Río Cuarto | Juguetes | gente | alimentos

Dulces por juguetes, una particular campaña pensando en el Día del Niño

Sandro Florit coordina esta iniciativa con el objetivo de entregarlos en centros comunitarios de los sectores más vulnerables y a los pequeños internados en el Hospital. "La gente está acompañando mucho", aseguró

Se acercan los festejos por el Día del Niño y ya hay campañas para juntar juguetes y golosinas que serán entregados en los sectores más vulnerables de la ciudad. En un contexto complicado por la crisis económica, las necesidades son muchas y ya hay vecinos que quieren asegurarse que ningún chico se quede sin su regalo para esta festividad.

Tal es el caso de Sandro Florit, un comerciante que tiene un local en la calle Estrada al 1300, donde recibe a los clientes con una propuesta de intecambiar juguetes por dulces que le compra al taller protegido municipal Tobar García.

“Cuando empezó la pandemia empezamos a organizarnos para juntar alimentos no perecederos y luego entregarlos en merenderos”, explicó Florit y agregó: “Durante la primera parte de la cuarentena, a quien hacía un pedido desde su domicilio, si donaba un alimento no perecedero, yo le hacía canje con un producto de nuestro negocio”.

Florit aseguró: “Por suerte nos fue muy bien y pudimos asistir a 8 merenderos de barrios más vulnerables de la ciudad” y comentó: “A partir de esto, hace unos días definimos continuar el trabajo con los alimentos, pero sumar un cambio por juguetes para el Día del Niño”.

Sandro precisó que, ante esta iniciativa, comenzaron a entregar un dulce de los que produce el taller protegido municipal Tobar García a cada persona que lleva juguetes como donación.

“Nos pusimos en contacto con los coordinadores del taller, quienes querían donarnos los dulces, pero decidimos comprarlos para también ayudar a la gente del Tobar”, detalló el vecino.

- ¿Qué respuesta han tenido por parte de la ciudadanía con relación a la convocatoria?

- Ha sido muy buena; no solamente en la de alimentos, sino también con la de juguetes. Si bien es una campaña que tiene pocos días, hemos contado con muchas colaboraciones.

Sandro resaltó que el objetivo es repartir los juguetes a algunos merenderos de la ciudad y a los niños que se encuentran internados en el Nuevo Hospital San Antonio de Padua. “Soy feliz haciendo esto, hace 40 años que soy verdulero y siempre me gustó colaborar”, remarcó el comerciante, quien consideró: “Actualmente tenemos una situación complicada para todos, pero, si bien fue una idea nuestra y empezamos a llevarla a cabo, no hubiéramos podido mantenerla si no fuera por la gente, que nos dio una buena respuesta y nos motivó a seguir”.

Detalló que los costos de los juguetes son muy elevados y que es más difícil contar con la colaboración de la gente que con lo que pueda ser respecto de los alimentos no perecederos. Sin embargo, insistió en el acompañamiento de la ciudadanía a este tipo de campañas. “Nuestra idea es poder ayudar a los chicos para esta fecha tan importante”, completó.