Regionales | Junta | mamá | Justicia

Alcira: la mamá que pedía por renovar la curatela logró que la Justicia accione

Tras exponer públicamente su reclamo para poder seguir siendo la curadora de su hijo con síndrome de Down, Alicia Ostorero logró finalmente que le den un turno para la semana que viene con la junta médica

Finalmente, Alicia Ostorero, la mamá de un joven con síndrome de Down de Alcira Gigena, logró que la Justicia accione y en pocos días más deberá acudir a los Tribunales de Río Cuarto para que se realice la junta médica y obtener así la renovación de la curatela.

Tras la nota de Puntal del pasado domingo, donde Ostorero reclamaba más celeridad para la realización de dicho trámite, que en su caso permite proteger y accionar sobre bienes y decisiones que competen a su hijo, recibió un llamado telefónico informándole que el martes 21 de septiembre tiene turno para la junta médica en Río Cuarto.

Tras reactivarse el caso de Alicia, también ocurriría lo mismo con trámites de otras personas.

“Solo me tienen que confirmar el horario”, dijo a este medio la mujer, quien señaló que fue a instancias de exponer su caso públicamente que los trámites se agilizaron.

Asimismo, indicó que su caso también podría implicar que otras causas que esperan por el mismo trámite se agilicen. “Esperemos que sea así”, anheló Alicia.

La mamá tiene a su cargo a Esteban (33), y para llevar adelante determinadas acciones o trámites que competen al joven con síndrome de Down requiere de esta documentación para concretarla.

La demora en la renovación se debía a que faltaba la presencia de un psiquiatra para la junta médica, ya que el profesional que se desempeñaba en la Justicia, en dicha área, tomó licencia.

“Ahora me dicen que nombraron a una profesional”, apuntó Alicia.

Otras decenas de familias se vieron reflejadas en su reclamo y tan es así que recibió numerosos llamados de solidaridad, y de aquellos que procuraban ayudar en los trámites. Lo que finalmente se logró.

En su relato del pasado domingo a este medio, Ostorero también expuso lo engorroso de cada trámite que debe afrontar, sea para conseguir el certificado de discapacidad de su hijo como la curatela.

“Tenemos que llevarlo ante asistentes sociales, psicólogos, psiquiatras para que evalúen si sigue teniendo la discapacidad. Y así se lo pasea como a un trofeo, cuando si tiene síndrome de Down bien se sabe que no es una cuestión reversible”, expuso con dolor Alicia.

No obstante ello, la convocatoria para cumplimentar el trámite trajo más tranquilidad a la mamá que procura preservar y proteger a su hijo.