Río Cuarto | escuela | alumnos | clases

Escuelas esperan detalles oficiales y ya piensan cómo será el ciclo lectivo 2021

Se pondrá en marcha un programa para vincular a alumnos que tuvieron dificultades en la pandemia. Docentes coinciden en la importancia de la presencialidad y la Provincia asegura que la infraestructura está preparada.

Después de las declaraciones de Grahovac, asegurando que el 1 de marzo regresan las clases presenciales, las miradas se trasladaron a los establecimientos educativos.

¿Está todo en condiciones para la vuelta al colegio? ¿Se están preparando de modo especial? ¿Qué certezas tienen los docentes y los directivos de las escuelas?

Lo que está confirmado es el regreso de los profesionales de la educación para medidados de febrero.

Otra de las informaciones que pudo saber Puntal es que en los primeros días del mes que viene se iniciará con el programa “Acompañar: Puentes de Igualdad”.

El mismo tendrá como objetivo conectar con la escuela a los alumnos que han estado desvinculados o desvinculados intermitentes.

El programa estará coordinado por los directores de los colegios, junto con alumnos de los institutos de formación docente.

La idea es recuperar aprendizajes y vincular a esos alumnos para que el 19 de febrero empiecen con la actividad. Se espera que la iniciativa pueda desarrollarse de modo presencial, aunque irán viendo lo que permita la situación epidemiológica.

En principio, se armarán burbujas de no más de 10 alumnos.

En cuanto al punto central de lo que será la vuelta a clases, el profesor Horacio Madini, Sub Inspector General de la Cuarta Región Escolar -comprende las escuelas de los Departamentos Río Cuarto, Juárez Celman, Presidente Roque Sáenz Peña y Gral. Roca-, expresó que “la presencialidad hace falta, pero en esta emergencia fuimos aprendiendo todos”.

A su vez, consideró que “si las condiciones sanitarias lo permiten, es posible la presencialidad”.

Y seguidamente, agregó: “Si se toman todas las medidas de bioseguridad y se dan todas las condiciones creo que no va haber problemas, pero no volver todos. Eso sería algo imposible, al menos desde un inicio. Se volverá paulatinamente, tenemos la escuela híbrida, se comenzará con una parte presencial y una parte remota, pero volver a la presencialidad habrá que volver. Es muy necesario volver”.

En el mismo sentido que Madini, la directora de la escuela Doctor Adolfo Alsina, Marcela Beraldi, dijo aún no tener una confirmación oficial sobre si efectivamente vuelven las clases presenciales o no, o si la escuela en este 2021 será mitad remota y mitad presencial.

Lo que sí resaltó la docente es que se valora de manera positiva la idea que tiene el Ministerio de Educación, según ha declarado el propio ministro Grahovac, de que cada establecimiento educativo sea el que pueda planificar el modo de trabajo que llevará adelante con sus estudiantes.

“Eso es acertado, porque el contexto de cada escuela es diferente. Nosotras tenemos una población bastante heterogénea. Tenemos niños que han tenido buena conectividad y han podido estar comunicados con la maestra. A otros, tuvimos que asistirlos en la casa, llevándoles fotocopias, ayudándolos de manera presencial. Somos muy precavidas y vamos a hacer lo necesario para seguir ayudándolos”, comentó en diálogo con este medio.

Siguiendo con el relato de cómo fue seguir con la escuela durante la pandemia, indicó que estuvieron monitoreando permanentemente cada grado.

“Unos días eran unos y otros, eran otros alumnos. Algunos estaban con el teléfono de la tía, otros esperaban que la mamá llegara del trabajo a la noche. Nosotras tratamos de salvar esas situaciones. Se hicieron muchas cosas, que por ahí no se ven. Íbamos una o dos veces a la semana, preguntábamos cómo estaban, y había familias que no sabían leer, así que poco podían enseñarles. Unos pudieron más y otros pudieron poco, los tenemos individualizados, pero todos pudieron algo”, manifestó Beraldi.

Consultada por la importancia de la presencialidad y haciendo un análisis que trasciende lo estrictamente académico, la directora expresó que “la escuela es la escuela, es irremplazable”. “Más allá de lo que se aprenda, está la cuestión de la sociabilización de los niños. La escuela es un mundo. Es una pequeña ciudad, con el ruido, el bullicio, los pasillos en los recreos son como las calles. Leerán más o menos, pero la escuela como espacio social hay que recuperarla, el compartir, intercambiar ideas, escuchar cuentos. Teníamos chicos que nos mandaban videos y otros, nada, que apenas podían leer el título de lo que tenían que estudiar o que la mamá nos decía que no entendía. En esos casos, la maestra, como podía, con una llamada telefónica les leía el texto a los chicos. En síntesis, tuvimos de todo”, detalló.

Ya pensando en lo que puede ser el regreso, después de un año fuera de las aulas, Beraldi explicó que si se les permite hacer agrupamientos flexibles, probablemente hagan grupos por ciclos.

“Si llega a ser presencial, veremos lo de grupos reducidos. Si lo vamos a hacer por días, tres días irá un grupo, dos días otro, para que no se crucen, pero de esas cosas no tenemos nada de información aún”, adelantó.

Y en relación con las pocas precisiones oficiales que hasta el momento se conocen, la directora del colegio Alsina sostuvo que ellas tienen “un montón de ideas” para la modalidad de este año, pero prefieren no adelantarse.

“Nos tomamos el mes de enero para pensar cada maestra y después hacemos un proyecto en conjunto. A eso lo vamos a hacer más hacia fin de mes. Después, la realidad te presenta situaciones impensadas, pero vamos a trabajar siendo muy criteriosas, sabiendo el contexto social y cultural del que provienen los estudiantes, tratando de estar presentes”, concluyó.

Al aguardo de la decisión final

Tal como señalaron desde Uepc, las escuelas deberán ponerse en condiciones para el reinicio, mucho más si se piensa que están cerradas hace un año.

Desde el gobierno provincial afirmaron que el área de Infraestructura ha seguido trabajando desde marzo pasado. Lo ejemplificaron con lo ocurrido en las elecciones municipales desarrolladas en noviembre, ya que valoraron que las mismas se pudieron realizar sin inconvenientes en todas las instituciones.

Sobre esto, el responsable de edificios y espacios públicos del Gobierno de Córdoba en la ciudad, Alberto Garavaglia, dijo a este matutino que han seguido resolviendo urgencias, ya sea por tormentas, caños rotos durante el invierno, fallas eléctricas, o incluso cuestiones de mantenimiento más estructurales.

“La infraestructura está preparada para recibir los protocolos. Se ha mantenido la desinfección, el desmalezado, se ha hecho un trabajo de mantenimiento que nos permite pensar, con total certeza, cuando se decida desde el Ministerio de Educación, a través de la evolución de la situación epidemiológica, iniciar las clases”, aseguró. Y posteriormente, reafirmó: “No tenemos dudas de que el mantenimiento y la infraestructura escolar va a estar acorde a lo que se requiera”.

En referencia al protocolo específico de covid, el funcionario anticipó que, en su debido momento, llegarán las condiciones en las que se desarrolle el dictado presencial de clases. Esto implicará demarcar ingresos, salidas, circuitos, aislar sectores o trabajar dentro de las aulas con distintos sectores. “Para ese protocolo, estamos aguardando las decisiones que se tomen desde el gobierno de Córdoba”, insistió.

Al mismo tiempo, Garavaglia contó que “la función primordial es mantener las escuelas en condiciones, que tengan agua, que los baños funcionen, que la situación eléctrica esté controlada, que esté desmalezado. Todo eso hace que el protocolo covid sea factible de llevar a cabo”.

De este modo, una vez se decida y se detalle formalmente cómo regresarán los estudiantes a las aulas, todo lo que hace a equipamiento covid estará disponible en cada institución.