Río Cuarto | juicio | corrupción | jurado

Postergan juicio por corrupción en un jardín: la acusada tiene Covid-19

La audiencia iba a arrancar ayer, pero Mariela Ríos (43) contrajo la enfermedad en el pabellón de mujeres y se reprogramó para el 28 de octubre. Hoy, se hace el juicio por jurado a Valeria Olmedo, que está con domiciliaria

El inusitado avance de Covid-19 dentro de la cárcel de Río Cuarto trastocó los planes de la Justicia.

Ayer, debía arrancar el juicio a Mariela Ríos, la exmaestra jardinera de Viamonte acusada de abusar y corromper a varios niños de 5 y 6 años. Sin embargo, la Cámara Segunda del Crimen tomó conocimiento de que la mujer está dentro de los 88 casos positivos de coronavirus dentro de la cárcel, por lo tanto la audiencia debió postergarse.

La nueva fecha para el inicio del juicio será el 28 de octubre próximo y estará a cargo del vocal Emilio Andruet.

En esa ocasión la docente deberá responder a la imputación por los delitos de abuso sexual agravado, exhibiciones obscenas agravadas y producción de imágenes de pornografía infantil en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada.

Desde que se detectaron los episodios de corrupción de menores que se llevaron a cabo en 2018 en el jardín de infantes Domingo Faustino Sarmiento, de Viamonte, Ríos, de 43 años, está cumpliendo prisión preventiva en el Servicio Penitenciario número 6.

Ella al igual que todas las detenidas están alojadas en el pabellón de mujeres que, actualmente, quedó aislado por los casos de coronavirus que se registraron allí.

Jurado popular

Entretanto, en la Cámara Primera del Crimen se confirmó que hoy comienza el juicio por jurado popular por el homicidio de Julio César Pereyra, un vecino de Santa Eufemia que fue asesinado por su pareja, cuando estaba celebrando su cumpleaños número 39, junto a un grupo de amigos.

La acusada, Valeria Olmedo, estuvo detenida en la cárcel en la primera etapa del proceso de instrucción de la causa, pero finalmente accedió al beneficio de la prisión domiciliaria.

Por ese motivo, no tendrá inconvenientes para ser juzgada desde hoy. La mujer está radicada en Santa Eufemia y se evaluaba la posibilidad de que sea trasladada a los tribunales de La Carlota para que siguiera desde esa sede las alternativas del juicio, por videoconferencia.

Lo mismo sucederá con los testigos de esa zona.