Arquitectura | espacio | puertas | posibilidad

Vestidores que se integran a tu dormitorio

Los vestidores son una parte de la casa que nos encanta y ayudan a la organización en el interior de la habitación. Es posible tenerlo integrado a tu dormitorio teniendo en cuenta la distribución y el espacio con el que cuentes.

La organización es una característica indispensable en el interior de cualquier habitación de la casa, pero en el caso del dormitorio, adquiere una dimensión especial ya que se trata de un espacio reservado a la intimidad y el descanso, por ende, el orden es fundamental para crear una atmósfera inspiradora y agradable en la que refugiarse al final del día. Los vestidores son grandes aliados en este objetivo. La finalidad última de cualquier vestidor, esté o no integrado en el dormitorio, es propiciar el orden y la organización de su interior es básica para conseguirlo.

No es necesario una habitación enorme para tener un bonito y práctico vestidor, tu propio dormitorio puede transformarse y ser ese espacio que lo integre. Lo principal es saber si contás con el espacio suficiente para acoplar un elemento como este, que planifiques para lograr una correcta distribución del espacio y tener muy claras las claves para organizarlo. No obstante, la creatividad puede ofrecerte grandes resultados siempre que partas del dónde y cómo diseñar el vestidor en tu dormitorio.

Ubicación y distribución

Lo ideal es que el vestidor se sitúe próximo al dormitorio, sin embargo, no siempre se dispone de un cuarto anexo o extra que te ofrezca esta posibilidad. Existen muchas opciones y soluciones que podés implementar. Por ejemplo, restarle unos metros cuadrados a tu dormitorio y crear el espacio de vestidor integrado en él. Un fino tabique divisorio, una plancha de pladur o algún elemento separador de lo más simple, como un biombo o algún textil que decore y divida, son la solución ideal. Si los metros escasean, siempre tenés la posibilidad de tener la zona vestidor abierta, sin puertas o tabiques.

Las puertas de vidrio son una opción delicada que se adapta a cualquier estilo decorativo - Imagen El Mueble.jpg

En cuanto a la distribución, es básico aprovechar el espacio, pero sin crear un ambiente agobiante y sobrecargado. Hay muchas ideas para diseñar un vestidor de manera que se adapte a la forma de la habitación. Si tenés un cuarto estrecho y alargado, podés colocar distintos módulos en una única pared y en la que queda libre, un importante espejo que dará la sensación de mayor amplitud. Para una habitación cuadrada, pero no muy amplia, otra buena idea es distribuir los armarios en forma de “L”. Si tenés espacio de sobra, enfrentar dos paneles de distintos módulos es la opción ideal.

Ideas

En el diseño de tu vestidor, las tendencias indican que predominen los espacios abiertos. No se trata de llenar un cuarto de armarios, estantes y placares, sino de que tu ropa esté a la vista y siguiendo el orden que vos establezcas. Una manera sutil y acertada de integrar el vestidor en el dormitorio es utilizar una de las piezas del mismo para separar ambos ambientes. Por ejemplo, podés usar un armario para dividir las zonas (dormitorio y vestidor) sin necesidad de recurrir a las paredes tradicionales.

El respaldar de la cama puede ser ese elemento divisor que zonifique los espacios - Imagen Pinterest.jpg

Hay muchas formas de integrar el vestidor en el dormitorio, pero, sin duda, una de las más populares es el uso de puertas corredizas ya que no te quitan espacio. Este sistema de cierre y apertura permite no tener que sacrificar un solo centímetro extra, además de sumar una estética muy atractiva.

Hay muchas fórmulas para integrar el vestidor en el dormitorio, pero, sin duda, una de las más populares es el uso de puertas corredizas.

Un tabique separador que quede abierto en forma de estantería o repisa por la parte de arriba te permitirá delimitar las zonas, dejar pasar la luz y ocultar el vestidor desde la cama.

Las puertas de vidrio son otra opción muy clásica que se adapta a cualquier estilo decorativo. Estas te permiten ver el interior y permiten el paso de la luz. Si no dispones de mucho espacio, una de esas puertas puede ser también un gran espejo, imprescindible en cualquier vestidor.

Las puertas corredizas son ideales para optimizar espacio - Imagen Pinterest.jpg

Iluminación, la clave

La iluminación es uno de los factores que debés tener en cuenta a la hora de diseñar tu vestidor. Lo ideal es incluir siempre una fuente de luz natural en el mismo, pero, dado que, generalmente, quedan integrados en el dormitorio sin posibilidad de acceso a grandes ventanas, la clave para que no queden oscuros es colocar diferentes puntos de luz artificial en su interior. Ilumina correctamente los cajones, estantes o espejos, esto te permitirá hacer de tu vestidor un espacio cálido, funcional e inspirador.

POR JULIETA VARRONI