Río Cuarto | inseguridad | Facundo Pereyra | robo

Se habría resistido al robo del celular y lo mataron con un disparo en el tórax

El remisero Facundo Pereyra, de 46 años, habría intentado salvar el teléfono del asalto, pero uno de los menores le dio un balazo en las costillas y le causó la muerte. A esta última conclusión llega el informe de autopsia que recibió el fiscal Javier Di Santo

Facundo Pereyra se habría resistido a que le roben el celular en un asalto y por eso le habrían dado un balazo que le atravesó el tórax de derecha a izquierda y de arriba a abajo para terminar con su vida. Es la hipótesis que manejan los investigadores sobre los últimos momentos con vida del chofer de Remises Ya el domingo a la madrugada, cuando fue víctima de un violentísimo episodio protagonizado por un grupo de chicos de entre 14 y 16 años de edad en el barrio Ciudad Nueva.

Con los primeros avances de la investigación por el crimen, se conoció en las últimas horas que Pereyra le habría opuesto resistencia al intento de asalto armado protagonizado por un grupo de púberes y adolescentes.

En tal sentido, una de las principales hipótesis hasta ahora es que el trabajador del volante intentó quedarse con el teléfono celular que los jóvenes delincuentes querían como botín.

También se pudo establecer que, mientras un par de adolescentes abordaron el remís en Banda Norte, en proximidades del Mercado de Abasto, los otros lo esperaban en Ciudad Nueva, en el lugar donde finalmente ocurrió el homicidio en ocasión de robo.

Sobre este último punto, ayer trascendió también que en el lugar se habría estado desarrollando una fiesta clandestina y que habría sido un llamado telefónico desde la calle el que dio aviso del violento episodio a la Policía.

Qué dijo la autopsia

Por otro lado, la reconstrucción de los hechos que hasta el momento logró establecer la investigación judicial indica que la muerte de Facundo Pereyra se produjo como consecuencia de un disparo de arma de fuego en el tórax.

En lo que hace a la mecánica del hecho, se cree que el remisero recibió un balazo en la zona costal derecha y el proyectil le atravesó todo el cuerpo en forma oblicua para quedar finalmente alojado en el glúteo del lado opuesto.

Pereyra habría agonizado unos instantes antes de caer muerto en el lugar, indicaron fuentes policiales.

Por otro lado, dentro del ámbito de la investigación que lleva adelante la Justicia creen que el arma utilizada para el ataque sería de calibre 32, aunque el artafecto todavía no fue ubicado.

Un antecedente trágico con la misma empresa

Otro homicidio en ocasión de robo de un remisero, Rubén Cabral, es el antecedente inmediato más parecido al del reciente crimen de Facundo Pereyra el fin de semana pasado.

Al igual que el hombre de 46 años fallecido el domingo, Cabral fue asesinado cuando trabajaba a bordo de un coche al servicio de la empresa Remises Ya.

Corría el 14 de septiembre del 2013 cuando Jonathan Ezequiel Busnelli (22) lo asaltó en barrio Alberdi y en ese marco le dio dos disparos que terminaron con su vida.

Dos años después, Busnelli fue condenado en un juicio con jurados populares a 20 años de prisión por ese asesinato. En medio del juicio, se había declarado autor de los disparos mortales.

En tanto, su cómplice, Micaías Miatello (21), recibió una sentencia de tres años y medio de prisión por "encubrimiento agravado".