Río Cuarto | femicidios | violencia de género | Claudia Martínez

"Muchos de los femicidios se dieron con el intento de cortar un vínculo de violencia"

María José Carignano, secretaria de Lucha contra la Violencia de Género de Córdoba, se refirió al trabajo que se viene realizando desde el observatorio provincial con indicadores que permiten identificar patrones y así generar políticas públicas sobre la problemática

Esta semana se desarrolló la segunda reunión del Consejo Provincial para la Prevención y el Abordaje de Femicidios, Travesticidios y Transfemicidios, un encuentro presidido por el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julián López, y su par de la cartera de la Mujer, Claudia Martínez, quienes presentaron lo trabajado en dos meses de actividades desde el Observatorio de Femicidios y Violencias por Razones de Género. Además, se amplió la participación del espacio con la incorporaron a la mesa de trabajo de miembros del Tribunal Superior de Justicia, el Ministerio Público Fiscal y la Legislatura.

Por otra parte, se definió la construcción de la matriz de datos y herramientas que les permitirá revisar y elaborar políticas públicas que contribuyan de manera más asertiva en la prevención de las violencias extremas por razones de género. Las autoridades coincidieron en profundizar las capacitaciones a agentes públicos y trabajar en la comunicación con perspectiva de género, y se señaló la importancia de trabajar junto a Educación en las escuelas de manera preventiva.

En la actividad, López valoró el trabajo que se viene realizando de manera coordinada entre quienes participan con compromiso y preocupación para poder optimizar los recursos del gobierno en esta materia, mientras que Martínez destacó la vinculación con las universidades, que permitió avanzar en la matriz de datos y herramientas, clave para el desarrollo de las políticas públicas. La ministra de la Mujer señaló el valor de transversalizar la perspectiva de género e hizo foco en la importancia de la comunicación. “Los medios de comunicación pueden ser aliados estratégicos para la erradicación de las violencias por razones de género”, reconoció la ministra.

Estuvieron presentes en la reunión la vocal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) María Marta Cáceres de Bolatti; el fiscal general de la Provincia, Juan Carlos Delgado; el fiscal adjunto, Pablo Bustos Fierro, y la presidenta de la Comisión de Equidad y Lucha contra la violencia de Género de la Legislatura de Córdoba, Alejandra Piasco. También participaron el subjefe de la Policía, comisario Ariel Lecler, y el subsecretario de Coordinación y Planificación Estratégica, Lucas Mezzano, en representación del ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera.

En este marco, Puntal dialogó con María José Carignano, secretaria de Lucha contra la Violencia a la Mujer y Trata de Personas, quien comentó: “En la primera reunión de abril, se constituyó el Consejo Provincial por decreto del gobernador y lo constituyeron en ese momento el Ministerio de la Mujer, el de Seguridad y el de Justicia. A partir de ese momento también comenzó a funcionar el observatorio de Violencia de Género y Femicidio, donde empezamos a trabajar en la matriz con más de 120 indicadores. Si bien hay varios observatorios con estas características, la idea era separarse de esperar la carátula inicial de la Justicia de femicidio, poder atravesar los datos con perspectiva de género y contemplar que ningún dato es neutro”.

La funcionaria comentó: “A nosotros nos lleva mucho trabajo tratar de ingresar a todas las áreas y los sistemas informáticos o la recolección de datos, que por ahí uno podría decir que eso no tiene género, sí lo tiene y nada es neutro desde el momento que está pensado por personas y nuestro pensamiento no es neutro”, y agregó: “Era posible, por ejemplo, encontrar indicadores como el de ‘crimen pasional’, que aún sigue existiendo en valoraciones, pero debemos deconstruir eso. Del mismo modo, se suele centrar el dato en el número de causa o expediente, pero acá se trabajó mucho en dar vuelta esos indicadores y centrarnos primero en la persona”.

En la primera reunión de abril, se constituyó el Consejo Provincial. A partir de ese momento también comenzó a funcionar el observatorio de Violencia de Género y Femicidio, donde empezamos a trabajar en la matriz con más de 120 indicadores En la primera reunión de abril, se constituyó el Consejo Provincial. A partir de ese momento también comenzó a funcionar el observatorio de Violencia de Género y Femicidio, donde empezamos a trabajar en la matriz con más de 120 indicadores

Consideró, en tanto, que también trabajaron en este tiempo en incluir los transfemicidios, los travesticidios y lo que son los femicidios vinculados, “es todo lo que se ha hecho desde la primera constitución del Consejo hasta ahora que se ha ampliado y se incluyó al Poder Legislativo y al Judicial como partes de este espacio”, dijo Carignano.

- ¿Se tiene algún dato en estos primeros dos meses de trabajo?

- Estamos trabajando en eso, porque el Ministerio de Seguridad ya tenía experiencia en el observatorio y se han sumado las universidades para trabajar más allá de los números. Esos datos ya están, pero la idea es desmenuzar todo para analizar estos 120 indicadores.

- ¿Qué tipo de indicadores fueron los que se tuvieron en cuenta?

- Cuando se habla de indicadores primero se centra en la persona y sus características: DNI, fecha de nacimiento, cómo se percibe, el nombre que se da a sí misma; lo mismo se contempla del victimario y los vínculos entre ellos. Hay una realidad, que al hecho de tomar los femicidios también se incluyen los suicidios en contacto de violencia, como sucedió con el caso de Sathya Aldana (ver aparte), y el trabajo del fiscal Marcelo Hidalgo con una carátula que hasta hace poco para nosotros era imposible, por calificar que una niña haya fallecido por quitarse la vida en un contexto de abuso. A veces los suicidios no se hablan en la prensa, por lo que no tienen tanta repercusión, pero es muy importante para nosotros tomar el dato. Hay información que se toma, no para publicarlos, sino a los fines de ser productores de información y de este observatorio queremos contar con información cualitativa, no sólo cuantitativa. No sólo números, sino también patrones.

En este sentido, la funcionaria se refirió a los hechos ocurridos a comienzo de año en Córdoba, cuando se produjeron varios femicidios; “nosotros ya veníamos trabajando desde la Secretaría con el análisis de lo que sucedía y se veía una temporalidad de los hechos desde noviembre, que se observaba reflejado en los casos de intentos de femicidios, los asesinatos y los suicidios, y a partir de esto se pueden sacar datos de lo que ocurre en los cierres de ciclos o el inicio de las vacaciones, por ejemplo, y la gente con la posibilidad de estar junta más tiempo y sin actividad”, dijo y agregó: “Las denuncias de violencia llegan sobre todo en los fines de semana y estos datos se van analizando para poder presentarlos, pero también para un análisis”.

Entre otros indicadores, el trabajo del observatorio incluye análisis de las modalidades del femicidio, las actividades de víctima y victimario, si hubo denuncias previas, “porque a partir de esto se puede trabajar en la búsqueda de patrones, el número permite trabajar hacia atrás del hecho, desandarlo completamente, no por una investigación judicial, que no nos compete a nosotros, no interferiremos con otro poder, pero para nosotros hay causas que decidiremos incluir por los indicadores que analizamos”, explicó la secretaria, en tanto que toda muerte que no sea natural ni en un contexto de robo, por ejemplo, ya podrá empezar a analizarse en este espacio.

Consejo Genero
Esta semana se volvió a reunir el Consejo para analizar la situación actual y avanzar en el trabajo contra la violencia de género.

Esta semana se volvió a reunir el Consejo para analizar la situación actual y avanzar en el trabajo contra la violencia de género.

Por otra parte, Carignano se refirió a los datos observados en la primera mitad del año en relación a los números de femicidios en el país, que bajaron en relación al primer semestre de 2020, pero que en Córdoba se mantienen al igual que las tasas de muertes por cantidad de habitantes. En este sentido, la funcionaria consideró que “el año pasado tuvimos un número bajo en relación a lo que veníamos teniendo, pero hay muchos factores y, dentro de estos, se debe tener en cuenta que la pandemia hizo que muchas mujeres se quedaran en su casa con el agresor; si bien hubo muchos casos de violencia, también las mujeres pudieron encontrar mecanismos para superarlo y a fin de año dijeron ‘basta, me separo’”, explicó.

Señaló que muchos de los femicidios se dieron en ese contexto de la decisión de la mujer de desarmar el vínculo, “por lo que se habla de estos espacios de contención, sin justificar al hombre ni nada, pero hay que tener mucho cuidado en el trabajo y el análisis de todos los factores que influyen en conjunto en cada situación”, completó la secretaria.