Río Cuarto | gasoil | combustible | Precios

El gasoil subió 44% en apenas 90 días y superó los $ 200 en Río Cuarto

Se aceleró en los últimos meses y el precio dejó muy atrás a las naftas, incluso a las de mayor octanaje. Llenar un tanque de 80 litros de una camioneta ya supera los $ 16 mil. Hay dudas sobre cuándo mejorará el abastecimiento

La demorada decisión del gobierno nacional de incrementar el corte de biodiésel en el gasoil para paliar el extendido faltante de combustible en gran parte del país sirvió también para aplicar un incremento en los surtidores por parte de las petroleras. De esta manera, si bien el anuncio fue que habría un incremento del 12%, hay regiones del país en el que llegó a duplicar ese porcentaje, como fue el caso de Río Cuarto, en donde el litro del Infinia Diesel, el más refinado de YPF, dio un salto y superó los $ 200.

El ritmo que tomaron los precios de los combustibles en los últimos meses es muy superior al de la inflación general: sólo como dato sirve comparar que a mitad de marzo el litro del Infinia Diesel costaba $ 139,50, por lo cual el aumento superó el 44% en 90 días.

Las petroleras explicaron a fines de la semana pasada que el aumento en los surtidores era en parte por la mayor incorporación de biocombustibles (7%), a lo que le agregarían otro 5% por un atraso en los precios. Lo cierto es que el salto que mostraron los surtidores fue muy superior en muchas zonas del país y esa explicación quedó al menos incompleta.

Las dos variantes de gasoil fueron las que más incremento recibieron en los últimos meses, explicados en buena medida por lo ocurrido la semana pasada. Es que el gasoil de YPF también tuvo un alza importante que fue del 33,9%.

Lo cierto es que el alza se presentó en parte como resultado del mayor aporte de biocombustibles, que fue la respuesta para contrarrestar el faltante de combustible que según la Federación de Empresarios de Transporte de Cargas cubría a casi todo el país, con fuerte impacto en las provincias del centro y norte.

Ayer, Luis Zubizarreta, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) y de AcSoja (cadena de la soja) dijo a Puntal que la industria rápidamente está en condiciones de cubrir la nueva cuota de corte, pero que deberán ser las petroleras las encargadas de comprar y realizar la mezcla.

En ese misma línea, el titular de la Cámara Santafesina de Energías Renovables, Juan Facciano, remarcó que el incremento del uso de biodiesel “es un planteo que hizo toda la industria del sector cuando comenzó la falta de gasoil en marzo de este año. Algo que está en agenda en los distintos gobiernos es la posibilidad de utilizar la mayor capacidad instalada de biodiésel posible, considerando que nuestro país tiene cuatro millones de toneladas de producción anual de capacidad instalada y por otro lado más del 30 por ciento de gasoil que se consume se importa”, dijo el directivo.

Asimismo, agregó que el planteo del sector “fue de una solución de tipo estructural, más allá de poder paliar alguna situación coyuntural”, y con respecto a la decisión de la administración central señaló: “Hay una satisfacción o tranquilidad, pero queremos dejar en claro que esto no viene a sustituir toda la necesidad de gasoil”, alertó el empresario.

Hay una satisfacción o tranquilidad, pero queremos dejar en claro que esto no viene a sustituir toda la necesidad de gasoil Hay una satisfacción o tranquilidad, pero queremos dejar en claro que esto no viene a sustituir toda la necesidad de gasoil

Y explicó: “El anuncio es muy importante. El actual corte está en un 5%. A partir de ahora pasa a ser del 7,5%, es decir un 50% más, que va a continuar siendo abastecido por el sector pyme, y en paralelo el gobierno nacional establece un corte adicional de otro 5%. Por eso llega al 12,5% que será abastecido por el sector exportador. Ambos sectores tienen capacidad ociosa; más allá de la ayuda para paliar la escasez de gasoil también hay agregado de valor en el entramado productivo de todas las localidades cercanas a estas plantas”, señaló Facciano, referente de la provincia que es responsable de la mayor parte del biodiésel del país a partir del complejo sojero vinculado a los puertos rosarinos.

Dudas

Tras la suba de 12% en el precio del gasoil y el aumento del porcentaje de la mezcla con biodiésel dispuesto por el Gobierno para frenar la escasez, contratistas rurales, productores y transportistas advierten que “la crisis continuará” y esperan que se extiendan las restricciones en el abastecimiento.

En el interior del país ya se transformó en norma la existencia de un “gasoil blue” para el transporte de carga y el agro, explicaron.

Luego de que el Gobierno confirmara la suba del porcentaje de biodiésel en el gasoil –del 5% al 12,5%– para aumentar la oferta del combustible disponible en medio de una crisis de abastecimiento para el campo y el transporte, en el agro y en el transporte de cargas no creen que “estas medidas tomadas a destiempo y de parche mal pegado solucionen el problema de fondo”.

“No es una mejora para nadie. Son todos maquillajes apurados, pero no hay una solución a largo plazo. Lo único que va hacer es acortar la brecha entre el gasoil oficial y el blue”, dijo Luis Simone, presidente de la Cámara de Contratistas Rurales bonaerense y vicepresidente de la Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas (Facma).

No es una mejora para nadie. Son todos maquillajes apurados, pero no hay una solución a largo plazo. Lo único que va hacer es acortar la brecha entre el gasoil oficial y el blue No es una mejora para nadie. Son todos maquillajes apurados, pero no hay una solución a largo plazo. Lo único que va hacer es acortar la brecha entre el gasoil oficial y el blue

Advirtió que el sector está “inmerso en un círculo vicioso perverso. Así como ocurre con el dólar, que automáticamente el paralelo sigue al oficial, va a ocurrir con el gasoil que se consigue con sobreprecio”.

Para el contratista, esta suba en el precio no es más que “un blanqueo” de algo que tenía que haber pasado mucho tiempo antes. “Si se hubiese sincerado el precio en tiempo y forma, no se hubiera generado el mercado negro del combustible que estamos padeciendo. Lo más grave es que llegó para quedarse, como todo lo malo en la Argentina”, alertó.

Explicó que es muy alta la “incidencia del combustible dentro de la tarifa de cada contratista”.

En los campos del NOA, por delante aún queda un gran porcentaje del maíz de segunda para recolectar, un 95%, y la zafra azucarera, que se extiende unos meses, más la cosecha del limón.

Para Roberto Palomo, vicepresidente de la Asociación Civil de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor), el sinceramiento de precios “no va solucionar en nada los inconvenientes que se vienen acarreando hace más de un mes en todo el noroeste del país”.

“Esos valores oficiales no existen por estas regiones. En todos lados se paga muy por arriba de eso. Esta semana me trajeron gasoil común para trabajar en el campo a $ 165. Eso es lo que estamos pagando desde hace rato y dudo que eso baje. Por el contrario, ese aumento del 12% se va a trasladar al gasoil paralelo enseguida”, afirmó.

Esos valores oficiales no existen por estas regiones. En todos lados se paga muy por arriba de eso. Esta semana me trajeron gasoil común para trabajar en el campo a $ 165. Eso es lo que estamos pagando desde hace rato y dudo que eso baje Esos valores oficiales no existen por estas regiones. En todos lados se paga muy por arriba de eso. Esta semana me trajeron gasoil común para trabajar en el campo a $ 165. Eso es lo que estamos pagando desde hace rato y dudo que eso baje

Para Palomo, estas medidas “son un paliativo; el Gobierno no tuvo previsiones en su momento y para conformar al sector armó lo del incremento del biodiésel. Si esto no mejora, se va a perder, entre otras cosas, un 30% de la caña de azúcar que quedará en pie sin cosecharse”.

Por su parte, Roberto Rivero, directivo de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), dijo que “las medidas son "una de cal y una de arena”.

“Incrementaron el corte de biodiésel, pero inmediatamente subieron los precios del combustible; es una gran contradicción. ¿En qué quedó lo de desacoplar los precios internos de los internacionales?”, se preguntó el dirigente empresario.

Para Rivero, los transportistas medianos y pequeños son los que más complicados están en este escenario porque, además de no poder trasladar estos incrementos a sus clientes, les resulta imposible, a pesar del último aumento del precio, conseguir el combustible.

“Ese precio de surtidor no existe para los camioneros", se quejó.

Y planteó dudas con el abastecimiento de gasoil: “Si se normaliza el suministro y hay gasoil con estos precios fue todo una burda mentira de alguien que lo escondió y se lo guardó hasta que aparezca un precio más conveniente”, advirtió.