Nacionales | España | Presidencia | sanchez

España retira "de forma definitiva" a su embajadora en Buenos Aires

El Gobierno España, a cargo de Pedro Sánchez, anunció el retiro de su embajadora en Buenos Aires, María Jesús Alonso Jiménez, de forma definitiva.

El Gobierno de España, a cargo de Pedro Sánchez, anunció el retiro de su embajadora en Buenos Aires, María Jesús Alonso Jiménez, de forma definitiva.

Así lo informó Reuters, luego de que el presidente Javier Milei acusara de "corrupta" a Begoña Gómez, la esposa del mandatario español.

El encargado de anunciarlo fue el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, quien el pasado lunes se reunió con el embajador argentino en Madrid, Roberto Bosch, intensificando así la polémica por los comentarios despectivos del presidente durante su exposición en el acto de Vox, la ultraderecha española.

"Retiramos a nuestra embajadora en Buenos Aires. Se quedará definitivamente en Madrid. Argentina continuará sin embajador", sostuvo Albares en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, y agregó: "En adelante, la embajada continuará a nivel de encargada de negocios".

Asimismo, el canciller planteó: "Para quien lo quiera entender, la colaboración siempre es más poderosa que la confrontación".

"Las instituciones españolas no hacen política, y mucho menos política exterior, a través de tuits ni participan en ningún ´show ´", retrucó además el funcionario del PSOE.

Luego de que Milei llamara "corrupta" a la esposa de Sánchez, la administración española llamó a consultas de forma indefinida a la embajadora en Buenos Aires que dejó el país durante la madrugada del domingo.

"No le voy a pedir disculpas bajo ningún punto de vista. Si yo fui el agredido", remarcó el mandatario a pesar de las advertencias de Sánchez de "responder" si el jefe de Estado no pedía perdón.

Milei, un libertario de derechas, promocionó su libro junto al líder de Vox, Santiago Abascal, y apareció como orador principal en el mitin del domingo del grupo de extrema derecha.

El Gobierno socialista español se consideró especialmente insultado por haber permitido que el avión de Milei aterrizara en una base militar y haberle dado protección policial especial durante las 48 horas que duró su visita a la capital, a pesar de haber eludido los protocolos habituales.

En una entrevista telefónica con el canal LN+, Milei sostuvo que la medida era "una escalada diplomática absolutamente sin sentido".

"Lo que está ocurriendo es literalmente un disparate propio de un socialista arrogante", dijo.