Innovación Ley Bases | Elio del Re | Exportaciones

Elio del Re, presidente de Adimra: "El RIGI de la Ley Bases atenta contra el aparato productivo nacional"

El titular de la poderosa cámara de metalúrgicos del país, que representa a más de 20 mil empresas de todas las provincias y 300 mil puestos de trabajo directos, alertó sobre las consecuencias del régimen que beneficia a los productos importados. Asegura que el entramado fabril está en peligro

Elio del Re es un ingeniero industrial con amplia participación en la gremial empresaria y llegó a encabezar la poderosa Adimra hace exactamente un año, en abril de 2023. Cuando asumió, se propuso trabajar para que el sector vuelva a tener el protagonismo que había resignado en el comercio exterior, apuntalando las exportaciones. Hoy, pelea para que las importaciones no ingresen al país con ventajas sobre la producción nacional y eso termine por bajar las persianas de miles de fábricas distribuidas en todo el país. El giro que tuvo que aplicar en sus prioridades fue la consecuencia de un segmento de la Ley Bases que ya pasó por la Cámara de Diputados y se instaló en el Senado: el Registro de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI). “Si eso sale sin modificaciones, estarán en peligro más de 20 mil empresas y 300 mil puestos de trabajo distribuidos en todo el país”, alertó el empresario en diálogo con I+I CBA.

¿Cómo está la industria metalúrgica hoy?

Hablando con números, pensemos que todos los meses tenemos nuestro informe de actividad, y si bien todavía no tenemos el de abril, que se está terminando de elaborar, el de marzo nos dio una caída del 18% interanual. Una caída de ese tipo es muy grande, que se compara con la salida de la pandemia.

Allí habrá matices…

Hay diferentes sectores, con velocidades distintas. Los vinculados al consumo son los más golpeados. Ahí podemos hablar de motos, bicicletas, electrodomésticos, hasta la lata de tomates. Si fuera un semáforo, esos estarían en rojo. En amarillo tenemos los vinculados a la actividad agrícola como maquinaria, remolques, acoplados. Tuvieron un año muy malo por la sequía en 2023 pero ahora, como la cosecha parece bastante mejor, hay expectativa de cambio de tendencia; algo que todavía no ocurrió. En verde se encuentran todos los relacionados a la energía y la minería, como las de petróleo y gas, cobre, litio. Todas ellas están traccionando porque se están movilizando en Argentina. De todos modos, tienen interrogantes como los que se desprenden de la Ley Bases y el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI), que de alguna manera los alarma. Hay órdenes de compra que se pararon hasta saber qué pasa con esto.

¿Por qué hay tanto temor con el RIGI, cuál sería su efecto?

Porque básicamente lo que dice el RIGI es que ante el mismo producto, la misma calidad y el mismo precio, uno de Argentina y otro de Estados Unidos, el importado va a tener mejor precio final porque le van a cobrar menos impuestos, y esa diferencia puede llegar hasta un 40%. O sea, quieren desnivelar absolutamente la cancha hacia los productos importados. No estamos pidiendo beneficios, pedimos que se nos iguale la cancha.

Y se iguala quitando presión tributaria interna…

Eso se soluciona igualando la presión tributaria. No hay nada para los que estén en el RIGI y todo para nosotros que producimos acá. Hay que igualar para abajo con nosotros o para arriba con el RIGI. Así se equipara y competimos de igual a igual.

Si esa cancha no se modifica, habrá problemas…

Creo sin dudas que están en juego muchos puestos de trabajo. Y pensemos que Adimra está cumpliendo 120 años, es una entidad longeva que representa a más de 20 mil empresas del país y unos 300 mil trabajadores de manera directa y más de un millón de forma indirecta. La representación es muy grande, de todos los productos, y que además, como industria metalúrgica tiene un sentido muy federal. Está a lo largo y ancho del país. A veces somos el primero y otras veces el segundo complejo industrial de la Argentina. Con una característica particular: somos todos pymes de capital nacional, prácticamente 95% tiene esa característica. Son cosas que no se dan en todos los sectores. Pensemos en Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones, Neuquén, San Juan, todas tienen industria metalúrgica y siempre van haciendo punta en el entramado productivo. Me parece que hay que fortalecer todo esto. Porque además tenemos 20 centros tecnológicos distribuidos en la Argentina y un instituto de capacitación que el año pasado formó a más de 6 mil personas. Entonces, todo esto, con malas decisiones desde la política, se pone en riesgo.

Hay quienes dicen que en Argentina se protege a una industria obsoleta, ¿eso se condice con la realidad de la metalúrgica?

Lo que tenemos que pensar es que la industria metalúrgica, con este contexto económico actual, exporta a más de 155 países. No lo podría hacer si fuera ineficiente y obsoleta. En ese marco, lógicamente que no a todos los países llegamos con la misma intensidad y la región de Latinoamérica es preponderante para nosotros. Pero insisto, exportamos a 155 países. Y pensemos que tenemos sectores clave, como la maquinaria agrícola, que se exporta a todo el mundo. Argentina tiene tecnología de punta en maquinaria agrícola. Y lo que sucedió con la maquinaria agrícola y el agro es lo mismo que pretendemos que ocurra con la minería, con el petróleo y gas. Pensemos que el 70% de las compras industriales de petróleo y gas son metalúrgicas; lo mismo ocurre con la minería. Ahí está la oportunidad de desarrollo en el país, de mejorar la calidad de vida, de afianzar el complejo científico tecnológico, y esas son las cosas que si el RIGI continúa y se aprueba tal como está, corren riesgo.

Los que están con luz roja, ¿necesitan que comience a recomponerse el ingreso de los argentinos?

Esos sectores necesitan que eso suceda, que empiecen a trabajarse políticas vinculadas a la economía real, a la microeconomía. No solamente a la macro. Necesitamos estímulos para que se empiece a recuperar el consumo y que esos sectores empiecen a traccionar y así podamos mantener el nivel de empleo. Porque antes le mencioné una caída del 18% en marzo, pero el empleo cayó 2% porque la pyme sostiene, le cuesta formar a sus recursos humanos; es un capital. Y ese capital se cuida. Pero si la tendencia sigue en este sentido, es muy difícil de sostener.

La semana pasada el presidente de Came, Alfredo González, nos decía que al ordenamiento macro le está faltando ahora la pata productiva…

Le está faltando la microeconomía, las medidas que tienen que ver con la economía real. Es lo que estamos diciendo.

¿Hay diálogo con el Gobierno sobre este tema?

Nosotros siempre hablamos, siempre el puente está tendido. Y cuando nos encontramos les explicamos esto mismo que estamos hablando. Ahora tenemos otras reuniones en marcha y vamos a ver cómo se desarrollan. Pero nosotros insistimos que es la vía del diálogo y del entendimiento la única posibilidad de ir hacia adelante.

Acaban de celebrar un cambio de autoridades en la Cámara Metalúrgica de Río Cuarto, ¿qué destaca de esta región?

Tuve la suerte de compartir ese cambio de autoridades y acompañarlos. Y la verdad que nosotros tenemos tres cámaras dentro de Adimra y una de ellas es la de Río Cuarto. Estamos muy contentos porque están trabajando muy bien. Hubo una sucesión natural de autoridades, de Juan Giacobone hacia Ezequiel Podversic y vemos que es muy positivo, el camino que deseamos. Es una gran familia metalúrgica la de Río Cuarto y con la que seguiremos trabajando en común y apoyándola para que todo esto se siga desarrollando.