Río Cuarto | Escuela | histórico | edificio

La Escuela Normal tendrá su propio museo y trabaja en el armado de un gran archivo

El centro educativo de calle Constitución está reuniendo material que después será exhibido en un espacio de su edificio, uno de los dos monumentos históricos de la ciudad. La institución cuenta con más de 130 años de trayectoria en Río Cuarto y la región.

La Escuela Normal Superior Justo José de Urquiza está trabajando para construir su propio museo. Y, en paralelo, también avanza en la constitución de un archivo institucional que servirá como base para futuras investigaciones.

Susana Iglesias, una de las docentes que integra el equipo que está a cargo de las acciones (también están las profesoras Alicia Suárez y Yamila Gánzer, y la bibliotecaria Marcela Álvarez), señaló a Puntal que la idea comenzó a gestarse cuando la institución cumplió 125 años, en 2013, pero aclaró que la iniciativa empezó a materializarse recién en 2018, cuando se llegó a los 130 años de existencia.

“Asimismo, la participación de la escuela en la Noche de los Museos fue un acontecimiento dinamizador de nuestros propósitos, ya que se encontraron documentos en varios espacios, como el caso de la biblioteca y del jardín de infantes, donde destacamos el aporte realizado por la profesora de nivel inicial Patricia Farías. En cada una de las ediciones en las que la institución participó se contó con la colaboración de estudiantes del nivel superior, profesores de todos los niveles, gabinetistas, administrativas y de la comunidad educativa en general”, afirmó Iglesias.

Paralelamente, la docente señaló que, desde el año 2007, la profesora Elena Carranza viene realizando un intenso relevamiento de la documentación referida a promociones de estudiantes desde los inicios de la institución, como así también aspectos contables y administrativos.

“Son acciones que enriquecen y aportan a la recuperación del patrimonio histórico de la escuela, objetivo central de nuestro equipo de trabajo. El Normal es una institución emblemática de Río Cuarto y la región. Es una escuela formadora de formadores que desde sus orígenes está vinculada a la educación pública, gratuita, laica y mixta, lo que representó todo un desafío para la ciudad y la región a finales del siglo XIX. Por eso, queremos rescatar su historia, ponerla en valor y hacer que toda la sociedad la conozca”, resaltó Iglesias.

Más adelante, la profesora sostuvo que la escuela es mucho más que su imponente edificio, por lo que otro de los objetivos pasa por ponderar los distintos trayectos pedagógicos, las políticas educativas que se han aplicado a lo largo de sus 132 años y por hacer visible su gramática escolar.

“Queremos contar con un archivo histórico abierto y un museo. La idea es que funcionen en el mismo edificio del Normal”, acotó Iglesias.

-Estamos atravesando un momento particular por la situación del coronavirus, ¿la pandemia les ha impedido avanzar?

-Estamos trabajando desde nuestras casas para seguir avanzando. Este año, antes del inicio de la pandemia, tuvimos algunos encuentros con los miembros del equipo. También tuvimos la visita del Instituto Superior de Estudios Pedagógicos de Córdoba, que registró nuestro trabajo.

-¿Tienen alguna fecha probable para la puesta en marcha del museo?

-Una vez que se normalice la situación generada por el coronavirus, vamos a ir acondicionado el espacio destinado al archivo y a todo aquello que pueda dar un registro de un museo. Hace dos años, en la antesala del salón de actos, realizamos una aproximación de ello. Tiene que ver con la reproducción de un aula de la década del 40 y de una sala de profesores.

-¿Qué tipo de objetos han logrado colectar?

-Contamos con un informe del edificio y sus reparaciones; placas y otras marcas en las paredes y los bustos del fundador, Sebastián Vera (hecho por Líbero Pierini), y de Domingo Faustino Sarmiento; placas de los egresados; objetos escolares; mapoteca; el parque y su forestación; libros de actas; material didáctico; mobiliarios; fotografías de todos los tiempos; entre otros elementos de suma importancia, como los libros y el material de biblioteca que guardan un valor histórico relevante.

-Imagino que distintas personas que se vinculan o se han vinculado con el Normal se han comunicado con ustedes para hacerles aportes…

-Sí, por supuesto. Mucha gente nos ha donado material. Exalumnos y exdocentes han aportado fotografías, libretas de calificaciones de diferentes épocas y otros elementos que tenían guardados. También contamos con el apoyo de otras instituciones de la ciudad, como la Junta Municipal de Historia y el Archivo Histórico Municipal. Asimismo, hemos comenzado a hacer un registro de la historia oral, a partir de entrevistas a exalumnos, exdirectivos y exprofesores que han grabado con sus propias voces su tránsito por la escuela.

“El camino que empezamos a transitar no es fácil, pero tampoco es imposible. Requiere de mucho tiempo de trabajo, de una gran lectura y de un profundo análisis. En nombre del equipo, aprovecho la oportunidad para agradecer el acompañamiento de la asociación cooperadora y del cuerpo directivo de la escuela, en especial el de la directora Carolina Bonvillani”, concluyó Iglesias.

Más datos de la escuela

La Escuela Normal Superior Justo José de Urquiza se fundó el 2 de abril de 1888. La institución comenzó sus actividades después de la sanción de la Ley de Presupuesto por parte del Congreso de la Nación, con el objetivo de fomentar la acción educadora de acuerdo con el proyecto pedagógico normalista que se desarrolló en el país a finales del siglo XIX.

La primera sede de la institución local, llamada por aquel entonces Escuela Normal Mixta de Río Cuarto, estaba ubicada en Constitución y Pringles (calle denominada a partir de 1936 Sebastián Vera). Su fundador y primer director fue Sebastián Vera, quien estuvo acompañado en la gestión como regente por su hermana, Clodomira Vera.

En 1908, la Escuela Normal pasó a tener su edificio propio. Se trata de una construcción imponente que marca la importancia que tenía la educación para la Nación en aquellos años.

Más tarde, se comenzó a gestar la creación del primer jardín de infantes de la escuela. El nivel inicial abrió sus puertas hace 85 años, el 2 de abril de 1933.

Con el paso de los años, en 1958, la Escuela Normal pasó a llamarse Justo José de Urquiza, en reconocimiento al accionar de Urquiza en pos de la organización nacional y de la promoción del Congreso General Constituyente que sancionó la Constitución Nacional en 1853. No obstante, cabe recordar también que, durante mucho tiempo, la institución recibió la denominación de Escuela de Vera.

En 1988, con motivo de su centenario, la escuela fue declarada “Lugar Histórico” por parte de la Municipalidad. En tanto, en 1994, el Concejo Deliberante la incluyó dentro de la nómina de edificios que conforman el Patrimonio Histórico de la ciudad.

En 2011, la Legislatura de la Provincia de Córdoba declaró por unanimidad Monumento Histórico Provincial al actual edificio.

Después, en 2014, por medio de la ley 27.006, la Cámara de Senadores de la Nación lo declaró Monumento Histórico Nacional. De esta manera, se convirtió en el segundo edificio de la ciudad en poseer dicho reconocimiento junto al Museo Histórico Regional.

En la actualidad, la Escuela Normal es el centro educativo público con mayor matrícula de estudiantes de la ciudad de Río Cuarto y la región. Es una institución emblemática por su pasado y su presente. Además, cuenta con la firme intención de que su proyección sea permanente.