Río Cuarto | José Ignacio de Mendiguren | BICE | elecciones

De Mendiguren: "Tras las elecciones, hay que hacer un gran acuerdo"

El presidente del Bice señaló que es necesario un pacto como el que se hizo después de la crisis del 2001. "Lo primero que hay que saber es que cavando grietas no tenemos salida", dijo el empresario. Evocó a De la Sota

-Sabemos que usted está escribiendo un libro sobre los 20 años de la crisis del 2001 y que tiene un gran recuerdo de José Manuel de la Sota.

-Así es. Tengo un gran recuerdo de José Manuel. Cómo se lo extraña. Particularmente yo, mucho. En el 2001 yo era ministro y él gobernador de Córdoba. Estábamos en una situación casi terminal para la Argentina. Y el aporte de José Manuel fue clave. Yo estoy escribiendo un libro. Se cumplen 20 años de ese momento. Y uno de los ejemplos para salir de eso fue la verdadera política, la política con mayúsculas. La crisis era de tal nivel que tanto el radicalismo como el peronismo comprendieron que había que dejar atrás enfrentamientos y que de la crisis había que salir juntos. Hubo un acuerdo que lo personificaron (Raúl) Alfonsín y (Eduardo) Duhalde pero en el cual José Manuel tuvo una importancia extraordinaria. En ese momento dijeron que durante la crisis había que salir juntos y que después cada uno seguiría su camino. Y esto es clave -afirmó en diálogo con Puntal AM!

-¿Ésa es la receta para hoy?

-Yo estoy absolutamente convencido de que pasadas las elecciones Argentina tiene que ir a un acuerdo con esa matriz y con esa memoria. Después se ve el contenido. Pero lo primero que hay que saber es que cavando grietas no tenemos salida.

-La grieta se ha profundizado mucho. ¿Cómo salimos de ella?

-Con respuestas concretas. En el 2001 fue una crisis muy complicada porque todo había explotado. Argentina había declarado el peor default de la historia de la humanidad. Ustedes lo recuerdan: 18 monedas circulaban en la Argentina, cada provincia tenía su propia moneda y los bancos estaban cerrados. Con la implosión de la convertibilidad se habían roto todos los contratos. Desde lo político fue terrible: había votado el 40 por ciento del padrón dos meses antes. Estaba el que se vayan todos. Cinco presidentes en diez días. Qué peor cosa podía haber. ¿Pero qué sucedió? Ahí la diferencia. Primero, el acuerdo político ante la gravedad de la situación. Segundo, una definición política, y lo vuelvo a rescatar a José Manuel. De acá se sale con una alianza con la producción. La especulación financiera en la que se había convertido la convertibilidad, que en un principio había sido un plan de estabilización pero después se la mantuvo hasta la insolvencia, requería un fuerte shock productivo. Por eso yo fui el primer ministro de la Producción de la Argentina en toda su historia. En ese momento se anunció esa alianza con la producción. Yo era presidente de la UIA y se crea este ministerio. Recuerdo que con José Manuel discutimos temas concretos de lechería y de la industria automotriz. De su experiencia con Brasil en torno de la cual fue clave su período de embajador allí. Hasta una anécdota: él fue con el Tango 01, el avión presidencial, a Brasil a traer insulina, además de hablar con Fernando Cardoso.

Yo estoy escribiendo un libro. Se cumplen 20 años de la crisis del 2021. Y uno de los ejemplos para salir de eso fue la verdadera política, la política con mayúsculas Yo estoy escribiendo un libro. Se cumplen 20 años de la crisis del 2021. Y uno de los ejemplos para salir de eso fue la verdadera política, la política con mayúsculas

-Repasando: para usted hay que hacer un acuerdo político para después de las elecciones, ¿no?

-Exacto. Hoy no estamos en ese nivel de crisis. Entonces lo primero que hay que hacer es el acuerdo. Lo mismo que en el 2001. Porque nosotros no dudamos que hoy la Argentina tiene la brecha más grande entre la Argentina real, ésta de los conflictos, de la pobreza y de la indigencia, y la Argentina potencial. Y esto no se está discutiendo. ¿Tenemos una minería? Sí. ¿Tiene la misma cordillera que Chile? Sí. ¿Cómo puede ser que exportemos el 10 por ciento de lo que exporta Chile? Tenemos una agroindustria poderosísima. Vengo de Armstrong. Récord de ventas en maquinarias agrícolas. Integrar la cadena agroindustrial nos lleva a 100 mil millones de dólares de exportaciones. La tenemos que concretar. Tenemos uno de los caladeros de pesca más importantes del mundo. Hay una fortuna ahí abajo y nosotros exportamos nada más que 2 mil millones de dólares.

-¿Qué opinión le merecen las últimas medidas del gobierno nacional como el congelamiento de precios?

-Primero es el horizonte. En el 2002 nos mataban todos. Pero de la peor crisis económica, política y social de la Argentina se pasó el período de crecimiento más largo de la historia. Del 2003 al 2011. Quiere decir que la Argentina tiene un emprendedurismo en el campo, en la industria y en los servicios de una magnitud importante. ¿Sabe quién financió esos 16.500 millones de dólares que generó el año 2002, el mismo de la crisis, de superávit comercial? El desatesoramiento de los argentinos. El FMI no solamente que no nos prestó sino que cobró 1.800 millones de dólares. Es más: blindó a Brasil y le dio 30 mil millones y blindó a Uruguay y le dio 3 mil millones. Todo esto lo cuento en el libro. ¿Pero sabe por qué? Porque ya la daban por explotada a la Argentina y para que la onda expansiva no los perjudicara. ¿Qué pasó? Lo que nadie imaginaba. Los argentinos tienen, dentro y fuera del sistema, un PBI entero. Argentina tiene los sectores con los negocios que el mundo pide: agroindustria, minería, energía y pesca. Y tiene la capacidad transformadora de su gente para que se le agregue valor.