Río Cuarto | juego | online | estado

Tras la aprobación de la ley, alertan sobre la necesidad de concientizar en ludopatía

Luego de la sanción de la Legislatura cordobesa, Puntal habló con Débora Blanca, una de las máximas especialistas en la problemática a nivel nacional, quien consideró que es clave un trabajo en los medios de comunicación, escuelas y barrios respecto a la temática

Tras la aprobación en la Legislatura cordobesa del proyecto que reconoce las apuestas online, a pesar del rechazo de numerosos sectores como el de la salud, que alertó sobre el impacto que generaría, y de las comunidades religiosas, que mostraron preocupación sobre cómo afectaría a los más vulnerables, ahora el debate pasa por cómo se aplicará la normativa.

En este marco, Puntal habló con una de las máximas especialistas en ludopatía a nivel nacional, autora de libros como “Cuando el juego no es juego ¿es una adicción?”, Tratado sobre el juego psicológico” y “La adicción al juego ¿no va más?”, la psicóloga Débora Blanca (se puede conocer su trabajo en www.deborablanca.com).

Entre otros puntos, destacó que es fundamental que se realicen campañas de concientización y visibilización de la patología, desde el Estado, en medios de comunicación y con talleres en las escuelas, considerando que los jóvenes son la franja etaria más expuesta. En tanto, destacó que los principales indicadores para las familias, que tomen noción de que están ante un caso de ludopatía, tienen que ver con grandes cambios en los tiempos y movimientos de dinero de la persona con el problema.

“El Estado debe estar muy atento. La ludopatía no es una adicción de la que se hable demasiado, pero está catalogada como la adicción del siglo XXI, entonces falta mucho y el Estado debe estar más atento con el juego online”, sostuvo Blanca.

Además de su trabajo clínico con pacientes ludópatas y sus familias, Blanca forma parte del área de responsabilidad social de Codere Argentina, empresa que en Buenos Aires tiene 10 salas de juego, y señala que esta industria está obligada a tener un área de estas característricas sociales. “La mayoría lo que hace es poner carteles en los que dicen que jugar es perjudicial para la salud y no mucho más que eso, pero nosotros hicimos un programa de juego responsable, con capacitación a los empleados, charlas de prevención en los barrios, todo antes de que se legalizara el juego online en Buenos Aires”, comentó la especialista, quien recordó que en otros países como España (donde se aprobó en 2011), “se multiplicó notablemente el número de adictos al juego”, indicó.

Señaló que en Argentina, cuando cerraron las salas de juego por la pandemia, “la mayoría de los jugadores que son presenciales empezaron a hacerlo online, salvo aquellos que venían con tratamiento y fue un alivio saber que las salas estarían cerradas”, comentó. Aclaró que quienes estaban con la patología empezaron a jugar de manera virtual o con otros consumos como el del alcohol o drogas, o incluso las compras online.

“Cualquier actividad online precipita el impulso, es más fácil intoxicarse de eso cuando es online, porque uno no tiene que movilizarse, puede hacerlo desde su casa, es con un solo click”, dijo sobre los consumos que son favorecidos en quienes hay un campo predisponente, “no todos los que juegan son ludópatas, se puede jugar y divertirse, así como el consumo de alcohol, por ejemplo”, explicó.

Por otra parte, indicó que en los consumos online es más difícil que las familias se den cuenta de que hay algo malo que está pasando, “los indicadores que tienen de que, por ejemplo, su hijo está jugando, son distintos a que si va al bingo”, sostuvo.

- Se entiende que la legislación sólo da un marco a una actividad que existía previamente, ¿qué debería hacer el Estado para dar contención a quienes queden expuestos a esta problemática?

- Creo que el Estado debe estar muy atento. En nuestro país se hacen algunas acciones de prevención. La ludopatía no es una adicción de la que se hable demasiado, pero está catalogada como la adicción del siglo XXI, entonces falta mucho y el Estado debe estar más atento con el juego online, hacer campañas de prevención, hablarlo en los medios de comunicación. Es importante que los familiares de la persona con la patología tomen conciencia del problema, porque el ludópata no pide ayuda hasta que entra en la fase de desesperación, como todo adicto, como cuando se dice que ‘tocó fondo’. Recién ahí blanquea la situación, dice cuánto debe y pide ayuda.

En esta línea, explicó que además de las campañas de concientización, se deben realizar talleres en las escuelas, “porque el juego online y especialmente las apuestas deportivas, van a un público más joven, chicos a los que les gusta el deporte, y con el peligro de que muchos tienen conocimientos sobre el tema creen que es distinto a la ruleta, que consideran de azar y no es lo mismo que los partidos”, sostuvo la especialista.

Responsabilidades

Por otra parte, Blanca sostuvo que el Estado debe obligar a la industria del juego, a las empresas que ofrecerán el juego online, a hacer un programa de juego responsable, “creo que hay que ser cuidadosos con los mensajes que se dan y la publicidad, la invitación que se hará a jugar, porque las empresas saben cuándo alguien está jugando compulsivamente”, comentó Blanca.

Señala que suele suceder que un usuario comienza apostando solamente en relación al fútbol, y luego lo hace con muchos otros deportes, “eso es un indicador para las empresas de que están con alguien que cayó en la problemática, y deben ofrecer un sistema de autoexclusión como en el juego presencial, y que sea eficaz”, dijo, mientras que consideró fundamental que las empresas corroboren que quien está participando es una persona mayor de edad.

- Más allá del control que pueda hacerse de los equipos en el hogar, ¿qué tipo de indicadores pueden tener en cuenta las familias ante un posible caso de ludopatía?

- Los indicadores son más o menos los mismos que en los del juego presencial, aunque son menos. Si la persona está mucho con el dispositivo tecnológico, si está irascible, si no duerme, está ansiosa, si de repente aparece mucho dinero en la casa y no se sabe de dónde viene. Del mismo modo, si de repente falta mucho dinero, o si empiezan a llamar hablando de préstamos o si hay un prestamista que hace llamados, todos los movimientos raros de tiempo y dinero. Además, hay muchos robos o no cobraron el sueldo, incluso se llegan a inventar secuestros. El adicto cuando está en esa situación es capaz de inventar cualquier hazaña, muchos de los indicadores tienen que ver con esos puntos.

Por otra parte, Blanca comentó que, como familiar, no hay que pagar las deudas del ludópata, “es algo que en los tratamientos lo trabajamos todo el tiempo, porque en general lo que hace el familiar para tranquilizar es pagarlo o le da la plata para que vaya al prestamista o al banco, y ese dinero nunca llega a destino”, sostuvo la especialista.

Luis Schlossberg. Redacción Puntal