Arquitectura | luz | Resistencia | especialistas

Policarbonato, una alternativa al vidrio con cualidades propias

En el mundo de la arquitectura hay diversos materiales que se nos presentan como alternativos pero que al analizarlos podemos descubrir que tienen su propia impronta que los hacen únicos por si mismo. Uno de ellos es el policarbonato, que si bien muchas veces se presenta como el plan “B” a la incorporación de un vidrio, por sus características hace que en ocasiones resuelva algunas cuestiones que el primero no llegaría solucionar.

Antes de describir sus propiedades, es bueno tener en cuenta que el policarbonato se define como “un panel de plástico estructurado en láminas multicapa y extrusionado que se puede utilizar tanto en interiores como en exteriores”.

Su transparencia o grado de traslucidez hace que muchas veces pueda reemplazar al vidrio frente a nuestro interés de incorporar un cerramiento que favorezca la iluminación y visibilidad. La estructura básica de los paneles de policarbonato está formada por la unión de un panel interno y otro externo mediante tiras verticales, lo cual crea un acabado acanalado, aportándole estabilidad al panel y propiedades térmicas especiales. El policarbonato puede conseguirse en el mercado en planchas rectangulares que pueden ser compactas o alveolares.

Respuesta ante la luz

Los revestimientos y la coloración del policarbonato pueden contribuir a reducir la cantidad de luz que lo atraviese, por lo que una elección apropiada nos permitirá definir la cantidad de luz que ingrese a una habitación. Las distintas presentaciones y tonalidades que pueden adquirirse en el mercado nos brindan la posibilidad de regular el paso de la luz entre un 10% hasta el 80%.

Otra de las virtudes es su resistencia, que no se encuentra ligada al peso propio, por lo que en obra contribuye a ofrecer una importante respuesta a las cargas y brindar sensación de liviandad.

Material versátil

Además de la multiplicidad de colores en los que puede conseguirse el policarbonato, los paneles de policarbonato son versátiles respecto de sus formas. “Las extrusiones están disponibles en una gran variedad de configuraciones como las multiceldas. Incluso en el precio podemos tener variantes dependiendo del grosor y acabados, a lo que hay que sumar los marcos de los canales de aluminio”, señalan los especialistas. Además, por su composición, el policarbonato se puede curvar fácilmente, y de ese modo permite responder a diseños creativos o jugar al momento de separar un espacio. Por ejemplo, haciendo uso de perfilería de hierro y planchas de policarbonato, se puede montar un separador en un mismo ambiente sin que se prive a todo el espacio de la entrada de luz.

Distintos usos

Al momento de ser utilizado en cerramientos, se recomienda usar placas alveolares debido a que su sistema de panel integra una cámara de aire que le aporta resistencia y aislación. Además, este tipo de planchas son translúcidas y por ello son mejores para preservar la intimidad sin renunciar a la luz. “El policarbonato compacto puede usarse integrado en una carpintería sustituyendo al vidrio”, sugieren.

Por ser el policarbonato un material que presenta una elevada resistencia a la intemperie y además tiene protección contra los rayos ultravioleta, ofrece una buena respuesta en exteriores y otorga la posibilidad de ser utilizado en momentos en que necesitemos luminosidad y protección, ofrecidos por un mismo material.