Nacionales | INDEC | inflación | índice

La inflación se desaceleró por cuarto mes consecutivo y fue de un dígito: 8,8%

En los últimos 12 meses acumula una suba de 289,4 por ciento y en el primer cuatrimestre, 65%. La división que más aumentó fue vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (35,6%), seguida por comunicación (14,2%)

El índice de inflación finalmente descendió a un dígito, ya que arrojó 8,8% en abril último, informó el Indec.

En el primer cuatrimestre el costo de vida subió 65%, mientras que en los últimos doce meses fue del 289,4%.

La división de mayor aumento en el mes fue vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (35,6 por ciento) por los incrementos en las tarifas de gas, agua y electricidad.

Le siguieron comunicación (14,2%), por las subas en servicios de telefonía e internet, y prendas de vestir y calzado (9,6%) por cambios de temporada.

Las divisiones con mayor incidencia fueron vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (35,6%) en las regiones de Gran Buenos Aires, Cuyo y Patagonia, donde se destacaron las subas de gas, suministro de agua y electricidad y alimentos y bebidas no alcohólicas (6%) en las demás regiones, donde se destacaron carnes y derivados; leche, productos lácteos y huevos; y verduras, tubérculos y legumbres.

Las que subieron menos

Las dos divisiones que registraron las menores variaciones en abril fueron bebidas alcohólicas y tabaco (5,5%) y bienes y servicios varios (5,7%).

Por encima del índice general quedó salud (9,1%), con el conflicto en medio de las prepagas.

Por encima de la inflación nacional también estuvo educación, con el 8,6%. Por debajo de ese nivel quedaron restaurantes y hoteles (7,3%), recreación y cultura (7,1%), equipamiento y mantenimiento del hogar (6,5%); todos, rubros impactados por la recesión, el freno de la economía y un menor poder adquisitivo general.

Transporte subió 6,3% y fue uno de los rubros que pospusieron los aumentos en sus tarifas.

En lo que va del año la división que más aumentó fue vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (110,5 por ciento), seguida por comunicación (106,5%). Dos rubros con fuertes desregulaciones y actualizaciones de precios.

En lo que respecta a alimentos y bebidas, a diferencia de otros meses, no hubo tanta volatilidad en las variaciones de precios en general. Las mayores subas y bajas se dieron en productos estacionales como el tomate redondo, que aumentó 72%, o la lechuga, que bajó 26,6%.

A nivel de categorías, regulados (18,4%) lideró el incremento seguida por estacionales (9,9%), mientras que el IPC Núcleo aumentó 6,3%.

Justamente, este número venía monitoreando el Gobierno, ya que allí puede verse una baja sostenible y una proyección del futuro de la inflación al no considerar los productos estacionales ni los precios de las tarifas de servicios públicos, algo que este mes pegó de lleno.

“La inflación núcleo, que excluye los componentes regulados y estacionales del índice, fue de 6,3%. Este fue el dato más bajo desde enero de 2023”, sostuvieron fuentes oficiales desde Economía.

Además, indicaron que la inflación de abril “volvió a ser muy inferior a la expectativa de los analistas participantes en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM)”.

Desde el Palacio de Hacienda comentaron que “la fuerte desaceleración en los últimos meses se sustenta en el programa económico implementado en diciembre, cuyos pilares son el equilibrio fiscal, el saneamiento de la hoja de balance del BCRA y la implementación de medidas de desregulación y reducción de costos para el sector privado. Esto permitió transitar, en menos de cinco meses, de una economía con expectativas desancladas y alto riesgo de hiperinflación a una que ha generado las condiciones para la reaparición del crédito hipotecario de largo plazo luego de siste años”.

Mirando a mayo

Habrá que ver cuánto más puede llegar a bajar la inflación, y si eso es perdurable en el tiempo, ya que las correcciones de tarifas pospuestas en mayo deberán ocurrir tarde o temprano.

Los conflictos con las empresas de colectivos y la UTA, en los que impacta el boleto de colectivo, o con las deudas de Cammesa y las generadoras de energía, en las cuales falta aún actualizar tarifas, están sobre la mesa.

La Argentina sigue teniendo el porcentaje más alto de la región

Aunque la inflación se desaceleró en los últimos meses, la Argentina sigue teniendo números que, en la comparación con el resto del mundo, son los más altos de la región.

En el “ranking mundial”, Turquía se ubicó por debajo del dato local: según el Instituto Estatal de Estadísticas, ese país tuvo una variación mensual de precios de 3,18% (apenas por encima del 3,16% de marzo) y una interanual de 69,8%.

Con su dato de abril (8,8%), la Argentina también quedó peor posicionada que Venezuela, que registró en el mes una inflación del 2,9% mensual, según el Observatorio Venezolano de Finanzas). Este valor implica, para el país bolivariano, una caída de un punto porcentual respecto de marzo. Así, la acumulada en el primer cuatrimestre es del 10,9% (87% interanual).

“Cabe destacar que este comportamiento inflacionario se produce en un contexto de ajustes graduales del tipo de cambio por parte del Banco Central de Venezuela (BCV), con el objetivo de anclar los precios. Sin embargo, esta política ha generado un atraso significativo del tipo de cambio en comparación con las tasas de inflación, las cuales han venido declinando en el resto del mundo”, detalló el informe del ente estadístico venezolano.

Además, la Argentina quedó por debajo de toda la región latinoamericana, con los mayores aumentos tanto en la medición mensual como en el registro interanual.

Uruguay, por ejemplo, registró una suba de 0,63%, que llevó al 2,84% el alza acumulada en el primer cuatrimestre del año (3,68% interanual), según los datos compartidos por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de ese país. Estos valores ubican a la inflación uruguaya en valores mínimos desde agosto de 2005.

Otro caso fue el de Chile, que en abril tuvo una inflación del 0,5% y acumuló 2,2% en lo que va del año (4% interanual). También Brasil tuvo un registro mucho menor que el local, con un aumento del IPC de 0,38%, que reflejó una aceleración con respecto a marzo (había sido 0,16%).

El alza del costo de vida mensual por debajo del 1% se repitió también en Paraguay, donde la inflación de abril arrojó un 0,8%. Así, acumula en estos cuatro meses 2,8% (0,8 puntos porcentuales por encima de la de marzo) y una inflación interanual del 4% (igual dato que en Chile).