Tranquera Abierta | Exportaciones | millones | Agroindustria

Las exportaciones podrían alcanzar los US$ 86.737 millones este año

Los números de las ventas internacionales, especialmente las agroindustriales, vuelven a asegurar un piso muy elevado de ingreso de divisas al país, pero que por ahora resulta insuficiente para despejar las dudas en el plano económico. El complejo sojero representaría más de la mitad de las cadenas del agro, con 23.745 millones de dólares

Por la suba de los precios internacionales, las exportaciones argentinas podrían superar los US$ 86.700 millones en 2022, lo que significará, de concretarse, un salto del 11% respecto a los despachado el año pasado, estimó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

En su informe sobre Coyuntura Económica, la entidad bursátil proyectó exportaciones por US$ 86.737 millones, lo cual supone un incremento en valor de US$ 8.645 millones respecto a 2021, y esta nueva previsión se ubicó US$ 1.896 millones por encima de lo calculado en su informe de marzo.

De este total, las exportaciones agroindustriales representan el 47%, cuyo monto se elevaría hasta los US$ 41.055 millones, US$ 3.006 millones más que el año pasado.

Según explicó la BCR, “la persistencia del conflicto ruso-ucraniano sigue sosteniendo el nivel de precios internacionales”.

En este sentido, detalló que “la interrupción en los embarques agroindustriales desde el Mar Negro, la incertidumbre en torno a los resultados productivos de Ucrania de este ciclo y las sanciones a Rusia, mantienen elevados los precios de exportación de muchos commodities agro exportados por Argentina”.

Por ejemplo, en febrero, los precios de exportación del complejo sojero mostraron subas del 9% para el poroto y la harina, al tiempo que el aceite presentó un alza del 4%.

Por su parte, el maíz y el trigo tuvieron subas del 2% lo que robusteció las proyecciones de exportaciones.

Estas subas también impactaron en los valores locales de los granos, aunque desacoplados de los internacionales por las retenciones y la brecha cambiaria.

De todos modos, ante esos movimientos el Gobierno nacional decidió implementar un fideicomiso lograr que la harina sea más barata en el mercado interno y no empuje los precios de los derivados, aunque por el proceso inflacionario generalizado que vive el país, ese objetivo está muy desdibujado. Al mismo tiempo se realizó un relanzamiento de programas como Precios y Cortes Cuidados, incluso en comercios de cercanía que el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, intenta que esta vez llegue a todo el país y no se quede mayormente en el Gran Buenos Aires.

Al mismo tiempo, atento al impacto de esta coyuntura, el ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció un proyecto para gravar la “renta inesperada” en empresas argentinas beneficiadas por el alza de los precios por el conflicto bélico, que tiene escasa posibilidad de sortear el paso por el Congreso y que ya generó una ola de críticas del empresariado por la persistente carga tributaria vigente.

Al compás de los precios, “las cantidades exportadas esperan verse apuntaladas respecto a las estimaciones anteriores, de la mano de mejoras en las perspectivas productivas para el maíz y un volumen exportado por encima del esperado en la industrialización de soja”, señaló la Bolsa rosarina.

De los US$ 41.000 millones que aportaría el agro en exportaciones, más de la mitad corresponderían al complejo sojero con US$ 23.745 millones, US$ 577 millones más que lo calculado hace un mes.

Por su parte, el complejo del maíz alcanzaría despachos por US$ 9.650 millones, casi US$ 1.000 millones más que lo que se preveía hace un mes y podría superar en US$ 600 millones los embarques de 2021, alcanzando un nuevo récord.

Las proyecciones para el complejo trigo alcanzan un incremento de US$ 328 millones hasta los US$ 4.741 millones para el año que corre.

La cadena del girasol alcanzaría exportaciones por US$ 1.840 millones, US$ 512 millones más que lo previsto hace un mes y US$ 538 millones por encima de la marca del 2021.

Otro sector que está mostrando buenos resultados fue el petrolero-petroquímico, cuyas exportaciones “llegan a máximos de trece años”, indicó la BCR.

“De la mano de Vaca Muerta, la exportación de los diversos productos que integran el complejo llegó a máximos que no se veían desde el 2009", remarcó el trabajo.

Con casi 1,7 millones de toneladas exportadas entre enero y febrero de este año, las ventas de petróleo fueron el gran impulsor del comercio exterior del complejo en el primer bimestre del año.

En valores, durante los dos primeros meses del año se exportaron US$ 1.073 millones, un salto del 108% respecto al mismo período de 2021, cuando se registraron despachos por US$ 515 millones.