Río Cuarto | frigorífico | contaminación | Ambiente

Vecinos renuevan sus quejas por los desechos acumulados de un frigorífico

Quienes residen en la zona del Autódromo sostienen que el olor que emana de los líquidos es más fuerte que hace 5 meses, cuando se hizo la primera denuncia.

Aunque pasaron más de 5 meses de la primera denuncia pública que los vecinos de la zona del Autódromo hicieron a partir de la acumulación de desechos del frigorífico Penny Lane S.A., lejos de disminuir, los olores nauseabundos emanados de las lagunas de residuos (compuestas por sangre y otros desperdicios de la faena) ubicadas en el fondo del predio han aumentado en el último tiempo.

“Todo sigue igual y es peor cuando hay viento sur. Es inaguantable el olor. Si bien hay momentos en los que se nota una merma, hay moscas y diferentes factores que hacen que todo el sector esté muy feo permanentemente”, aseguró un vecino que frecuenta la zona.

El frigorífico en cuestión está situado sobre la calle Sabattini al 4.230, frente a la Sociedad Rural de Río Cuarto.

La industria está a menos de 500 metros del Ipem número 330 “Edgardo Roberto Prámparo”, y del edificio de la escuela Fotheringham, a donde diariamente asiste una buena cantidad de estudiantes, docentes y trabajadores.

En sus alrededores también se encuentran la Ciudad de los Niños, que lidera el padre Eusebio Barbero, y la cancha de fútbol del club Juventud Unida.



Estudio de impacto



Luego de que PUNTAL hiciera público el malestar de los vecinos del sector, hace más de 5 meses, el presidente el Ente Descentralizado de Control Municipal (Edecom), Pablo Pellegrini, aseguró que la empresa debía el estudio de impacto ambiental. Además, el funcionario dijo que se la notificó en dos oportunidades para que presente la documentación que acredite que las actividades que realiza no son contaminantes.

Ante una nueva consulta de este diario, desde el Edecom indicaron que la firma presentó el estudio que le fuera solicitado, aunque admitieron que todavía falta completar cierta información.

“La situación actual de la auditoría de impacto ambiental presentada por la empresa frigorífica Penny Lane S.A. se encuentra en etapa de ampliación de la documentación entregada inicialmente, y en espera de los análisis de efluentes realizados por la Universidad Nacional de Río Cuarto. Los parámetros a medir serán los establecidos por el Decreto Provincial Nro. 847/16, dependiendo la disposición final del efluente tratado”, aseguraron desde el ente de control.

Por lo tanto, una vez que se complete dicha documentación y que se conozcan los resultados de los análisis de la Universidad, se espera que las autoridades municipales definan las acciones que el frigorífico deberá seguir para evitar los efectos contaminantes y reducir al máximo la emisión de olores desagradables que actualmente afectan a quienes diariamente conviven con la empresa.