Rostros y Rastros lenguaje | internet | redes

Escritura, cada vez cometemos más errores ortográficos y gramaticales

En los últimos años parece haber una tendencia de abandonar las reglas de la escritura. Escribimos más que nunca en redes sociales, WhatsApp, plataformas digitales, mails. Sin embargo, los errores de ortografía, puntuación y redacción se acrecientan de manera notoria

En homenaje al nacimiento de Leopoldo Lugones quién fue poeta, cuentista, ensayista y novelista argentino, cada 13 de junio, se conmemora en nuestro país el día del escritor. Si bien pareciera ser que la llegada de las plataformas digitales iba a ser el fin de la lectura y la escritura, están equivocados. Nada más alejado que eso, escribimos más que nunca, sin embargo, escribimos mal, por ende el hecho de escribir mal también implica hablar mal.

Casi todos cometemos diariamente, algunos errores al escribir o recurrimos a internet o correctores para corroborar si lo que pretendemos escribir está bien. Una coma equivocada, la ausencia de un acento, las dudas entre la B y la V, la temida H y tantos otros más. Nuestra lengua es muy rica, sin embargo, se ha ido acrecentando en los últimos tiempos, los errores en la escritura. Muchos años antes quizás lo que había era tiempo. Tiempo para leer y pensar en lo que se quería decir, usar sinónimos y adornar el lenguaje en cada una de las respuestas, algo que en la era digital pasó al olvido, pues hay que contestar ya, a la velocidad de la luz, sin importar que se atropellen todas las normas gramaticales. Conversamos con la Prof. en lengua y literatura y Lic. en educación Natalí Brusa, quién nos cuenta cuales son las causas de que los errores ortográficos, de puntuación y redacción vayan en aumento.

- Actualmente vemos en redes, mensajes, incluso en medios de comunicación, titulares o placas escritas que contienen algún tipo de error en su escritura. Eso nos hace pensar cuál es el motivo de que suceda. ¿Cuáles son los errores actuales más frecuentes en la escritura? ¿A qué se deben?

- Antes de hablar de los errores en la ortografía, sería importante aclarar que ortografía es un conjunto de reglas y normas que regulan la escritura y su uso correcto. El dominio de la ortografía permite organizar y expresar ideas de manera clara y precisa, evitando malos entendidos y confusiones.

Es frecuente ver hoy en día, la falta de ortografía presente en el lenguaje escrito, eso pone de manifiesto las carencias y problemáticas sociales más estructurales que coyunturales. La eterna confusión entre: a ver y haber; allá y haya; ¡Ay!, ahí y hay; hecho y echo; a y ha; has y haz; tuvo y tubo; cayó y calló; etc. Como docente, considero que esta situación requiere de toma de conciencia de los distinto actores sociales involucrados; alumnos, profesores, familias, medios de comunicación, sistema, la sociedad toda.

Las causas de esto son muchas y de diversa índole: la escasez de lectura de las personas en general, impide el contacto directo con las palabras. La lectura y el libro, sirven para aumentar la competencia lingüística en general. Otra de las causas sería el descrédito social de la convención ortográfica, que ha ido perdiendo importancia en la misma medida en que se han ido acrecentando las faltas de ortografía en gente del más variado nivel social, cultural y académico. Dando permiso y naturalizando errores que no deberían serlo.

La desidia y el desinterés por las personas al momento de cometer un error de ortografía. La poca capacidad de cuestionamiento y de búsqueda para escribir bien. Lo que acentuó el permitir “escribir como salga”, sin ser capaces de cuestionarse, de buscar, de sacarse dudas y autocorregirse. Un sistema escolar, que con todos sus postulados y pretensiones deja al descuido una capacidad básica para el desarrollo de la persona como es el saber escribir y escribir bien. Los medios de comunicación, que no siempre defienden como debieran la corrección ortográfica y la propiedad léxica. Las herramientas de autocorrección, que parecían ser una solución, pero en realidad son parte del problema, ya que muchas veces se sustituye un vocablo por otro de distinto significado.

- Se escribe más que nunca, sin embargo, es muy común arrastrar errores ortográficos y de redacción, sobre todo en este último tiempo ¿crees que es un problema de estas nuevas generaciones que de alguna manera equivocan y diluyen el lenguaje escrito?

- Es importante destacar y aclarar que el problema de la ortografía no es una cuestión de edad. No son solo los jóvenes quienes escriben mal, también hay adultos, profesionales y académicos que cometen errores de este tipo.

En mi trabajo final de grado explico, como las nuevas configuraciones del lenguaje adolescente, postula que toda cultura marca los límites entre lo que está y no está permitido y el lenguaje no está exento de eso. El adolescente es transgresor por naturaleza y también lo hace con el lenguaje, buscando su propia forma de comunicación que lo diferencie del resto de los grupos etarios, va generando su propia forma de comunicarse, su jerga, su vocabulario, lo que ayuda a su configuración subjetiva. Es importante, entonces, comprender las características del lenguaje adolescente. Con esto, no se descarta la idea de que los jóvenes, y no sólo ellos, cometen faltan ortográficas, errores en la redacción y fallas en los signos de puntuación, sino que es necesario saber y dilucidar entre ciertos apartados que suelen mezclarse con faltas de ortografía y no lo son, sino que son símbolos generacionales.

Por un lado, tenemos al lenguaje adolescente, sus características y los modismos, que refiere al modo particular de hablar propio de una lengua, que se suele apartar de las reglas generales de la gramática. Perduran en un tiempo determinado y luego son remplazados por otros. Están las abreviaturas, que se usan en los ámbitos informales y también están las faltas ortográficas, que queda sujeta a la carencia de un buen nivel en el uso del idioma, la ignorancia del conocimiento. Estos pequeños errores no solo tienen el poder de hacernos ver menos inteligentes de lo que somos, sino que también puede crear confusión, poca claridad y falta de coherencia.

- Las redes sociales, internet… ¿tienen relación con las faltas de ortografía?

- No es novedad que, por pura pereza, la mayoría de la gente prefiere navegar horas enteras en Facebook o Instagram, antes de leerse un buen libro. Sin embargo, los malos textos, que antes permanecían en privados, hoy afloran con internet y ven la luz. La gente que escribe mal y tiene errores de ortografía existió siempre. Las redes hoy, dejan visible este problema porque todo debe ser “mostrado”. Esto genera que un problema que estuvo siempre “oculto”, hoy se haga más visible. Las redes hicieron surgir una realidad que siempre estuvo. Sería irrealista afirmar que internet goza de la mejor escritura y ortografía, como también lo sería acusarla como la causante y responsable única de este tema. Por su parte, Álvaro Pelaez de Fundación del Español urgente, explica, “sería ingenuo pensar que Internet es una isla de buena escritura. No hace falta más que navegar durante unos minutos para encontrar verdaderas agresiones al idioma. Hay quien piensa que Internet acaba con la buena ortografía. No es cierto, es que los que antes escribían mal, ahora se les ve más.”

La redes e internet no son los responsables de enseñar ortografía. Acuerdo con Darío Villanueva, secretario de la Real Academia Española, quién sostiene: "Si hay un problema no es de la red, sino de la educación. Quien tiene que enseñar ortografía no es Google, es la enseñanza". Los responsables somos los adultos, la familia, la escuela, los profesionales, los medios de comunicación, los gobiernos y el sistema en sí. La redes e internet son un soporte, y como todo soporte depende del uso que la persona haga para mostrar algo, concluyó la licenciada Brusa.

La fórmula para escribir bien en cualquier idioma no ha cambiado, no es ningún misterio, es aprender las reglas ortográficas, los signos de puntuación y leer contenidos de calidad que ayudarán a enriquecer nuestro lenguaje.

Por Julieta Varroni