Río Cuarto | gente | sector | cordón sanitario

Vecinos apoyan el vallado, pero creen que se debería haber cercado antes

Residentes que tienen sus domicilios en las cinco manzanas que fueron aisladas por el caso positivo de Covid-19 se mostraron de acuerdo con la medida, aunque manifestaron que los problemas empezaron el pasado martes.

En general, los vecinos de barrio Santa Rosa asimilaron positivamente el cordón sanitario dispuesto el viernes por las autoridades sobre cinco manzanas. Sin embargo, aseguraron a Puntal que el cerramiento debería haberse concretado antes, ya que desde el último martes vienen notando movimientos extraños en el sector en el que se detectó un caso positivo de Covid-19 (ver páginas 6-7).

“Estamos bien. Nosotros no salimos en ningún momento, pero hay gente que no se está quedando en sus domicilios. La medida me parece perfecta, pero tendrían que haber cerrado antes para evitar que la gente se disperse. En estos días, hubo gente que se juntó a jugar al fútbol y a comer asados, por lo que puede haber más casos. Acá muchos no usan barbijo y no hacen caso a las autoridades”, relató Susana, una de las vecinas consultadas por Puntal.

Al mismo tiempo, la mujer reclamó mayor información para saber cómo se continuará en los próximos días, debido a que tiene la imperiosa necesidad de conseguir gas envasado para su vivienda y su esposo debe someterse a estudios médicos.

Como se informó en la edición de ayer, nadie puede entrar ni salir de las cinco manzanas que fueron completamente valladas.

Las familias que viven en ese sector son asistidas por el personal del Municipio.

Concretamente, desde el inicio del operativo se distribuyeron 327 módulos alimentarios completos y 412 kits sanitarios.

“Han pasado con bolsones de alimentos y con kits sanitizantes, con alcohol y lavandina. También pasa el camión regador con desinfectante. Por ahora tenemos todo lo que necesitamos, aunque no sabemos qué sucederá si el vallado se extiende por unos días más”, consideró Raquel, otra vecina que está en aislamiento.

“Acá se equivocaron al dejar ingresar a una persona que no debería haber entrado. De todas maneras, estamos bien y nos vamos a quedar a cumplir con lo que se ha dispuesto. Lamentablemente, sabemos que, un rato antes del vallado, mucha gente se fue del barrio a otros sectores de la ciudad. Supongo que la Policía los está buscando. Estamos muy enojados con lo que ocurrió, por la falta de responsabilidad con la que se manejó la gente”, aportó Juan, residente del sector.

El cordón sanitario se extenderá, al menos, hasta el lunes 3 de agosto inclusive.

Es el primer punto de la ciudad en ser cercado y fuertemente custodiado por personal policial, de Defensa Civil y del Edecom.