Política | Massa | presidente | gabinete

Con Massa como superministro, el Presidente reorganiza su gabinete

El hasta ahora titular de la Cámara de Diputados estará a cargo de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura. Asumirá el nuevo cargo cuando se defina el alejamiento de su escaño en el cuerpo legislativo

Un día después de que se incrementaran los rumores sobre inminentes cambios, el Gobierno aceleró los tiempos y anunció ayer que el actual presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, estará a cargo de un superministerio que contendrá a Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura.

Así, el presidente Alberto Fernández realizó una profunda reconfiguración de su gabinete, con la cual abre una nueva etapa en su gestión, tras dos años y ocho meses de haber llegado a la Casa Rosada.

Así lo indicó Presidencia en un comunicado de prensa en el que precisó: "El presidente Alberto Fernández decidió hoy reorganizar las áreas económicas de su gabinete para un mejor funcionamiento, coordinación y gestión".

El presidente Alberto Fernández decidió hoy reorganizar las áreas económicas de su gabinete para un mejor funcionamiento, coordinación y gestión El presidente Alberto Fernández decidió hoy reorganizar las áreas económicas de su gabinete para un mejor funcionamiento, coordinación y gestión

En ese sentido, detalló que "se unificarán los ministerios de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura, Ganadería y Pesca, incluyendo además las relaciones con los organismos internacionales, bilaterales y multilaterales de crédito".

"El nuevo ministerio estará a cargo de Sergio Massa, actual presidente de la Cámara de Diputados, a partir de que se resuelva su alejamiento de su banca", puntualizó Presidencia.

En declaraciones a los medios acreditados en el Congreso, Massa confirmó que el próximo lunes comenzará a designar a los funcionarios que lo acompañarán en su gestión.

Además, el diputado nacional indicó que convocará a una sesión especial para el próximo martes, con el objetivo de tratar su renuncia y elegir al nuevo titular del cuerpo legislativo.

Según supo Noticias Argentinas, el ministro de Trabajo Claudio Moroni formará parte del superministerio, aunque aún no se aclaró qué cargo ocupará.

En tanto, la Secretaría de Comunicación de la Presidencia indicó en un comunicado que el actual ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, volverá a la embajada argentina en Brasil.

"A pedido del presidente Alberto Fernández, Daniel Scioli volverá a la embajada argentina en Brasil, donde realizó un excelente trabajo. El Presidente le agradece profundamente haber estado presente en el gabinete cuando fue convocado", indicó Presidencia.

Batakis, al Banco Nación

Además, la actual ministra de Economía, Silvina Batakis, será designada como presidenta del Banco Nación, en reemplazo de Eduardo Hecker.

"El presidente Alberto Fernández designó a Silvina Batakis como presidenta del Banco Nación. El Presidente reconoce y agradece el compromiso que demostró al sumarse al gabinete", precisaron en un comunicado.

También fue confirmada la salida del actual ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez: "El Presidente agradece el trabajo realizado durante su gestión".

Otro que dejó su cargo ayer fue Gustavo Beliz. Inició la jornada de recambios al presentar su renuncia como secretario de Asuntos Estratégicos. Era uno de los funcionarios más cercanos a Fernández.

A su vez, Mercedes Marcó del Pont deja de ser titular de la Afip y pasa a reemplazar a Beliz.

Por su parte, Carlos Castagneto, actual director de Recursos de la Seguridad Social de la Afip, pasa a ocupar el lugar de Marcó del Pont como titular del organismo recaudador.

Las definiciones llegaron luego de varios días de rumores respecto de cambios en el gabinete nacional, los cuales se fueron gestando a través de una serie de reuniones que encabezó el jefe de Estado con varios dirigentes del Frente de Todos.

Con ese propósito, Fernández almorzó el pasado sábado en la residencia de Olivos junto a la vicepresidenta Cristina Kirchner, con el objetivo de que los cambios tuvieran el aval de los máximos dirigentes del Frente de Todos.