Salud | hepatitis C | Unidad de Hígado | Instituto Médico de Río Cuarto

Río Cuarto participa de la campaña nacional gratuita de detección de Hepatitis C

Participan 70 hospitales de 19 provincias argentinas. Del 1 al 31 de octubre, brindarán información, asesoramiento, realizarán testeos gratuitos y acompañamiento a los casos que den positivo

En el marco del Día Internacional de la Hepatitis C, que se conmemoró este sábado 1° de octubre, la Asociación Civil Buena Vida, el Laboratorio Nacional de Referencia para Hepatitis Virales del Instituto ‘Dr. Carlos Malbrán’ y el Rotary Club Buenos Aires, con el apoyo de la Sociedad Argentina de Hepatología, lanzan una Campaña nacional de concientización y detección de hepatitis C en prácticamente todo el país. Participan 70 hospitales de 19 provincias argentinas. Del 1 al 31 de octubre, brindarán información, asesoramiento, realizarán testeos gratuitos y acompañarán con seguimiento a los casos que den positivo.

En la provincia de Córdoba participan el Hospital Regional Pasteur, el Hospital Misericordia, la Clínica Romagosa y el Instituto Médico Río Cuarto de nuestra ciudad.

El test que consiste en una pequeña extracción mínimamente invasiva de unas pocas gotas de sangre a través de un pinchazo en el dedo, similar al de la medición de glucemia. En caso de dar positivo, la persona podrá agendar la realización de estudios complementarios en los días subsiguientes para confirmar el diagnóstico y comenzar el tratamiento.

Desde Salud & Ciencia hablamos con la Dra. Jésica Tomatis, hepatóloga, miembro de la Unidad de Hígado de Instituto Médico Río Cuarto, quien señaló que “las hepatitis virales se convirtieron en un problema a nivel mundial, así lo determina la OMS con una prevalencia de más de 150 millones de personas consideradas portadores crónicos en todo el mundo y más de la mitad desconoce esa situación por lo que se convierte en una epidemia silenciosa”.

La posibilidad de cura

“Como no da síntomas, la mayoría de quienes tienen hepatitis C lo ignora. Es fundamental encontrar a los pacientes a tiempo, para curarlos antes de que la enfermedad les ocasione un daño irreversible y pueda poner en riesgo su vida. Nunca estuvo tan a la mano la posibilidad de curarse, por lo que es una buena oportunidad para hacerse el test, y en el caso que dé positivo, iniciar el camino a la cura”, sostuvo el Dr. Esteban González Ballerga, Vicepresidente de la Sociedad Argentina de Hepatología (SAHE).

Respecto de la evolución de la enfermedad, la Dra. Tomatis dijo que la hepatitis C es una hepatitis viral ocasionada por un virus que daña o inflama el órgano hepático y “progresa ocasionando cirrosis, lo que predispone al desarrollo de tumores y mayormente, en el estadio final de la enfermedad, lleva a la necesidad de trasplante, es una enfermedad crónica”.

Es posible que muchas personas sientan que no estuvieron en riesgo de haber contraído hepatitis C, por lo que -erróneamente- no consideren necesario sacar un turno y testearse, pero las vías de propagación la hepatitis C son tan variadas y habituales que cualquiera puede haber estado expuesto al virus, por ejemplo, a través de las siguientes maneras: contacto con sangre o productos sanguíneos infectados (en transfusiones); procedimientos dentales o quirúrgicos sin la esterilización adecuada; lesiones con elementos cortopunzantes como agujas o jeringas; compartiendo afeitadoras o cepillos de dientes; utilización de canutos para consumir drogas por vía intranasal; tatuajes o piercings con instrumental mal esterilizado; relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.

Nadie tiene certezas

¿Quién puede tener plena seguridad de no haber contraído el virus en algún tratamiento de conducto que se realizó en los 90, cuando este virus no era todavía muy conocido y las medidas de esterilización de instrumental no eran todo lo universales que son hoy?

“Nos preguntamos cómo puede ser que las personas no sepan que tienen la enfermedad y la verdad es que no tiene síntomas hasta estadios avanzados y muchas de esas personas pueden creer que nunca estuvieron en riesgo de contraer la hepatitis c y creen que no deben hacerse la prueba. La vedad es que las vías de propagación del virus son muy variadas y habituales en cualquier persona, por ejemplo cuando recibimos transfusiones de sangre hace 30 años, antes de los 90, cuando se desconocía este virus y no se realizaban las pruebas sanguíneas que se realizan hoy en día”, aseguró la Dra. Tomatis.

“La propuesta es que todas las personas, a partir de los 18 años, se realicen el test de la hepatitis y esta Campaña ofrece esa posibilidad, disponiendo de turnos cercanos y testeos gratuitos en hospitales de todo el país, de manera que sea más sencillo y ágil sacarse la duda”, manifestó el Dr. Juan José Scali, miembro del Rotary Club de Buenos Aires.

Si el testeo da negativo, la persona sigue con su vida a la vez que recibe información para compartir con su entorno y contribuir a la concientización de sus familiares y amigos. Si, en cambio, el test da positivo, se reconfirmará el diagnóstico con más estudios y el paciente inicia el camino a la cura en ese centro u otro. Desde la organización de la Campaña se lo acompañará desde que saca el turno hasta que se cure.

La asociación Buena Vida difundirá la Campaña en sus redes sociales para que la gente ingrese en el sitio y saque turnos, pero también coordinará el seguimiento posterior de los casos positivos.

“Nuestra tarea, justamente, es garantizar que ninguna persona con hepatitis C quede en el camino, sin curarse, por el motivo que sea. A veces, los pacientes no consideran que lo que tengan sea grave, suponen que el tratamiento tendrá muchos efectos adversos o creen que deberán pagarlo de su bolsillo, pero todo eso no es así. Por eso, con información, acompañaremos a cada uno para que cure su hepatitis lo antes posible”, explicó Rubén Cantelmi, paciente curado y presidente de Buena Vida.

“Todas las personas deberíamos testearnos una vez en la vida para hepatitis C, y es mandatorio si tenemos algún factor de riesgo”, convocó la Dra. Tomatis durante la charla con Salud & Ciencia.

Los tratamientos curan la hepatitis C en más del 98% de los casos son comprimidos que se toman por vía oral una o dos veces al día durante 8 a 12 semanas, prácticamente sin efectos adversos. Están cubiertos tanto por obras sociales y prepagas, así también como a través del sector público para aquellas personas sin cobertura de salud.

Interesados en más información y testeos gratuito ingresar en www.testeodehepatitisc.com.ar También pueden tomarse turnos llamando al 0800-220-0082 de lunes a viernes de 9 a 14.

Por Fernanda Bireni