Regionales | La Carlota | imagen | cristo

Sorpresa en La Carlota ante la imagen de Cristo en el vidrio de un automóvil

El fenómeno fue documentado por una vecina, quien subió fotografías a sus redes. El padre Basso visitó a la familia y aseguró que no había signos de una intervención artificial en el cristal. "No hay explicación, es algo extraordinario", dijo

Por estas horas en La Carlota la comunidad está dividida entre el asombro y el escepticismo ante un raro fenómeno ocurrido en el automóvil de una familia de la ciudad: en el vidrio trasero se visualiza el rostro de Cristo. Fue Belén Sbarbati, la dueña del vehículo, quien documentó lo ocurrido y subió varias fotografías a sus redes. La publicación causó tremendo estupor y todo tipo de comentarios. No obstante, la mujer acudió al párroco Jorge Basso, quien en diálogo con Puntal contó que visitó el hogar carlotense y pudo ver la imagen. Admitió que lo ocurrido “es algo extraordinario” y que no encuentra una explicación lógica, ya que el cristal no parece haber sido modificado de manera artificial.

La vecina contó que fue el pasado viernes cuando advirtió que en el vidrio trasero se visualizaba la cara de Jesucristo como si estuviera reflejado. “Salí a sacar la basura y sentí como si una luz pasara frente a mi cara y me tambalee. Hacía un ratito que mi hijo me había dejado el auto, así que lo llamé para preguntarle si le había puesto una estampa al vidrio y me dijo que no. Vinieron con mi nuera y se quedaron helados cuando lo vieron. Les mandé fotos a dos amigas que dan catequesis, una en Huanchilla y otra en La Carlota. Se quedaron impresionadas”, relató Belén.

Salí a sacar la basura y sentí como si una luz pasara frente a mi cara y me tambalee. Hacía un ratito que mi hijo me había dejado el auto, así que lo llamé para preguntarle si le había puesto una estampa al vidrio y me dijo que no. Vinieron con mi nuera y se quedaron helados cuando lo vieron Salí a sacar la basura y sentí como si una luz pasara frente a mi cara y me tambalee. Hacía un ratito que mi hijo me había dejado el auto, así que lo llamé para preguntarle si le había puesto una estampa al vidrio y me dijo que no. Vinieron con mi nuera y se quedaron helados cuando lo vieron

Así contó que luego se dirigieron al padre Basso, quien les indicó que si bien no se trataba de un milagro, “sí era una bendición”. “Rezamos y él bendijo el auto. Hasta hoy (jueves) no se ha borrado y eso que lo hemos lavado, le hemos pasado alcohol y quitaesmalte, pero nada, sigue ahí la imagen”, recalcó la mujer.

Al mismo tiempo, la vecina reveló que consultó al propietario anterior del vehículo para determinar si el cristal tenía alguna estampa pero subrayó que el hombre le ratificó que no. “Si bien el auto tenía una calcomanía, no era nada que ver al Cristo que se ve ahora”, expuso.

Belén dijo que el hecho, más allá de que es algo fuera de lo común, los conmueve porque su familia es “muy creyente”. “Soy de ir a la iglesia. Transcurrí una enfermedad de la que por suerte mejoré desde el año pasado. En ese transcurso pasamos cosas feas, pero esta imagen nos da mucha fuerza para seguir”, manifestó.

Un hecho extraordinario

El sacerdote Jorge Basso, actual titular de la parroquia Nuestra Señora de la Merced de la localidad de La Carlota, habló acerca del sorpresivo episodio. Expresó que, si bien hay que tener cautela respecto a estos hechos, reconoció que “es sin duda algo que no tiene una explicación desde la lógica, es algo extraordinario. Algo que no ocurre habitualmente”.

En este sentido, el religioso indicó que se hizo presente en el lugar y observó el cristal del vehículo pero no pudo detectar que el mismo hubiera sido modificado o que tuviese alguna estampa adherida. “Yo me acerqué al auto y no vi ningún autoadhesivo o calcomanía. Tampoco se veía que el vidrio pudiera haber sido trabajado con la mano humana”, precisó.

“Se trata de un hecho que es al menos curioso. No podemos hablar de milagro, sino de una bendición. Se trata de una manifestación que se podría considerar más privada, que le ocurrió a esta familia y puede tratarse de un mensaje para ellos. Por lo que el resto de la gente no está obligada a creer, puede hacerlo o no”, sostuvo Basso.

Se trata de un hecho que es al menos curioso. No podemos hablar de milagro, sino de una bendición. Se trata de una manifestación que se podría considerar más privada, que le ocurrió a esta familia y puede tratarse de un mensaje para ellos Se trata de un hecho que es al menos curioso. No podemos hablar de milagro, sino de una bendición. Se trata de una manifestación que se podría considerar más privada, que le ocurrió a esta familia y puede tratarse de un mensaje para ellos

Al mismo tiempo, el párroco indicó que “no hay un estudio científico realizado sobre el vidrio del automóvil, entonces también hay que ser cauteloso pero sí puedo decir que es algo a lo cual no puedo dar una explicación”. “Hay que aclarar que esto no es para hacer una peregrinación para ver el auto. Es algo que sorprende pero así como hoy está, mañana puede dejar de manifestarse”, explicó.