Tranquera Abierta | Girasol | semillas | cultivo

El girasol se prepara para dar otro salto y crecer hasta 40% este año

Se sumarían 500 mil hectáreas más que el año pasado con un fuerte incentivo por el lado de los precios que se encuentran 40% arriba de la soja

Después de la expansión del año pasado, el girasol se prepara para dar un nuevo salto de superficie y crecer hasta 40% en todo el país, siempre dependiendo de lo que suceda con el clima y las precipitaciones en las próximas semanas y meses. Esa proyección implicaría sumar 500 mil hectáreas más para el cultivo.

El precio de la oleaginosa, que históricamente estuvo cercano al de la soja y hoy está 40% arriba, es el gran atractivo que muestra el cultivo para convencer a más productores a apostar en la próxima campaña por darle pinceladas de Van Gogh a sus campos.

Naturalmente que la invasión rusa a Ucrania es un fundamento imporante de esos valores internaconales porque quitó del mercado al principal productor de aceite de girasol. Pero eso fue un acelerador de un proceso de mejores precios que se venían registrando ya de antemano.

En Córdoba, la mayor expectativa está puesta sobre la ruta 35 que ya el año pasado mostró muchos más lotes con girasol pero que ahora eso podría potenciarse más aún. Sin embargo, en el mercado esperan que la expansión sea generalizada, desde Chaco hasta Carmen de Patagones, la ciudad más austral de la provincia de Buenos Aires. Y los primeros pasos de ese salto comenzarán a darse en estas próximas semanas cuando se inicia la siembra en el norte del país, siempre que las condiciones de humedad en superficie mejoren.

“La verdad es que este año estamos viendo un repunte muy importante con intensiones de los productores de sembrar en todo el país, incluído Pergamino”, explicó Enrique Moro, presidente de Asagir, la cadena del girasol, a Tranquera Abierta.

Frente a esa previsión hay dos limitantes que pueden afectar la tasa de crecimiento: la climática y la disponibilidad de semillas. “El único relevamiento concreto que se hizo en las distinas provincias fue Entre Ríos, que tanto el gobierno provincial como estimaciones privadas, hablan de un crecimiento allí del orden del 70% con respecto al año pasado.

“El techo que vamos a tener este año será la semilla y que se calcula que alcanzará como máximo para unas 2,2 millones de hectáreas. Hace poco tiempo planteábamos las dudas sobre si íbamos a tener semillas para llegar a 2 millones y desde ahí hubo adicionales por dos vías: partidas que los semilleros todavía tenían en evaluación para saber si serían o no factibles de comercializar y algunas saldrán aunque con observaciones, que en época de abundancia posiblemente no saldrían; y por otro lado que la cadena hizo gestiones para importar semillas y el Gobierno acá sí respondió rápidamente y vendrá algo de semillas de afuera”, destacó Moro, y agregó: “No es poco si tenemos en cuenta que en el último ciclo tuvimos 1,65 millón de hectáreas implantadas y ahora iríamos a 2,2 millones”.

¿Cuándo comienza a confirmarse esta buena expectativa?

Los primeros indicios se darán en el Norte porque es donde comienza la siembra y con una proyección de multiplicar por 4 la superficie. Ahí incluímos Chaco, Santiago del Estero, norte de Santa Fe, Corrientes. Esa multiplicación por cuatro, vale la aclaración, se hace luego de dos años en los que la zona sembró la mitad y a veces menos de lo esperado. Por lo cual, hay un crecimiento importante, pero después de dos ciclos bajos. Y siempre esperando que el clima acompañe, sino toda esa semilla que se espera volcar ahí bajará en parte a otras zonas.

¿Habrá crecimiento en la ruta 35?

La ruta 35 está con los motores en marcha para sembrar lo mismo o más que el año pasado que cerró con una buena campaña, con buenos resultados.

¿Qué argumentos hay detrás de esta expansión, la guerra?

Ucrania era el proveedor casi exclusivo de Europa y de un día para el otro ya no está y eso generó una dificultad muy fuerte en el mercado mundial. Pero lo que tracciona en Argentina son los precios. Históricamente se ubicó levemente por encima o empatando con la soja. Y ahora, después de haber caído, estamos 40% arriba.

¿Ahí está el secreto?

Ese es el motivo más importante de tracción. Sumemos otros factores complementarios como el resguardarse de alguna política del Gobierno que apunten a tocar retenciones, y el girasol como es menos cantidad tal vez no sea alcanzado. Además el girasol es más económico frente al maíz en el consumo de fertilizantes, es un cultivo noble y anda muy bien en zonas no tan centrales. A pesar de que hay mucho interés en zonas como Pergamino y alrededores, algo que era impensado un tiempo atrás.

Teniendo en cuenta el área estimada por la entidad y los rendimientos promedio del cultivo, Moro proyectó la posibilidad de que la producción escale hasta los 4,5 millones de toneladas, 1,1 millón de toneladas más que las obtenidas en la campaña 2021/22 y 400.000 toneladas por encima de la estimación actual del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), que ubicó ciclo 2022/23 en 4,1 millones de toneladas.

El girasol hace ya tres campañas consecutivas que gana superficie, con una expansión del 17,2% al pasar de 1,45 a 1,7 millones de hectáreas, según los números informados por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

En ese lapso la producción tuvo un incremento del 13%, al crecer en 400.000 toneladas hasta alcanzar las 3,4 millones de toneladas.

No obstante, lejos se encuentran todavía las proyecciones del récord obtenido en la campaña 2007/08, cuando la superficie sembrada fue de 2,7 millones de hectáreas y la producción se ubicó en 4,5 millones de toneladas, aunque desde el sector creen que el camino podría llevarlos a ese lugar en unos años.