Provinciales | lácteos | tambos | consumidores

Los lácteos aumentan en línea con la inflación, pero los tambos siguen muy retrasados

En los últimos tres meses recibieron por su leche subas del 4% en julio, 4% en agosto y 6,5% septiembre, lejos de lo que mostró el IPC del Indec

Las puntas de la cadena láctea no tienen puntos de contacto, al menos en materia de precios. Es que mientras en las góndolas los consumidores advierten cómo los valores de los productos derivados de la leche ascienden en línea con los demás alimentos, en el otro extremo los tamberos alertan que transitan una situación terminal. Una más.

Esa condición se da por cuestiones climáticas, ya que la severa sequía del último año provocó la falta de alimento para los rodeos y el consiguiente aumento de los valores de productos alternativos para darles a las vacas. Pero además, cuando entregan su producto, el valor que le reconoce la industria no acompañó el proceso inflacionario y además lo cobran a los 45 días de haberlo entregado.

En el último relevamiento de precios dado a conocer por el Indec la semana pasada, correspondiente a septiembre, se ratificó nuevamente esa tendencia.

El nivel general del Índice de precios al consumidor (IPC) representativo del total de hogares del país registró en septiembre una variación de 12,7% con relación al mes anterior, acumuló un 103,2% en los primeros nueve meses del año y la variación interanual fue del 138,3%.

Por su parte, los alimentos y bebidas no alcohólicas en general (donde se encuentran comprendidos los lácteos), crecieron un 14,3% en septiembre de 2023, 117,5% en enero-septiembre 2023 respecto a igual período del año anterior y un 150,1% en el interanual.

A su vez, la leche, los productos lácteos y huevos en Gran Buenos Aires crecieron un 8,8% en septiembre de 2023, 102,5% en los primeros nueve meses del año y un 142,5% en el interanual. Este índice anual varía por región entre 140,2% y 151,4%.

El Observatorio de la Cadena Láctea Argentina remarca en un reciente informe que “en función de diferentes índices, los precios de los productos lácteos tuvieron una variación interanual promedio del 135% (sin incidencia del huevo), cuando la inflación minorista fue de 134%, los alimentos y bebidas no alcohólicas aumentaron un 150% en el año y el dólar oficial BCRA tuvo una variación interanual del 144%, lo que indica que los precios de los lácteos acompañaron interanualmente la inflación general, pero estuvieron por debajo del aumento de los alimentos, y estuvieron por encima de la leche cruda que tuvo un aumento interanual del 113,3%”, alertó.

También alerta en el análisis de los datos y con la información de Consultoras de Mercado, que existe una gran dispersión de precios en función al canal comercial y a la región.

Y aclara: “Como dato muy importante cabe mencionar que estos aumentos interanuales de los productos lácteos son en su versión minorista, esta semana se publicarán los precios mayoristas (salida de fábrica) que seguramente darán un interanual bastante por debajo de los precios minoristas de los lácteos. Esto evidencia un incremento en el mark up (diferencia entre salida de fábrica y consumidor final), que no sabemos si es atribuible a mayores márgenes y/o mayores costos de logística y comercialización”, alertó el informe sectorial.

La situación de los tambos se muestra claramente con las subas que recibieron en los últimos tres meses por su leche: 4% en julio (6,3% de inflación); 4% en agosto (12,4% inflación mensual), y 6,5% septiembre (12,7% IPC Indec).