Rostros y Rastros hijos | padre | Nuevas paternidades

Nuevos modelos de paternidad: más afectivos, responsables y equitativos

La forma de ser padres, ha cambiado en los últimos años, volviéndose más activos y presentes en la crianza de sus hijos. En este día del padre celebramos este avance y te contamos cómo se dieron estos nuevos modelos de paternidades

Las últimas décadas han sido años de cambios vertiginosos, en que se derribaron preconceptos que hemos arrastrados durante mucho tiempo. A lo largo de la historia el rol de la mujer ha sido el de permanecer en el hogar, encargarse de las tareas domésticas y la crianza de los hijos, dejando a las madres todo lo relacionado a la ternura, al afecto y a las emociones. El hombre, por el contrario, se limitaba a ser el proveedor, la ley y la disciplina, trabajando fuera del hogar familiar y dejando en manos de su esposa la tarea de crianza. Su aporte en la crianza estaba más ligado al pasaje de saberes.

Se les dijo toda la vida cómo ser hombres y cómo no ser, no ser como las mujeres; no ser sensibles, vulnerables, y sí ser fuertes e imponentes. La crianza, la ternura y el afecto estuvieron siempre asociados a lo femenino.

Los tiempos cambian y las necesidades también. En la actualidad un hogar tipo necesita que ambos adultos trabajen para poder afrontar los gastos del costo de vida. La mujer también ha ganado terreno en cuanto al desarrollo de su vida laboral y sus libertades, y a partir de ahí las cosas en casa también debieron cambiar.

Hace un tiempo ya, que esta imagen de padre empezó a cambiar. Los varones comenzaron a interesarse en los procesos de crianza, en el vínculo con sus hijos y en el impacto que su paternidad tendrá a futuro.

Estos nuevos modelos de paternidades llegaron para quedarse. Abordamos este tema con la Psicóloga Yamila Dekimpe – M.P: 11289 (@psico.dekimpeyamila), quién nos contó desde la psicología cómo se fueron dando estos cambios sociales y la importancia que tiene la irrupción de estos nuevos modelos de paternidades en la vida de los hijos.

En los últimos tiempos las formas de paternidad cambiaron, volviéndose el padre más activo en la crianza de sus hijos, ¿a qué se debe este cambio social?

- Hoy por hoy, los hombres cuando se convierten en padres aprenden nuevas formas de serlo, cambiando las prácticas de su vida cotidiana y asumiendo un compromiso emocional en su crianza, el asumir este nuevo rol lleva a que vivan su realidad de un modo diferente, logrando una experiencia impactante en sus vidas.

En la actualidad nos encontramos en un periodo de transición del modelo autoritario padre-hijo, para pasar a un modelo donde las formas de vincularse van cambiando, donde al trabajar tanto la madre como el padre ha hecho que este último comience a involucrarse más con las tareas del hogar, en el ambiente familiar y en la crianza de sus hijos.

Esta realidad les dio la posibilidad de descubrirse en este nuevo rol, donde han podido experimentar de un modo diferente al modelo tradicional autoritarios y de distancia donde la mayoría de ellos han sido criados, resultando muy gratificante para ellos estos nuevos modos de vincularse a nivel familiar.

Estos cambios se van dando ya que el modelo de familia donde era el hombre quien salía a trabajar y la mujer se encargaba de la crianza de sus hijos fue modificándose, y en muchos casos ha comenzado el hombre a reducir sus horas de trabajos para que sea la mujer quien pueda dedicarle más tiempo a su oficio. El concepto de familia ha ido evolucionando y los tipos de familias han ido progresando y se han diversificado.

Este cambio abordado desde la psicología, ¿fortalece el vínculo padre e hijo? ¿Mejora la relación?

- Ser un padre presente en la crianza de los niños es fundamental para el desarrollo saludable de los hijos, es importante entender la paternidad como un proceso donde se va aprendiendo “a ser padre” en la marcha.

Un padre que participa activamente en la crianza de sus hijos los ayuda a formarse con mayor seguridad y más confiables, los padres representan una figura de apoyo en los hijos, les permite adquirir autonomía e independencia a los niños, también les da la posibilidad de ser asertivos, los hijos aprenden a manejar sus emociones y a tener mejores relaciones sociales, el ser amado por el padre influye en el desarrollo social, psicológico, sexual y emocional.

Es importante para que esto se dé, que los padres puedan hacerse espacios para compartir con sus hijos, generar el diálogo de manera permanente, que realicen diferentes actividades y compartan juegos entre otras cosas.

¿A qué crees vos que se debe ese interés de querer participar activamente de la crianza de sus hijos? ¿Está relacionado con las experiencias que ellos vivieron con sus propios padres?

- En lo personal considero que este proceso se viene dando a partir de un cambio de paradigma social, también a que los hombres se encuentran vinculándose desde un modelo más cercano, abierto, afectivo y emocional frente a las necesidades físicas y emocionales de sus hijos. También se debe a cambios en relación a la igualdad de género, lo que llevo a involucrarse de manera activa al hombre en la crianza de sus hijos. Este nuevo modelo de paternidad sugiere que la figura del padre deje atrás las prácticas autoritarias, para dar paso a relaciones afectivas más sanas.

Por otro lado, también se está viendo que estos cambios impactan de manera positiva en ellos, generándoles mayor felicidad e impactando de manera efectiva en su desarrollo.

En los padres también genera mayor felicidad, ayudando en su salud, les ayuda a tener mayor estabilidad y satisfacción a nivel familiar, sin embargo, aún queda a nivel social mucho por trabajar en relación a este tema, por ejemplo, las licencias por paternidad, ya que son muy diferentes a las licencias por maternidad y también debería haber igualdad en cuanto a eso, concluyó la profesional.

Los nuevos padres están implicados y comprometidos con la crianza de sus hijos, participan en las decisiones cotidianas y son emocionalmente demostrativos, terminando de esta manera con generaciones para las que esas cuestiones era tarea exclusiva de las mujeres. La emancipación de la mujer y el derecho ganado con mucho esfuerzo, han permitido la aparición de estas nuevas masculinidades que rompen con viejos estereotipos que ya no funcionan en los tiempos que corren. Los varones deben permitirse conectarse con sus emociones, derribar el mito del proveedor, construir una nueva concepción de fortaleza, preguntarse si son el tipo de padre que hubieran querido tener y si lograron ser el padre que deseaban ser.

Por Julieta Varroni