Deportes | Estudiantes | partido | equipo

Estudiantes mereció más, pero no pudo romper el cero contra Almirante Brown

El Celeste fue superior a su rival, pero no pudo con la buena actuación del arquero visitante. El equipo de Acuña volvió a mostrar cosas positivas y sigue en el lote que pelea por la clasificación al reducido

Estudiantes hizo casi todas las cosas bien, le faltó hacer el gol. El Celeste igualó 0 a 0 con Almirante Brown de Isidro Casanova en el Antonio Candini por la fecha 11 de la zona A de la Primera Nacional. El equipo de Gerardo Acuña fue superior a su rival, pero entre la falta de eficacia y la buena tarea del arquero visitante, Rodrigo Martínez, no pudo quedarse con los tres puntos.

En el Candini quedó la sensación de que Estudiantes mereció llevarse algo más. Pero por otro lado, el punto le permite seguir en ese lote de equipos que pelean por la clasificación al reducido por el segundo ascenso. Está en la mitad de arriba de la tabla y eso siempre cuenta.

El dato positivo del duelo ayer es que Estudiantes tomó las cosas donde las dejó antes del parate forzado por las medidas sanitarias. El equipo que dirige Gerardo Acuña volvió a mostrar cosas muy interesantes en su juego. El plan del entrenador obtiene cada vez mejores respuestas de los jugadores. No duró los 90 minutos, pero fueron tramos largos de una buena intensidad y con el dominio del partido.

Los laterales volvieron a ser piezas muy importantes en ofensiva. Padilla y Pardo se mostraron firmes en la zaga. Bottino controló el medio, junto a una buena tarea de Romero.

En el primer tiempo, Estudiantes tuvo idas y vueltas. Arrancó muy bien, controlando el juego y marcando el ritmo de juego. Los hombres de Acuña tuvieron el control hasta los 25 minutos más o menos. Se asociaban con movilidad y precisión.

Bottino manejó la batuta con laderos que le aparecieron por todos lados. Hesar, Cainelli, Talpone y Romero rotaron y se ofrecieron para recibir. Adín e Ihitz abrieron siempre la cancha y Padilla rompió líneas para sumarse. En ese lapso del partido el Celeste tuvo sus chances.

En ese primer tramo, Almirante solo complicó con algunos contraataques, tomando mal parado al Celeste. También, cuando el local perdió la pelota intentando salir del fondo.

Los siguientes quince minutos, Estudiantes se planchó o lo plancharon. Los integrantes del medio campo visitante encontraron la manera de sacarle la pelota al León. Vera y los García se adueñaron del juego e hicieron pasar algún que otro sobresalto a Olivera, como lo fue un tremendo tiro en el palo de Ibáñez.

Sobre el final, Estudiantes volvió a conectar. El Celeste pasó de gas a nafta y terminó generando algo de riesgo. Esa aceleración del local también hizo que regresaran los contragolpes visitantes, para redondear un buen cierre del primer tiempo.

En el complemento, Estudiantes comenzó como en el primero. Fue superior a su rival, generando ocasiones muy claras, en la cara del arquero visitante.

En ese tramo, fue clave la presencia de Ihitz. De los pies del lateral izquierdo surgieron las chances más claras. Primero llegó al fondo y tiró un centro que nadie pudo empujar. Después lanzó por arriba un envío que Hesar estuvo a un pelo de poder cabecear al gol. Finalmente, remató desde afuera, forzando una buena respuesta de Martínez.

El partido quedó planteado con Estudiantes yendo al frente y Almirante contraatacando con peligro. Los dos fueron sumando chances, sin poder concretar.

Acuña cambió nombres sin cambiar esquema. Müller y Ferreira por Arturia y Talpone.

Con el correr de los minutos, Estudiantes lo hizo figura al arquero Martínez. El 1 visitante le tapó un mano a mano a Hesar y otro a Adín. También, sacó del ángulo un gran tiro libre de Müller.

Estudiantes insistió, dejando espacios que le permitieron a Almirante tener algunas contras. En general, el partido dejó muestras de que al equipo de Acuña le falta algo de equilibrio. Cada vez que atacó, lo hizo con mucha gente y eso lo dejó muy desprotejido contra los ataques rivales. Olivera se vio forzado a salir lejos en algunas ocasiones y, a veces, los centrales quedaron mano a mano contra los delanteros de La Fragata.

Estudiantes estuvo más cerca, pero le faltó el gol para quedarse con los tres puntos. El saldo positivo no pasa tanto por lo numérico, sino por lo futbolístico. El Celeste dio un paso más en la consolidación de una manera de jugar que, si se mantiene, le va a traer más alegrías que tristezas.