Regionales | Las Perdices | repelentes | alternativo

Alumnos elaboraron repelente a base de aguaribay para uso domiciliario

Fue desarrollado por estudiantes de 6o año del Instituto Azkúnaga de Las Perdices en el marco de la campaña

“Prevengamos juntos al dengue”. Si bien no reemplaza al comercial, es una opción útil para el interior del hogar

En el marco de la campaña “Prevengamos juntos al dengue”, impulsada por el Instituto Privado Azkúnaga de Las Perdices, se llevaron a cabo tareas de concientización y prevención en la comunidad educativa. En este contexto, alumnos de sexto año apuntaron al problema de la escasez de repelentes comerciales y en este sentido se propusieron buscar alternativas. De este modo, elaboraron uno a base de aguaribay, una planta nativa que es muy abundante en la población. El producto natural fue presentado días atrás durante una charla informativa a cargo del doctor Osvaldo Guzmán en el centro educativo. Si bien no suplanta a los homologados, es una opción muy útil para usar dentro del hogar.

Así lo explicó una de las docentes de Ciencias Naturales a cargo del proyecto, Andrea Cavigliasso, quien en diálogo con Puntal destacó que la idea surgió de los propios chicos, quienes se interesaron por resolver la problemática. “Los y las estudiantes de sexto año se involucraron llevando a cabo una investigación sobre repelentes caseros, utilizando una planta nativa que hay en el pueblo; buscaron las propiedades del aguaribay, las cuales revelan su condición de planta medicinal. Por su iniciativa y curiosidad, propusieron realizar en el laboratorio, de forma casera, un repelente a base de las hojas de esta planta que abunda en la localidad y que posee propiedades ahuyentadoras del mosquito”, expuso la profesora.

En este sentido, compartió que para elaborar el repelente se utilizó “la técnica de hervir y filtrar en las hojas de la planta”. “Existe otra técnica que es a través del macerado para obtener el aceite, pero todavía no la hemos probado, por el momento lo hemos hecho solamente con hervido y después filtrado. Los chicos lo estuvieron probando en diferentes concentraciones, porque esta solución que nosotros hacemos es de agua hojas que se hierven durante cinco minutos y esa solución se mezcla con alcohol alimenticio, alcohol neutro, para que no produzca ningún tipo de irritación en la piel, no el alcohol común que usábamos por ejemplo para hacer el alcohol 70 en el tiempo del Covid. Estuvimos preparando diferentes concentraciones, 70/ 30/ 40/ 60, y en el uso domiciliario es recomendable”, expresó.

Cavigliasso dejó en claro que para cualquier actividad que se realice al aire libre no tiene una cobertura 100% efectiva, por lo que no reemplaza al repelente tradicional. “No es lo mismo si yo me voy a jugar un partido de fútbol porque ya es otra la concentración que tiene que tener el producto. El uso del repelente casero no es recomendado para suplantar al comercial”, sostuvo.

Prevención

La docente precisó que la campaña que desarrolló la escuela fue encabezada por estudiantes de quinto año de Ciencias Naturales, quienes “comenzaron investigando sobre el vector de la enfermedad, cómo romper el ciclo de reproducción del mosquito, los signos y síntomas de la enfermedad y las medidas de prevención. Luego propusieron y llevaron a cabo actividades de difusión y concientización, entre las cuales se incluyeron spots en redes sociales, charlas con profesionales, afiches dentro del Instituto, entre otras”, dijo.

Todo ello concluyó con la charla institucional a cargo del doctor Osvaldo Guzmán, quien remarcó que no existe tratamiento para la enfermedad y recalcó que la medida más efectiva es evitar la reproducción y propagación del mosquito.