Deportes | fútbol |

Saludándolo a "Tito"

Roberto Pompei tiene una buena y linda trayectoria en el fútbol. Nació el 14 de marzo de 1970 en Buenos Aires y su primer lugar  fue Liniers

No es difícil buscar la imagen de Roberto "Tito" Pompei pateando el último penal de la final de la Copa Libertadores de 1994, cuando Vélez Sarsfield fue el campeón al derrotar al San Pablo de Telé Santana. 

Y no se dificulta encontrar esa imagen, ya que basta mirarle los ojos a cualquier hincha de El Fortín y allí estará Tito pateando en el Morumbí.

Roberto Pompei tiene una buena y linda trayectoria en el fútbol. Nació el 14 de marzo de 1970 en Buenos Aires y su primer lugar en el fútbol fue Liniers. Vélez. 

Debutó el 17 de marzo de 1991 en un Estudiantes 2 - Vélez 1, goles de Carlos Mc Allister y Rubén Capria para el Pincha y el Gallego Esteban González para los de la “V” azulada.

Su paso inmediato por el Nacional B para jugar en Talleres de Remedios de Escalada fue la plataforma para foguearse y volver luego a su club de origen, con una experiencia más que importante. En 1986, tomó la decisión de no estudiar más. 

Su padre asintió, pero con la condición de que empezara a trabajar en un taller de electricidad de un amigo. El dueño no precisaba empleados, así que al sueldo se lo pagaba su viejo. Para que haga algo digamos. A la mañana entrenaba en Vélez y de 14 a 20 al taller.

Cuenta que, a pesar de la bronca de ese momento, reconoció que su papá le salvó la vida con ponerlo a laburar allí.

Promovido por Roberto Rogel a Primera, con el Bambino Veira como técnico, no pudo afianzarse, ya que llegaron al club Ortega Sánchez y el Gallego Vázquez. 

En ese tiempo la rompió en reserva. Cuando llegó la oferta para irse a Talleres de Escalada no lo dudó.

Allí compartió equipo con Javier Zanetti, Héctor Baillié y Rubén Córdoba, entre otros.

"Ahí corearon mi nombre por primera vez y jugué 42 partidos de titular. Haber ido al Nacional B fue como haberme encontrado con una tumba cavada que tenía una escalerita. Vos te metías y si te iba bien, reflotabas. Desde allí, volví a un Vélez campeón y Bianchi me mantuvo en el plantel por lo hecho en Talleres y por lo que vio en los entrenamientos", le contaba en el 2016 al colega Darío Gurevich en El Gráfico.

En Vélez jugó 56 partidos en Primera División y marcó 6 goles y tuvo 11 partidos internacionales, anotando uno. Aquel 31 de agosto de 1994 ganó la Libertadores junto a Chilavert; Zandoná, Almandoz, Trotta, Pellegrino y Cardozo; Basualdo, Gómez y Bassedas; Asad y Flores. 

Su técnico Carlos Bianchi lo mandó a cancha en el minuto 54 por el "Pepe" Basualdo. Ingresó también Claudio Husaín por el "Turu" Flores. 

Vélez perdió uno a cero con gol de Muller y como había ganado en el Amalfitani de la misma manera con el gol del "Turco" Asad; fueron a los penales. En ese momento metió el último penal de la serie y Vélez llegó a la gloria que ratificaría luego ante el Milan en Japón.

En 1995 fichó para Racing, club en el que coincidió con el "Piojo" López, "el Mago" Capria y el "Chelo" Delgado. En Racing fue subcampeón del Torneo Apertura 1995 detrás, precisamente, de Vélez. En la Academia jugó 35 partidos y anotó 3 goles.

Un año después pasó a Boca. En esa entidad tuvo la suerte de jugar con Maradona y Caniggia y ser dirigido por Carlos Bilardo. Curiosamente, el pase a Boca fue firmado antes de finalizar el torneo y tuvo que enfrentar a su nuevo equipo con la camiseta de Racing. Ese partido lo ganó Racing uno a cero.  A pesar de tener ese equipo a Maradona, Caniggia, Fabbri, Navarro Montoya y luego en junio del 96, a Latorre, Cedrés, Toresani, Cagna, Rambert, el cuadro no logró afianzarse. Jugó 30 encuentros e hizo tres goles. El 29 de septiembre de 1996, le metió un golazo a River, el primero del 3 a 2, con el "nucazo" de Hugo Romeo Guerra en el final. Fue uno de sus mejores partidos con la casaca xeneize.

Llegaría el momento de ir al Real Oviedo de España, donde jugaría tres temporadas. 

Pompei debutó en partido oficial el 31 de agosto de 1997, en un encuentro en que el conjunto carbayón le ganó 2 a 0 al Mérida, y el argentino marcó uno de los tantos. Disputó un centenar de partidos oficiales con el conjunto asturiano, de los cuales 96 fueron de Primera División. Pompei marcó 16 goles durante su estancia en el Real Oviedo. Los carbayones. Esa manera de denominar al Oviedo tiene su origen en un antiguo roble que se situaba en la Calle de Uría de Oviedo, conocido como "El Carbayón" (aumentativo de la palabra "roble" en lengua asturiana). Este árbol, del que se estimó una vida cercana a los 500 años, era uno de los símbolos más representativos de la ciudad asturiana hasta que fue talado en 1879.

Pompei volvió a la Argentina en el 2000 para jugar sucesivamente en Estudiantes, Chacarita, Arsenal y Huracán. En el Pincha jugó 98 encuentros y vio aparecer a algunos pibes como Angeleri y Pavone. Un equipo, liderado por Azconzábal, Quatrocchi, Cascini, Pepi Zapata y el propio Tito.

En Chacarita no le fue tan bien. Estuvo una temporada y perdieron la categoría. Estaban allí Arzeno, Matías Delgado, Víctor Figueroa, Azconzábal, Furios, Fernando Graf, Navarro Montoya, Burtovoy, Diego Rivero y Mauricio Serna, entre otros. 

Entre los dos torneos fueron dirigidos por Craviotto, Garisto y Ezequiel Borrelli.

Un paso por Arsenal en el 2004 y el cierre de su carrera en el club del cual es hincha: Huracán. "Jugué llorando los últimos minutos de mi carrera. Estaba distanciado de mi mujer y lejos de mi familia porque jugábamos en Córdoba; y encima no ascendíamos, ni ascendimos, con Huracán. 

Fue un combo letal. Llegué al vestuario y supe que se había terminado. Saludé a mis compañeros, a los dirigentes, al cuerpo técnico, y al Turco Mohamed, que se portó de diez conmigo, en especial por ese tema personal. Y me fui", señalaba en la nota antes mencionada.

Como técnico dirigió a Boca, Huracán, Oriente Petrolero, Sol de América y Municipal de Perú. Y siempre cerca de las inferiores de Boca Juniors, ahora en la quinta división. 

"Tito" Pompei volvió a patear el penal al San Pablo y, con Zetti vencido, salió a correr junto a todo El Fortín.



Osvaldo A. Wehbe

TEMAS: futbol
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas

Comentá esta nota