Tranquera Abierta | Inta | Pergamino | Pampa Húmeda

Aprovechamiento de pasturas en primavera

Por esta época del año la naturaleza ofrece la oportunidad de lograr una gran cantidad de forraje a bajo costo, sin embargo hay que tener en cuenta su planificación de uso para no tomar decisiones demasiado tarde.

El INTA difunde recomendaciones para un uso más eficiente de forrajes, brindando indicaciones tanto para el destino de aquellos excesos de pasturas, como para las técnicas de almacenaje.

Durante julio y agosto el déficit de forrajes es recurrente sobre todo por las bajas temperaturas, por transitar días más cortos y, en el norte de la región pampeana húmeda, se suma el factor de la escasez de lluvias; por tales motivos existe una baja disponibilidad de forrajes en la región.

“Cuando las temperaturas, a mediados de agosto, comienzan a superar los 10º y los días se empiezan a alargar en el inicio de la primavera, esto hace que las pasturas en base a alfalfa, gramíneas o pastizales se incrementen notablemente. En el transcurso de 45 días las tasas de crecimiento se pueden cuadruplicar o sextuplicar, lo que implica una alta masa de forrajes que en la medida que quisiéramos hacer eficiente el sistema de producción, tenemos que planificar su uso correctamente”, indica el ingeniero agrónomo Omar Scheneiter profesional del Grupo Forrajes del INTA Pergamino en el siguiente video. “De lo contrario la pastura que no se utiliza, se pierde”.

Pasturas en primavera

Las decisiones no pueden esperar a mediados de septiembre u octubre, por lo tanto hay que pensar cómo se van a aprovechar los excesos de forrajes que se producen al comienzo de la etapa primaveral.

“Hay dos opciones básicas, aquellos establecimientos que están suplementando la hacienda con concentrados o granos, tienen que empezar a pensar en una estrategia para mediados de agosto y comenzar a incrementar las cargas de pasturas, que tengan una mayor participación en la dieta del animal. La otra opción es en aquellos campos que no tienen la capacidad de absorber ese forraje extra ; la opción es conservar los excedentes en silos cuando se trata de un cultivo anual”, indica el experto y agrega que “hay que tener en cuenta que en octubre, las tasas de crecimiento de las pasturas son muy elevadas, sin embargo las lluvias pueden hacer que se haga dificultosa la tarea de obtener un heno de buena calidad; entonces una alternativa es conservar el forraje húmedo, normalmente en silaje y la otra es conservar en forma de heno, caso en el cual hay que aclarar que será necesario hacerlo cuando tengamos un horizonte de 5 días sin lluvia”, remarcó.

https://twitter.com/IntaPergamino/status/1288076823889416200

La recomendación general es, en primavera, aprovechar la oportunidad que brinda la naturaleza de tener gran cantidad de forraje a bajo costo; sin embargo hay que tener en cuenta y planificar con anticipación el uso de ese forraje en la segunda quincena de agosto y no esperar más tarde cuando ya podría hacer dificultosa la toma de decisiones acertadas.