Río Cuarto | gas | Monóxido | frío

Lo que hay que saber para evitar accidentes con monóxido de carbono

En medio del invierno, se hacen más frecuentes los episodios de intoxicación por este gas venenoso. Se pueden evitar siguiendo algunas pautas de control sobre artefactos a combustión y ventilación de los ambientes

El monóxido de carbono, un gas extremadamente tóxico para personas y animales que se produce por la mala combustión, es conocido como “asesino silencioso”, provoca la mayoría de las muertes durante el invierno. Muchas de esas fatalidades ocurren al usar artefactos como calefones y calefactores defectuosos o en hogares que se calientan con braseros.

Uno de los más grandes peligros de este gas venenoso es que no tiene olor, color ni sabor y no produce irritación en los ojos ni en la nariz, por lo cual es muy difícil de detectar.

Lo importante a saber es que todas estas intoxicaciones pueden evitarse si se siguen algunas recomendaciones, que en este caso son tomadas de la web de la Presidencia de la Nación.

El monóxido de carbono se produce por la combustión incompleta de gas, petróleo, carbón, kerosén, nafta, madera, plásticos u otros, en un ambiente con poco oxígeno.

Calefones, termotanques, calderas, estufas, braseros, salamandras, cocinas, anafes, calentadores, parrillas a leña o carbón, hornos a gas o leña e incluso motores de combustión pueden ocasionalmente producir monóxido de carbono.

Frente a esto, es crucial verificar que esos artefactos tengan una correcta combustión y que haya buena ventilación en la casa.

Si el único medio para calefaccionar el hogar es un brasero, es necesario tener la precaución de encenderlo siempre afuera de la vivienda e ingresarlo cuando ya no desprenda humo. Además, se debe mantener en todo momento una ventilación del ambiente que asegure el ingreso de aire limpio y sacarlo del hogar antes de dormir.

Los síntomas

Se debe sospechar una intoxicación con monóxido cuando una o varias presentan dolor de cabeza, mareos, somnolencia, debilidad, cansancio, náuseas/vómitos, pérdida del conocimiento/convulsiones, palpitaciones, dolor de pecho, paro cardiorrespiratorio.

¿Qué hacer si hay signos de intoxicación?

- Abrir puertas y ventanas para ventilar.

- Retirarse o retirar a la víctima del lugar contaminado.

- Llevar a la víctima rápidamente al Hospital, o al centro asistencial más próximo aunque haya recuperado el conocimiento.

-Siempre es conveniente consultar con un centro de información, asesoramiento y asistencia.

¿Cómo prevenir accidentes?

Es muy importante la correcta evacuación de gases al exterior, lo que evitará la acumulación de gases tóxicos en la casa. Es fundamental el control de la instalación y el buen funcionamiento de artefactos a combustión.

Mantener los ambientes bien ventilados, no usar el horno u hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente, no mantener recipientes con agua sobre la estufa, cocina u otra fuente de calor.

El calefón nunca debe estar en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.

No encender motores a combustión (grupos electrógenos, motosierra, etc.) en ambientes cerrados, en sótanos o garajes.

Algunos indicios para sospechar la presencia de monóxido de carbono en el ambiente:

- Coloración amarilla o anaranjada de la llama de hornallas o estufas.

- Aparición de manchas de hollín, tiznado o decoloración de los artefactos, de sus conductos de evacuación o alrededor de ellos.