Deportes | Iván Delfino | Estudiantes de Río Cuarto |

Estudiantes de regreso a la ciudad regeneró y ahora planifica lo que viene

El equipo que dirige Iván Delfino regresó a Río Cuarto y fue abrazado por la pasión y agradecimiento de sus hinchas y fanáticos. Ayer hicieron tareas regenerativas; hoy descansarán, para retomar mañana en el Predio.

El trayecto de Estudiantes de Río Cuarto fue realmente a destacar durante el 2023. Aún con traspiés, cambio de DT, de aire, bajas sensibles por lesiones y todo eso que tiene el fútbol que lo vuelve emocionante e irracional, demostraron que ser protagonistas campaña a campaña es lo suyo. No solo por los logros deportivos, sino también por la capacidad de resiliencia del equipo.

Bajo la dirección técnica de Iván Delfino, Estudiantes cerró la primera fase en la 4° posición de la tabla de posiciones con 55 unidades. En su momento se habían mostrado ante últimos en la tabla y recientemente fueron noticia en portales nacionales del mundo del deporte, por ser el equipo que más sumó los últimos cinco meses entre Primera Nacional y Liga Profesional. Un verdadero orgullo que habla de compromiso y entrega; de que “no esta muerto quien pelea”.

Los del imperio clasificaron a los cuartos de final del reducido tras vencer 1 a 0 a Mitre de Santiago del Estero en los octavos de final y ganaron en los cuartos tras igualar ambos duelos 0 a 0 ante Atlético Rafaela por ventaja deportiva.

Finalmente cayeron en semifinales ante Deportivo Maipú el último domingo tras el 1 a 1 en el resultado global.

Esta es la tercera vez que Estudiantes clasifica y pelea por el ascenso a Liga Profesional de las cuatro temporadas que llevaba participando en la categoría. Un mérito sumamente valioso y a considerar por parte de la dirigencia celeste.

En 2020-21 perdió dos finales, en 2021 no accedió, en 2022 quedó eliminado en cuartos de final y el reciente boleto hasta semifinal de vuelta en el Reducido del 2023.

Detalle no menor, es que quedó al margen del reducido sin perder partidos. La última derrota fue en la fase de regular el 16 de octubre ante Nueva Chicago por 2 a 1.

Las estadísticas hablan, pero mucho más habla de este grupo y plantel la gran ilusión por pelear hasta el último segundo en Primera Nacional.

Estudiantes de Río Cuarto se lo propuso y salió a la cancha, como tantas otras veces, en busca de los puntos que se traducen en abrazos de gol. Esta vez hubo gol, hubo empate y también el eterno agradecimiento de sus hinchas y fanáticos por todo lo conquistado por la camiseta.

En ese contexto y post partido en Maipú, el técnico celeste declaró y dejó en claro “los errores son los que te pueden costar un partido y nosotros sacamos provecho del gol y después nos equivocamos al final en los últimos minutos. Tal vez nos quedamos con las manos vacías luego de todo el trabajo que habíamos hecho” inició. Y agregó que obviamente están doloridos, “muy doloridos” y que obviamente querían que las cosas fueran diferentes. “Por errores propios nos quedamos con las manos vacías” añadió.

El técnico también hizo alusión a la baja significativa que sufrieron a los pocos minutos del inicio del partido con un Fernando Belluschi que se resintió la rodilla y debió salir del juego. “De todas formas el equipo siempre dio muestras de reponerse de eso o esas situaciones porque nos pasó en los últimos partidos” comentó.

Delfino claramente volvió a resaltar que la sensación es rara porque consiguieron un empate, pero no fue suficiente para alcanzar el deseado pase a final. De igual manera destacó la labor y entrega de todo su plantel para encarar este gran desafío, siempre con compromiso y muestras de carácter.

Finalmente, desde la institución dejaron saber que el plantel, que retomó ayer las tareas regenerativas en el Estadio, entrenará hasta el viernes y luego sería licenciado hasta los primeros días de enero. Todo esto considerando que se estima que el torneo 2024 comience muy temprano en el calendario AFA.

Sin dudas la semana dejará un sabor amargo para hinchas y fanáticos que aún no pueden creer los poquito que faltó, pero en las propias calles de la ciudad todos reconocer la enorme tarea de Delfino y su equipo para batallar en la segunda mitad del torneo y hasta instancias de semifinal.

En un torneo largo, arduo y aguerrido, los leones del imperio vuelven a ser el orgullo de toda la ciudad y reconocidos a nivel nacional.

Lo que sigue, será descansar, planificar y repensar nuevos esquemas de trabajo junto a la dirigencia para poder proyectar un nuevo año en la segunda categoría del fútbol argentino.