Policiales | Mackenna | Jorge “Coqui” Vaudagna |

Crimen del padre Coqui: el resultado del ADN, clave para los dos detenidos

La defensa espera que el estudio sea negativo para pedir la libertad de Víctor Agüero y Antonio Tedesco. Un teléfono y un testigo los mantienen presos en la cárcel local. El Juzgado de Control ratificó la prisión preventiva dictada por el fiscal Miralles

El Juzgado de Control ratificó la prisión preventiva de Víctor Agüero, de 50 años, y Antonio Tedesco, de 48 años, como los principales sospechosos del crimen del padre Jorge “Coqui” Vaudagna en Vicuña Mackenna. La defensa considera que no hay elementos para que sigan encarcelados, por lo que apunta al resultado del ADN.

El fiscal Daniel Miralles llegó a los detenidos por un testigo y el impacto del teléfono celular de Agüero en la zona de Vicuña Mackenna.

Cristian Falco, abogado de los imputados en el homicidio registrado el 27 de octubre de 2020, señaló que, si bien el Juzgado de Control confirmó la prisión de los acusados, hizo lugar al planteo de la defensa en cuanto a que quedan pruebas contundentes para diligenciar, como el ADN, para elevar la causa a juicio.

Insistió en “la inocencia” de sus defendidos y en que en los próximos días aportarán nuevos testigos y solicitarán algunas otras medidas telefónicas.

Los estudios de ADN que se analizan en Córdoba tardarán unos seis meses, por lo que recién estarían en octubre.

“En caso de que el estudio venga con resultado negativo, como esperamos, vamos a realizar un nuevo planteo de libertad”, sostuvo Falco.

En el marco de la causa por el crimen del padre Coqui, Guillermo Arias, de 24 años, estuvo preso casi un año hasta que el resultado de ADN dio negativo, aunque sigue involucrado en la causa.

“Esa noche estuvieron en San Luis”, remarcó Falco, al recordar que fue en plena pandemia y era “prácticamente imposible ingresar a Córdoba o salir de San Luis”.

El cura de Mackenna fue asesinado en la noche del 27 de octubre de 2020 de tres balazos. El cura de Mackenna fue asesinado en la noche del 27 de octubre de 2020 de tres balazos.

“La hipótesis del fiscal se basa en que el teléfono de uno de mis defendidos habría sido ubicado la noche anterior en Mackenna y vuelve a San Luis el día posterior. No nos consta que sea el teléfono que usaba en aquel entonces”, sostuvo el abogado.

El cura párroco de la parroquia San José de Vicuña Mackenna fue ultimado de tres balazos mientras ingresaba a la cochera de la casa parroquial, cuando se habría resistido a un robo.

Los dos detenidos están imputados del delito de homicidio en ocasión de robo.