Río Cuarto |

Hoy se celebra el Día del Trabajador de la Cerveza en Argentina

Esta bebida ha crecido a grandes pasos en los últimos tres años. Con gran variedad de sabores, graduación alcohólica y espesor, los productores dejan su impronta en cada alternativa que fabrican para el público.

El 19 de enero se celebra el Día del Cervecero en conmemoración a la fecha de la creación de la Federación Argentina de Trabajadores Cerveceros y Afines. 

Año tras año, existe más gente que se anima a incursionar en este rubro, no sólo en la fabricación de la cerveza, sino también con la implementación de bares, cervecerías o bodegas que comercializan esta bebida. 

Las cervezas artesanales son bebidas que no contienen aditivos ni conservantes sin pasteurizar. Se producen por medio de un proceso natural que parte del grano, malta, y no utilizan extractos ni productos diferentes del agua, levadura, lúpulo y el cereal para hacer la malta.

Según datos de Cerveceros Argentinos, el consumo per cápita anual en la Argentina es de 45 litros. 

Sergio Vélez es quien fabrica la cerveza Juan Sin Miedo, en la ciudad de Río Cuarto. Junto con dos compañeros, arrancó el proyecto en mayo de 2018 y comenzó a rodar la cerveza en agosto de ese mismo año. Producen una cantidad entre 6.000 y 8.000  litros al mensuales y cuentan con 7 estilos distintos: IPA, Golden Ale, Robust Porter, Irish Red, Honey Mint, Choco Berry y Blonde Orange, que es su última incorporación. 

 “Si bien hay más de 200 variedades de cervezas en el mundo, uno produce aquellas que se puedan producir y se consuman acá en Argentina. La mayoría se van aggiornando a los tiempos y al lugar donde se sirven”, explicó el productor. 

Dentro de las más consumidas, Vélez señaló que las golden y las IPA son las más solicitadas y consumidas.

En cuanto a la fabricación, explicó que aproximadamente lleva unas 8 horas, desde la molienda de granos, al macerado, el hervor, el lupulado y el enfriamiento, para luego pasar a los fermentadores. “Depende del gusto del fabricante, pero lleva más o menos 7 días de fermentación y 7 días de maduración”, comentó Vélez, que luego la cerveza sea embarrilada, enlatada o embotellada. 

En los últimos 3 años, las cervezas artesanales han tenido un crecimiento exponencial del 40% por año. Si bien, el consumo de esta bebida artesanal, en el país, ocupa un 2,5% del total de consumo per cápita, de a poco va ganando terreno.

“Es una alternativa diferente. Hasta que salió la cerveza artesanal, las industriales hacían rubia y negra, porque con eso cubrían el mercado. Ahora, las cervezas industriales salieron a ofrecer un montón de productos nuevos, que antes no ofrecían, que van de la mano con el crecimiento de la cerveza artesanal”, señaló el productor e hizo hincapié en que la bebida artesanal se encuentra ocupando un nicho que comenzó a “hacerles ruido” a las grandes marcas de cerveza industrial y que han provocado que algunas hayan decidido servir su bebida industrial de la misma manera que una artesanal.

En la ciudad de Río Cuarto, hay aproximadamente 20 productores de cerveza artesanal. 

El atractivo que tiene la cerveza artesanal es que no tiene conservantes ni aditivos. Es una cerveza natural y que, al haber gran cantidad de fabricantes, cada uno tiene una arquitectura diferente y una manera de concebir el sabor que genera estímulos diferentes en lo paladares de los consumidores. 

“Es importante mencionar que en Río Cuarto se están haciendo cervezas muy buenas e interesantes. Tenemos que tratar de promocionar el consumo de las cervezas locales. Hay lugares que abren y consideran que hay que traer cervezas de afuera para tener un buen producto y deberían darles una oportunidad a los productores locales, que están a la altura de cualquier bebida de afuera, con la diferencia que se consume lo de acá y a buen costo. El crecimiento en calidad y en cantidad ha sido muy bueno en la ciudad”, finalizó Vélez.

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas

Comentá esta nota