Regionales | Familia | alta | Huinca Renancó

Rosalía perdió a su marido por el Covid-19 pero ella logró vencerlo

Se trata de la paciente de Huinca Renancó que había viajado a México y tras regresar le diagnosticaron la enfermedad. Su pareja se contagió y falleció. Ella recibió el alta el pasado viernes.

Fueron más de 40 días de confinamiento; en este lapso perdió a su marido y sólo tuvo contacto virtual con familiares y amigos. Sin embargo, Rosalía Algañaraz, la paciente de Huinca Renancó que tuvo Covid-19, encontró en la fe el sostén necesario para superar esta pesadilla.

El pasado viernes, la mujer recibió el alta definitiva tras superar el último análisis, que dio negativo al virus. En esta batalla que tuvo que enfrentar perdió a su esposo, Ignacio Miguens, quien también contrajo la enfermedad, pero no pudo superarla.

En Huinca Renancó, Rosalía es conocida por su larga trayectoria como docente en el nivel inicial. Así como su familia, esta mujer recibió el apoyo también de todos los vecinos que de distintas maneras trataron de darle fuerza mientras transitó esta enfermedad.

El coronavirus llegó a la vida de todos, pero a ella la golpeó primero y fuerte. El 10 de marzo regresó de México tras visitar a uno de sus hijos por un accidente. El joven iba en bicicleta cuando le abrieron la puerta de un auto estacionado y se cayó: se fracturó los dos brazos, por lo que ella decidió ir a acompañarlo.

Al regresar a Huinca, tenía el virus pero sin sintomatología, y se puso en cuarentena. Días después, el 25 de marzo, el estudio les dio positivo a ella y su marido.

Fue allí cuando Rosalía y su esposo Ignacio comenzaron con síntomas de la enfermedad. En el caso de su marido, el cuadro se agudizó y debió ser internado en Río Cuarto, donde finalmente falleció. En tanto, Rosalía transcurrió la convalecencia en su casa.

“La fe y la familia me salvaron”

La mujer decidió romper el silencio y contar su experiencia tras ser dada de alta y salir ayer sábado por primera vez a la vía pública, después de permanecer mucho tiempo confinada en su domicilio de calle Belgrano, en la zona céntrica de la ciudad.

“Fue muy doloroso, pero tuve lo mejor que puede tener un ser humano en estos momentos, que es el apoyo y cariño de la familia, que es lo que me mantuvo en pie. Estuvieron al pie del cañón sosteniéndome en forma virtual. No dejaron ni un minuto de sostenerme”, relató con voz quebrada.

Asimismo, destacó el apoyo incondicional de vecinos. “Este encierro me ayudó mucho a conocer el alma maravillosa de mucha gente. Me brindaron tanto cariño y tanto apoyo a través de mensajes, de videos, de audios, que en un momento yo no podía creer que esto despertara en todo el mundo tanta solidaridad. Mi más grande gratitud hacia tanta gente con la que apenas nos conocíamos y sin embargo me alcanzaban en la ventana o por la puerta mensajes, comida, oraciones, flores, estampitas.

Alta médica

El viernes, personal del Hospital llegó a su casa para comunicarle que tenía el alta médica.

“Casualmente, quienes vinieron fueron alumnas mías, así que fue una gran satisfacción verlas, una emoción increíble cuando me dieron el papel en mano. Después de tanto tiempo de aislamiento, saber que estoy sana es una gran tranquilidad. En este momento salir no es lo que más me interesa pero sí saber que he recuperado mi salud”, manifiesta.

Lo más duro fue sin dudas atravesar el duelo de la pérdida de su marido en estas condiciones, y en este sentido Rosalía reiteró que su familia le dio la fortaleza.

Rosalía también mencionó que tuvo asistencia de personal terapéutico con psicólogas pero también desde la fe con acompañamiento espiritual. “Fue muy duro, tuve muchos frentes, la soledad, el encierro, el duelo, mi enfermedad”.

Durante el tratamiento tuvo un hisopado negativo y el siguiente positivo. “Así que fueron muchas cosas, pero con la ayuda de todos y además la fe, que jugó un papel primordial, yo creo estoy acá por todo esto. La fe y la familia fueron mi tabla de salvación y lo que me mantiene porque yo todavía estoy elaborando el duelo”.

Finalmente, Rosalía agradeció al personal de salud del Hospital por la predisposición que tuvieron y el tratamiento de la enfermedad.