Policiales | fiesta | golpiza | Hospital San Antonio de Padua

Un joven de 16 años recibió una feroz golpiza a la salida de una fiesta de egreso

Fue atacado a la salida de la Sociedad Rural en la madrugada del lunes por al menos diez personas. Sufrió fractura de mandíbula y traumatismos en la cabeza. Está internado. Cuatro agresores habrían sido identificados

Un adolescente de 16 años sufrió fractura de la mandíbula y graves golpes en la cabeza y en la espalda al ser atacado por al menos diez jóvenes a la salida de una fiesta de egreso el lunes a la mañana.

El grave episodio se registró pasadas las 4 de anteayer, cuando había finalizado la fiesta de egreso de un curso de las Escuelas Pías. El caso violento se registró fuera del predio de la Sociedad Rural.

De acuerdo a la denuncia y los testigos, Gerónimo habría sido abordado por un grupo de jóvenes que tras golpearlo por la espalda lo tiraron al piso y le comenzaron a pegar patadas en distintas partes del cuerpo.

Dos amigos de la víctima y un hombre que se encontraba en las inmediaciones lograron disipar a los agresores y procedieron a trasladarlo en un remís hasta el Hospital San Antonio de Padua.

Los primeros estudios corrobaron que sufrió fractura de mandíbula. Durante el lunes y ayer le practicaron tomografías y otros estudios para descartar consecuencias graves. Al cierre de esta edición le realizaban una resonancia para verificar si había sufrido algún daño cerebral, por las contusiones que presenta en esa zona.

Tras ser asistido en el Hospital fue derivado a la Clínica Regional del Sud, donde se encuentra internado.

Paulina Baños dijo que los agresores, de entre 19 y 20 años, lo tiraron al piso “y comenzaron a pegarle patadas como si fuera una pelota”.

Calificó de “cobarde” la actitud de los agresores que atacaron a su hijo por la espalda.

El grave episodio se registró pasadas las 4 de anteayer, cuando había finalizado la fiesta de egreso de un curso de las Escuelas Pías.

Baños comentó que los médicos le dijeron que “Gerónimo se salvó de milagro por la cantidad de golpes recibidos. Tenés que estar contenta porque tu hijo la pueda contar”.

La investigación del violento hecho está a cargo de la Unidad Judicial Nº 1 y al menos cuatro agresores habían sido identificados por testigos y amigos del joven agredido.

Imágenes

De acuerdo a imágenes de una cámara de seguridad ubicada en las inmediaciones de la gresca, se observa el disturbio y cuando el menor fue atacado por el grupo de jóvenes, que serían jugadores de fútbol.

Baños también cuestionó la actitud de la policía, que no interviene durante las agresiones, de acuerdo a las imagenes de la cámara de seguridad.

Agregó que una madre se comunicó al 911 y le dijeron que había un móvil en la zona y que ya iba a actuar.

“Si no fuera por dos amigos de mi hijo y otra persona que interviene seguirían pegándole a mi hijo y hoy estaríamos hablando de otro Fernando Sosa en Río Cuarto”, por el joven que fue matado a golpes por un grupo de rugbiers en Pinamar.

Todo se habría iniciado en el interior de la fiesta, cuando hubo una discusión en el agredido y otro joven.