Río Cuarto | Llaryora | Milei | entrevista

"Muchas cosas que vemos hoy no se dieron ni con el kirchnerismo"

El gobernador Llaryora cuestionó los gestos de Milei y dijo que los gobernadores están sorprendidos

El gobernador Martín Llaryora remarcó sus diferencias con el gobierno nacional, especialmente haciendo foco en la quita de subsidios para el transporte del interior y la decisión de no enviar los fondos del incentivo docente a pocos días del comienzo de clases. De todos modos, resaltó que espera ser convocado al diálogo porque el contexto económico obliga a tomar decisiones rápidas y coordinadas entre gobernadores y Ejecutivo nacional. A su vez, aseguró que los mandatarios provinciales “están sorprendidos porque muchas de las cosas que vemos no se dieron ni con el kirchnerismo”.

Llaryora estuvo anoche en el programa televisivo “Entre Líneas”, que se emite por Quatro TV y la web de Puntal, en el que analizó el momento de tensión política y económica.

¿Qué pasó en su relación con el presidente Milei?

Creo que el comienzo fue en Río Cuarto, cuando decidimos defender a los sectores productivos. Fue cuando intentaron aumentar los derechos de exportación, ya no sólo a los productos que hoy pagan, sino a las economías regionales, a la metalmecánica y todas las industrias que exportan. Eso nos llevó a tomar un posicionamiento nacional. Tomamos la postura de defender el trabajo y la producción que para nosotros es central y por eso fuimos al Congreso a exponer esta visión. Luego eso fue retirado de la ley por parte del Gobierno y creo que fue el comienzo del encono. Pero estoy totalmente convencido de que Argentina sale con un plan fiscal pero además con un plan productivo de generación de empleo y de trabajo.

Esto último no se ve...

“Esperamos que las clases comiencen. De los acuerdos salariales nos falta destrabar el de los docentes, pero creemos que vamos a lograr un acuerdo. De todos modos, la quita del incentivo docente no ayuda”.

Hemos hecho el intento. Pero quiero decir que nosotros colaboramos con el gobierno nacional, porque se votó el dictamen y se votó la ley en general. Pero había artículos y cosas que no podíamos acompañar. Por ejemplo ahora, es una locura que se saque el incentivo docente. Cualquier país que quiera progresar o estabilizar un déficit tiene que hacer un ajuste, pero eso no puede pasar por la educación o el incentivo docente.

Que será una baja de salarios en un marco inflacionario...

Por supuesto que termina en una baja de salarios. Por eso es una decisión totalmente equivocada. Pero además, si uno ve el presupuesto nacional, no es significativo. No genera un ahorro importante, por eso es más un ataque a la educación argentina. O la decisión que se toma ahora con los subsidios al transporte. Peleaba como intendente de Córdoba porque el reparto era 85% para el AMBA y 15% para todo el interior; bueno, ahora es 100% para el AMBA y 0% para el interior. Naturalmente están todos los intendentes preocupados, porque además hablan de la tarjeta Sube y no todas las ciudades la tienen. Ante eso, nosotros decidimos mantener el Boleto Educativo, el obrero y el destinado a enfermos terminales. Porque, cuando la gente necesita ir a un hospital o a la escuela, no puede tener el limitante del costo del transporte. Por supuesto que eso nos va a implicar un monto mucho mayor para la Provincia. Pero no puede ser que el Estado te deje solo en medio de una inflación galopante y acompañada por una recesión, que además se va a sentir cada día más.

¿Y ahora?

Queremos colaborar. Porque esta situación era totalmente impensada. Nosotros trabajamos para que sea Juan Schiaretti el presidente de la Nación; no pudimos, pero somos dialoguistas. Acompañamos y creemos que tiene que haber una ley, porque adentro había un montón de iniciativas buenas de cosas que hay que hacer en Argentina. Pero no esperábamos un ataque furibundo como el que recibimos y que ahora se extiende a periodistas y a cantantes. La Argentina de la grieta era lo que se quería superar.

Es una grieta más amplia ahora...

En un nivel nunca visto. Me acuerdo cuando cuestionábamos al kirchnerismo con las listas de periodistas, pero nunca fue oficial. Fueron grupos o sectores. Pero esto fue oficial, hubo lista de diputados tratados de traidores. Y sumaron periodistas y artistas.

Hay menos lugar para el disenso...

Los que estamos en lugares de responsabilidad pública tenemos que cuidar la democracia. En mis distintos roles muchas veces sufrí críticas, pero que muchas veces sirven para corregir. Los que estamos en estos cargos somos los que tenemos que cuidar la pluralidad de voces, tenemos que cuidar la libertad de expresión, no atacarla. Porque además es desproporcionado: pensemos en Lali Espósito, que hoy escribía sobre lo que sentía. ¡Es el Presidente el que la ataca! Tienen que reflexionar para volver al diálogo. Yo no soy del espacio político oficialista, pero fui un gobernador que acompañó la iniciativa, la institucionalidad y fui vocero de la reunión de gobernadores cuando apenas comenzó y había que poner el pecho a un gobierno que comienza y que tiene que hacer reformas estructurales. Pero no me pidan que entregue al sector productivo y a los cordobeses. Eso no lo voy a hacer. Hay límites. Además, creemos que el problema del plan fiscal es no tener un plan productivo al lado. La inflación va a bajar pero con fuerte recesión, va a ser tremenda.

¿Cómo se reencauza?

Hay que convocar a todos para buscar un acuerdo que apunte a tomar medidas para salir de la crisis. El Estado debe cerrar el déficit, pero no fundiendo a las gobernaciones, a las intendencias o atacar a determinados sectores. Sacar el incentivo docentes es quitarle a la educación, no es dinero de las provincias. Nadie en sus cabales puede pedir que saquen el incentivo docente. Lo que queremos es que nos sentemos en una mesa para explicarles esta realidad que en Capital a veces no se ve. Hay que cerrar el déficit junto con los gobernadores para buscar puntos de acuerdo. No entiendo por qué no hablan, por qué no convocan. El capricho cuesta caro cuando uno gobierna. Tiene que volver a convocar y sacar la legislación en la que estamos todos de acuerdo y después discutir el resto. Argentina tiene todo para estar mejor, pero de nuevo caímos en una grieta que ya no sólo es contra la política. Por eso insisto en llamar a una mesa a todos. Siempre hay lugar para el diálogo y más con la realidad que tenemos.

¿Vuelve la Liga de Gobernadores?

No lo sé. Yo hablo con muchos y con algunos soy amigo. Pero todos están sorprendidos porque nunca se vio algo así, ni con el kirchnerismo. Cosas como el incentivo doente o los subsidios al transporte nunca se vieron.