Espectáculos | incaa | cine |

Luis Puenzo y la meta del Incaa: "La idea es dar trabajo ahora"

El director cuenta de presente y futuro del organismo nacional.

El presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Luis Puenzo, sostuvo que el presupuesto de la entidad para 2020 se reducirá a la mitad producto de la pandemia de coronavirus, a la vez que junto a su equipo lanzará "en los próximos días" concursos para reactivar la industria, en un panorama que ya "antes de la emergencia era peor" de lo que pensaba.

"Estamos haciendo una serie de concursos que vamos a dar a conocer en los próximos días para mantener activa la industria y que van a tener en cuenta todo el proceso de una película: desde guionistas y directores, hasta productores, actores, etcétera", señaló Puenzo en una entrevista exclusiva con Télam.

A su vez, Puenzo explicó que se tratará de llamados que tendrán en cuenta las posibles restricciones que pueden surgir una vez que el aislamiento obligatorio permita que la actividad audiovisual se ponga en marcha, como, por ejemplo, rodajes acotados en personal.

"Seguramente se van a poder filmar antes cosas chicas que grandes, aunque es difícil de predecir. La idea es dar trabajo ahora", sostuvo el cineasta.

En ese sentido, comentó que los concursos serán entre tres y cinco, de carácter federal y que incluirán, tanto en ficción como en documental, series, películas y formatos web.

A su vez, adelantó, la intención es inyectar dinero en el corto plazo en las actividades audiovisuales que están por fuera de los sindicatos (técnicos y actores, por ejemplo), como las de diseño de producción, que son las tareas que se pueden realizan dentro de la medida de aislamiento.

"Hoy el Incaa no tiene reservas, estamos al día. Evitamos que el dinero quede en el banco, a medida que entra, sale para el bolsillo del que lo necesita. El ingreso viene sólo del Enacom porque las salas están cerradas. Estamos viendo cómo va a ser el futuro. Ese ingreso es mes a mes y en nuestra perspectiva tenemos eso en cuenta", dijo.

Es por ello que, según consignó, están ultimando detalles de cómo será la financiación de los proyectos para finalmente darlos a conocer.

"Los concursos nacen en la coyuntura y tienen en la ley esta posibilidad. Estos van a estar adaptados a la crisis y formarán parte del plan de Fomento. Si bien tenemos en mente rediseñarlo, hoy sigue vigente el anterior", aclaró, a lo cual agregó: "Es difícil pensar en rodajes antes de la segunda mitad del año".

-¿Hablaron con los sindicatos por la reducción de personal en los rodajes que prevén estos concursos?

-Sí, hemos empezado el diálogo. Uno se imagina una película con dos actores en un departamento y el sindicato podría aspirar a películas con 10 actores, lo cual está bien, pero no son las medidas que tome el Incaa las que condicionen. La emergencia está dictada por la pandemia.

-¿Ha habido otros acercamientos con los sindicatos, por fuera de lo estrictamente laboral?

-Sí, firmamos convenios con el Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina y Actores para sostener las obras sociales. Se comunicaron e hicimos dos planes exactamente iguales para el segundo semestre del año, aportando 6 millones de pesos en total a cada sindicato para sus obras sociales.

El panorama era peor de lo que esperábamos. Nos encontramos sin balance ni memoria. Tuvimos que deducir y hacer una pesquisa para reconstruir un estado de situación. Con la emergencia sanitaria una fuente del Fondo de Fomento se canceló bruscamente a cero en una semana. Simultáneamente, se cancelaron los rodajes, algo que es muy difícil por los contratos firmados, algunas producciones estaban en situaciones muy comprometidas, varadas en otros países o provincias El panorama era peor de lo que esperábamos. Nos encontramos sin balance ni memoria. Tuvimos que deducir y hacer una pesquisa para reconstruir un estado de situación. Con la emergencia sanitaria una fuente del Fondo de Fomento se canceló bruscamente a cero en una semana. Simultáneamente, se cancelaron los rodajes, algo que es muy difícil por los contratos firmados, algunas producciones estaban en situaciones muy comprometidas, varadas en otros países o provincias

-¿Cuál es el panorama presupuestario hacia fin de año?

-Nosotros llegamos a evaluar, antes de la crisis, que el Incaa iba a tener un presupuesto anual de 3.600 millones de pesos. Ahora calculamos que si tenemos 2.000, vamos a ser afortunados. Estimamos que el presupuesto será de la mitad. El 50% de esos fondos debe ir a Fomento y el otro 50% son cuestiones operativas. Es obvio que si se reduce el total, se reducen esas mitades. El dinero que sale, no vuelve a entrar.

-Luego de analizar la situación en que recibieron el Incaa en diciembre, ¿el Instituto está mejor o peor de lo que pensaban?

-El panorama era peor de lo que esperábamos. Nos encontramos sin balance ni memoria. Tuvimos que deducir y hacer una pesquisa para reconstruir un estado de situación. Con la emergencia sanitaria una fuente del Fondo de Fomento se canceló bruscamente a cero en una semana. Simultáneamente, se cancelaron los rodajes, algo que es muy difícil por los contratos firmados, algunas producciones estaban en situaciones muy comprometidas, varadas en otros países o provincias.

-¿Analizan realizar alguna denuncia penal a la administración anterior?

-Nosotros pedimos una auditoria a la Auditoría General de la Nación y no tuvimos respuesta. Nos comunicamos con la Sindicatura General de la Nación y estamos trabajando sobre el camino a tomar para verificar ciertas cosas dudosas. Por ejemplo, el VPF (Pago por Copia Virtual, por su sigla en inglés) fue un acuerdo norteamericano por el pago de una copia virtual para digitalizar las salas. Acá (el pago del canon) no terminó cuando se equiparon, sino que se arrastró por una década. Los exhibidores querían seguir cobrándolo y nosotros dejamos de pagarlo, nos parecía algo oscuro, y esto ingresó a la Unidad de Transparencia. En el Incaa hay una Unidad de Anticorrupción y una de Transparencia. Transparencia tiene el VPF, que es uno de los temas que doy como ejemplo. Estas son las dos herramientas con las que contamos para dar un veredicto. Ya no depende mí ni de mi equipo, sino de esa Unidad.

-¿Cómo está trabajando el Incaa en medio del aislamiento?

-Las cuestiones normales de todos los días no han cesado. Somos 700 personas trabajando desde casa y, muchos, muy fuerte, porque no se han parado las cadenas de pago. Tenemos todo bastante controlado. Lo que antes se hacía de manera presencial, se pasó a hacer online. El único inconveniente que tenemos hoy son los expedientes del papel que quedaron en la sede y que no se pueden sacar.

Los estrenos en Cine.ar pueden continuar luego de la pandemia

Luis Puenzo sostuvo que "si es interesante para los productores", los estrenos en el canal Cine.ar y la plataforma Cine.ar Play pueden llegar a continuar luego de que se levante la emergencia sanitaria.

Ante el cierre de salas de cine, debido a las medidas de aislamiento obligatorio dictadas por el avance de la pandemia de la Covid-19, el instituto determinó que quien así lo deseara, podía estrenar sus películas a través de los dos medios que posee.

"Los tanques van a copar los cines del segundo semestre, entonces los estrenos del primer semestre no iban a encontrar pantalla y lo iban a mandar a 2021, con suerte. Era una situación muy grave que teníamos que atender. Trabajamos mucho con los abogados para aplicar la resolución", dijo el director y funcionario.

Así, los productores se garantizaron que sus películas puedan ser vistas acorde su agenda, como también cobrar el subsidio por presentar el filme.

"Tal vez este sistema sigue luego de la emergencia, si es interesante para los productores", comentó Puenzo a Télam.

En los últimos dos meses, Cine.ar Play triplicó su audiencia, mientras que Cine.ar TV celebró acuerdos con canales de distintas provincias para suministrarles películas en la emergencia.

El cobro a plataformas: "Las puertas del Congreso están abiertas a todo el mundo"

Puenzo reafirmó que las plataformas de streaming deben pagar el conocido "impuesto al cine", como lo hacen las salas, aunque resaltó que canalizarlo es un arduo trabajo que implica la reforma de una ley por parte del Congreso Nacional.

"Las puertas del Congreso están abiertas a todo el mundo. Lo digo porque es algo que ya ocurrió. Nosotros modificamos una ley de los 50", especificó Puenzo a Télam, en referencia al trabajo que realizó cuando era presidente de Directores Argentinos Cinematográficos, junto al Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina dirigido por Tato Miller y "varios directores jóvenes que hoy son muy conocidos" en 1994.

"Cuando lo hicimos, fuimos al Congreso, hablamos con legisladores y no le pedimos nada a nadie. Entendimos y lo hicimos. Nos costó dos años de trabajo en la que ninguno filmó una película. Para llevar adelante un proyecto que implica una reforma legal no se puede solo declamarlo, hay que hacerlo. Los jóvenes del cine de hoy deberían conocer lo que implica modificar una ley", sentenció.

A su vez, recordó que al ser un impuesto, el acto debe ser sancionado por el Congreso de la Nación. Ni un Presidente, "ni un funcionario menor como yo", tiene la potestad de gravar a las plataformas.

"Esto es algo que venimos hablando hace años. Se viene trabajando, con abogados, discutiendo qué camino tomar y cuál no. Luego hay que convencer a los funcionarios para que la promulguen. Yo creo que sí deben pagar. Tarde o temprano lo van a hacer. No creo que sea un proyecto de coyuntura. Ojalá se consiga en menos tiempo", explicó.

El realizador abundó que sobre la normativa al respecto "ya corrió mucha agua bajo el puente, mucho discutido, escrito y chequeado. Hay abogados, funcionarios y legisladores que conocen el tema".