón donde la sombra de un gran molle monta su espectáculo durante el día.

Para la construcción de la obra se emplearon materiales de bajo mantenimiento e impacto visual: paramentos de ladrillo visto, cubiertas de madera o de hormigón, muros de piedra natural, entre otros. Los materiales utilizados se consideraron en su acabado natural desprovistos de revoques y revestimientos. “Todo lo planteado es genuinamente estructural”, resalta.

Sur ph G Viramonte- 2678 - 04 21-Editar.jpg
Ph: Gonzalo Viramonte

Ph: Gonzalo Viramonte

- ¿Cuáles fueron las técnicas locales incorporadas?

-Dentro de los oficios que se destacan en la localidad se encuentra el de picapedrero. Pirquero, antiguamente era el que hacía corrales o divisiones entre campos que se materializaban con piedra natural apilada y hoy ha sido reemplazado por postes e hilos. En la vivienda lo empleamos en basamentos, solados y sendos muros de piedra natural de la zona con junta tomada, pisos de piedra y pircas, que se realizan simplemente apilando el material. De este modo, planteamos una recuperación territorial y constructiva como herramienta para sostener la identidad cultural y la relación con el medio natural. La albañilería es la tarea predominante en esta casa y es realizada por Néstor Pedraza, un constructor local que con el tiempo ha afianzado en su oficio no solo el compromiso de realizar la tarea en sí misma de la construcción, sino también la forma de planificar esta para generar el menor impacto en el sector a intervenir.

Javier Borghi