Policiales | Jonathan Daniel Palacios | Narcolavado | PSA

Con la detención de Jonathan Daniel Palacios, son once los presos por narcolavado

El joven está acusado de formar parte de la banda que encabezaba Claudio Torres. Era buscado hacía dos años. En los últimos tiempos, se había instalado en una quinta ubicado sobre la ruta 158 en Las Higueras

Con la detención de Jonathan Daniel Palacios -el último prófugo- la causa de narcolavado suma once detenidos en el marco de la investigación que lleva adelante el Juzgado Federal de Río Cuarto.

Palacios, de 29 años, fue detenido en la tarde del lunes por personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), tras una persecución que se inició en Las Higueras y terminó con un siniestro vial en barrio Los Paraísos de nuestra ciudad, cuando el acusado embistió un móvil de la fuerza federal.

La investigación de la banda de narcolavado se inició en 2014, pero el proceso se aceleró a partir del 16 de enero de 2019 cuando Claudio Lorenzo Torres (43), el denominado “zar” de la droga en Río Cuarto, fue acribillado de ocho balazos al frente de su domicilio en calle Laprida al 1200 de barrio Fénix, en el momento en que llegaba en su automóvil Audi TT. El crimen sigue impune.

A las pocas horas del resonante crimen, el juez federal Carlos Arturo Ochoa, dispuso un amplio despliegue policial de diferentes fuerzas, con allanamientos, detenciones y un secuestro millonario de dinero, automóviles y diferentes bienes de los involucrados en la organización criminal, que incluso llegaron a cabañas de Alpa Corral.

Desde ese momento, Palacios figuraba en la lista de los buscados por el juez Ochoa, por lo que se dispuso el pedido de captura internacional, con una fianza de medio millón de pesos para quien aportara datos para dar con su paradero.

La secretaria Penal del Juzgado Federal, Lucía Storani, destacó que se llegó a Palacios tras una investigación que venía llevando adelante la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Durante estos casi dos años de intensa búsqueda, Palacios estuvo oculto en varios lugares y desde hacía unas semanas se había instalado en una quinta de Las Higueras, ubicada sobre ruta nacional 158, a la altura de calle Las Acacias.

narcolavado.jpg
La persecución terminó con un choque en barrio Los Paraísos.

La persecución terminó con un choque en barrio Los Paraísos.

Luego de la detención del último prófugo, la Justicia ordenó un allanamiento en el inmueble de la vecina localidad.

Personal de la PSA secuestró varios elementos en el procedimiento, que fueron puestos a disposición de la Justicia.

Está acusado de “haber participado en una organización criminal destinada a organizar y financiar actividades relacionadas con la obtención, distribución y transporte de estupefacientes, para su posterior comercialización".

Palacios fue trasladado ayer a la Unidad Penitenciaria Nº6 y en los próximos días será indagado -vía virtual por los funcionarios judiciales. Esta medida se podría realizar hacia fin de esta semana o la próxima.

En el marco de la investigación por la banda delictiva, está detenido el exjefe de la División Investigaciones de la Unidad Departamental Río Cuarto, Gustavo Oyarzábal.

Palacios y Cristian Fabián Ortíz eran los dos prófugos que tenía la voluminosa causa judicial, pero el denominado lugarteniente de Torres fue detenido a fines de noviembre 2019 en la ciudad de Córdoba.

Espera

Con la detención de Palacios se suman nuevos elementos a la causa, que se encuentra en revisión en la Fiscalía para su elevación a juicio.

El 24 de julio del año pasado se conoció la resolución de la Cámara Federal de Córdoba, que avaló los procesamientos de Gabriel Bossi, Andrés Hernán Rivarola, Mariano Martín Rivarola, Cristian Andrés Berti, Jonathan Jesús Monserrat, Gabriela Sueli Suárez, Cristian Andrés Schiarolli y Mario César Battistini.

Por otro lado, revocó el procesamiento de HernánEduardo Domínguez y determinó falta de mérito para su procesamiento.

También revocó el procesamiento con prisión preventiva de Víctor Ariel Cortez, que estaba acusado de lavado de activos de origen delictivo agravado, por haber sido cometido con habitualidad.

La investigación por el narcolavado comenzó en 2014, pero explotó cuando mataron a Torres.

La organización usaba como pantallas la venta de autos, un local gastronómico, un lavadero y un quiosco.

La Justicia secuestró bienes por 450 mil dólares, más 2,6 millones de pesos, 87 mil dólares en efectivo, títulos y joyas.

La pesquisa judicial no estuvo exenta de dificultades. Después de tener serios problemas con agentes de la Policía Federal y de Gendarmería, el juez Ochoa terminó utilizando a la Policía de Seguridad Aeroportuaria para llevar a cabo las tareas de la instrucción.

De hecho, dos de los gendarmes que iniciaron la investigación de la banda de Torres fueron involucrados por escuchas telefónicas en otra causa de narcotráfico y terminaron presos.

Por otra parte, en las últimas horas se conoció que el Juzgado local resolvió una prórroga de la prisión preventiva de Oyarzábal, el exjefe de Investigaciones de la Departamental Río Cuarto que acaba de cumplir dos años presos.