Nacionales | joven | zona | Policía

El ADN reveló que es de Facundo el esqueleto encontrado en Villarino

Aún se desconocen las causas de la muerte del joven desaparecido luego de ser interceptado por la policía.

Los restos esqueléticos hallados en un cangrejal de la zona de Villarino, en el sur de la provincia de Buenos Aires, pertenecen a Facundo Astudillo Castro, el joven de 22 años desaparecido desde el 30 de abril, cuando emprendió un viaje a dedo desde la localidad de Pedro Luro hacia la casa de su expareja en Bahía Blanca.

La confirmación surgió de fuentes de la investigación a la prensa luego de establecerse la identidad por medio de una coincidencia de ADN en un 100 por ciento, si bien desde el Juzgado interviniente se señaló que la comunicación oficial se realizará recién mañana.

Más allá de la determinación de la identidad, resta aún conocerse la fecha del deceso y la causa.

Según la Policía, el joven fue interceptado e infraccionado por agentes de la comisaría de la localidad de Mayor Buratovich por incumplir con la cuarentena.

Una productora ganadera de la zona dijo haberlo llevado en su vehículo desde ese punto en dirección a Bahía Blanca y dejarlo cerca de unas vías.

El pasado 15 de agosto fue encontrado un cuerpo esquelético en una agreste zona de la ría de Villarino, cerca del lugar en el que dijo la testigo haber dejado a Facundo, cuya altura y edad coinciden con la descripción que dio ante la Justicia la mujer.

Los restos óseos hallados fueron llevados a la ciudad de Buenos Aires para ser sometidos a una autopsia en el laboratorio del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) en la ex Esma.

Después de trascender en la tarde de ayer la información sobre la identificación de los restos, el Eaaf aclaró que desde allí "no informamos resultados de ADN hasta no comunicar al juzgado y la familia y sólo lo hacemos con su autorización", y señaló que "en este caso no hubo tal comunicación". También el juzgado emitió un comunicado en el que señala que el informe de la autopsia aún no obraba en su poder.

Sin embargo, varios medios recibieron la confirmación acerca de la identificación positiva de las que nombraron como fuentes seguras.

Los restos se encontraban semienterrados, en avanzado estado de descomposición, y en principio databan de al menos 90 días.

El cadáver fue hallado por pescadores en un curso de agua en una zona conocida como Bahía de Ballenas, entre la localidad de General Daniel Cerri y Villarino Viejo.

Se informó que en esa zona ya se había realizado antes un rastrillaje en búsqueda del joven, que estuvo 107 días desaparecido, personal de la Policía Federal.

Poco después del hallazgo de los restos, a escasos metros fue localizada una zapatilla igual a la que llevaba el joven el día de su desaparición.

La mamá del joven, Cristina Castro, en todo momento sostuvo su convicción "de madre" sobre que se trataba de su hijo, por cuya muerte responsabiliza a la policía bonarense.