Río Cuarto | funcionaria | juicio | municipal

Deberá ir a juicio una funcionaria municipal por el caso de los sueldos

Se trata de Isabel Cucco, subsecretaria de Gestión en Recursos Humanos. El TSJ rechazó el recurso de queja y será juzgada por falso testimonio en la causa en la que se investigaban los descuentos compulsivos a empleados

Finalmente, la subsecretaria de Coordinación de Gestión en Recursos Humanos del Municipio, Isabel Cucco, deberá ir a juicio por falso testimonio después de que el Tribunal Superior de Justicia rechazara el último recurso para tratar de frenar el proceso judicial.

La funcionaria está imputada por falso testimonio en el marco de la causa por los descuentos compulsivos que se realizaron a los empleados municipales durante el 2016.

La situación judicial de la funcionaria se produjo después de que acusara a un trabajador municipal (Oscar Yorye) de haber realizado los descuentos y de haber desoído las instrucciones que ella misma le dio. Yorye siempre planteó que los descuentos habían sido una decisión política y que en el área se habían limitado a seguir las instrucciones de Cucco.

Originalmente, la Fiscalía que investigó el caso en Río Cuarto pidió la elevación a juicio por la supuesta comisión del delito de falso testimonio. Pero el Juzgado de Control resolvió aceptar el recurso de la defensa de Cucco y sobreseyó a la funcionaria municipal.

Ante un recurso del abogado de Yorye, Ignacio Fernández, la Cámara de Acusación de Segunda Nominación hizo lugar a la apelación y revocó el sobreseimiento. La defensa de Cucco, a cargo de Benjamín Valverde, presentó un recurso de Casación, que fue declarado inadmisible y, finalmente, llevó el caso en queja al Tribunal Superior de la Provincia.

El fallo del Tribunal Superior de Justicia se enfoca en el aspecto puramente formal de la admisibilidad o no del recurso de queja que presentó Cucco para tratar de frenar la elevación a juicio. Uno de los argumentos fundamentales de la apelación es que se trata de un caso que puede generar un daño inmediato e irreparable en la funcionaria, ya que el suyo es un cargo político y, por lo tanto, una elevación a juicio podría derivar en sanciones o en una cesantía. La defensa equiparó el cargo de Cucco al de un secretario y señaló, por lo tanto, que para la mujer es determinante la suerte que corra en el juicio.

Sin embargo, el Tribunal Superior no aceptó la equiparación funcional y desechó el recurso de queja presentado por la funcionaria. Por lo tanto, en los hechos queda firme la decisión de elevar el caso a juicio y juzgar a Cucco por falso testimonio.

El caso tuvo fuerte revuelo en el 2016 porque hubo denuncias de empleados que señalaron que se les hicieron descuentos compulsivos en sus haberes y que esos fondos iban a ser destinados al financiamiento del Partido Justicialista.

El gobierno municipal inició actuaciones internas y estableció responsabilidades. Uno de los señalados fue Yorye, en quien Cucco intentó deslindar las responsabilidades. Sin embargo, el empleado no sólo rechazó la versión de los hechos que dio la funcionaria sino que llevó el caso a la Justicia. Pero la subsecretaria de Recursos Humanos no deberá responder por la decisión de aplicar descuentos sino por la acusación de haber incurrido en falso testimonio cuando debió declarar y dar su versión de lo que ocurrió con los descuentos durante el 2016.